Opinión

¿Cuánto vale el tiempo?

[&hellip

Tono
Martes, 25 de marzo de 2008 | 09:54
Comentarios desactivados en ¿Cuánto vale el tiempo?

“¡Menuda pregunta!”, dirán algunos. Probablemente, una buena respuesta sea “Depende”. Seguro que casi todos daríamos algo -o tal vez mucho- por regresar durante un tiempo al mejor momento de nuestras vidas. Volver a ese instante en el que tanto disfrutamos y poder disfrutar de un rato allí. Un minuto, una hora, qué importa. Lo suficiente para hacer o no hacer lo que ahora sabemos que deberíamos haber hecho o dejado de hacer. Tener claro qué decir o, quién sabe, qué callar. Tal vez haya quien daría aún más por algo de ese tiempo en el peor momento de sus vidas. Poder cambiarlo, mejorarlo… quizá hasta evitarlo. Disfrutar de esa segunda oportunidad que nunca llegó, decir esas palabras que se perdieron en el vacío y hacer de algún mal recuerdo algo con lo que poder vivir.

En cualquier caso, todavía hay quien piensa que el tiempo no vale nada. Perdón, me desdigo. Todavía hay quien piensa que nuestro tiempo no vale nada. A veces me pregunto qué mueve a alguien a retrasarse de manera invariable en cualquier compromiso. Qué les hará pensar que su tiempo es más valioso que el nuestro, que preferimos esperar por ellos a dedicar los minutos a cualquier otro menester, tal vez incluso a no hacer nada. Quizá simplemente asumen que se merecen nuestra espera, que somos unos privilegiados por disfrutar de ellos y en ocasiones incluso perder dinero por el tiempo en su compañía. Sin duda alguna, ellos no pueden esperar. O en el mejor de los casos, tienden a molestarse enormemente o incluso a marcharse sin ti hartos de tu tardanza.

Londres

Hace algo más de un año que llegué a Londres. Con la única compañía de dos maletas y esa mezcla de ilusión y miedo que a menudo traen los cambios en la vida. Al mes de estar aquí conocí a Juan, un compañero de trabajo cuya situación era exacta a la mía. Juntos hemos vivido esta maravillosa y a la vez dura ciudad. No me cuesta escribir que hubo ratos con él que ayudaron a resolver muchos de mis problemas. De hecho, me encantaría que él pudiera decir lo mismo. Ayer era el último día de Juan en Londres. Y ayer mi vuelo desde España se retrasó por quinta vez consecutiva, todas ellas entre una y tres horas. Tanto como para pasar en el aeropuerto el tiempo que me hubiera encantado pasar con Juan y nuestras parejas. Por suerte, pudimos vernos un momento. Suficiente para unas palabras, un abrazo y un hasta pronto. Sin duda, insuficiente para decirle lo mucho que le voy a echar de menos y lo muy agradecido que le estoy por todo.

Me he quejado formalmente a las aerolíneas con las que sufrí los retrasos. No reclamo más que unas buenas palabras y, francamente, sólo pretendo desahogarme por el enfado. Igual que en otras ocasiones, ni se molestarán en dedicarme un segundo. ¿Cuánto vale el tiempo? Es difícil contestar, pero supongo que mi respuesta es que ayer valía mucho. La de la compañías aérea es que sólo vale una rabieta, un sandwich y una botella de agua. Buena suerte, amigo Juan, y confío en que lleves un buen libro para tu vuelo.

No hay comentarios en “¿Cuánto vale el tiempo?”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.