Opinión

Como la vida misma

[&hellip

Ricard Nube
Miércoles, 23 de abril de 2008 | 12:38

Como la vida mismaO yo estoy muy afectado por la primavera, que todo podría ser, o Como la vida misma es una buena y recomendable película. El título del film nos remite a una práctica clásica de las distribuidoras de este país, cambiar sin traducir, el título original (Dan in the real life). Como si uno se llama Dan, y al llegar a este país, le llaman Onofrio. ¿Por qué? Porque sí. Porque así nos entendemos mejor.

Títulos aparte, Como la vida misma me parece recomendable para quien quiera ver una película buena (no solo bien hecha, sino bondadosa con los personajes y situaciones que trata), con un guión correctamente trenzado, con situaciones que más que resultar previsibles estamos esperando a que sucedan y no nos defraudan, ni nos estafan, ni nos insultan. La película, además, desprende dosis de un humor sano y vitalista aderezado con pequeñas perlas de sabiduría cotidiana. Una película que no se empeña en decirnos que la vida es una mierda ni que las desgracias son eternas. Personajes con problemas pero con ganas de superarlos, con ganas de vivir y encontrar el amor. Es una comedia romántica, si. Pero no una más.

Si bien se está paseando discretamente por las pocas salas en las que se estrenó, le auguro una buena carrera a largo plazo (sobre todo en televisión). Lástima que, por lo menos en Barcelona, no hemos podido disfrutar en ninguna sala de versión original de lo que presumo son unas divertidas e interesantes interpretaciones de la siempre bella Juliette Binoche (Chocolat, Caché, Bleu, Bialy, Rouge) y el siempre verosímil Steve Carrel (Little Miss Sunshine, la versión norteamericana de The Office), acompañados de unos grandes secundarios. Gran casting. El guión, firmado por Pierce Gardner y por el director, Peter Hedges. Nada tiene que envidiar al oscarizado guión de Juno. De hecho ambos films fueron nominados como mejor comedia del año por la asociación de críticos estadounidense (The Broadcast Film Critics Association).

La banda sonora acompaña perfectamente la narración, envolviendo tan entrañable historia y, si bien la realización no aporta técnicamente nada nuevo, todo junto, consigue que al terminar la película salgamos con una sensación buena del cine. Quizás a este tipo de films se refieren los críticos reaccionarios cuando dicen que ya no se hacen películas como las de antes. Si se refieren a películas divertidas, que no te ofendan ni te escupan sangre y que quizás, incluso, te ayuden un poco a mejorar tu día, Como la vida misma es una de ellas. Si te gusta la primavera, disfruta la película.

1 comentario en “Como la vida misma”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. mir - Miércoles, 30 de abril de 2008 a las 21:28

    Vi el tráiler y dudé. Según el resumen (pésimos, como suele ocurrir) la peliculilla se las prometía de comedieta yanqui de domingo por la tarde pero leyendo tu bondadosa crítica, creo que le echaré el ojo cuando me incorpore al mundo exterior. ¡Gracias por la recomendación!

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.