Opinión

Cuestión de principios

[&hellip

Von
Lunes, 28 de abril de 2008 | 11:06

Nos recordaba el filósofo Gustavo Bueno hace años en el programa de La 2 Negro sobre Blanco que, como es elemental en Teoría de la Ciencia, un principio abstracto solo puede dar ese mismo principio, y que un principio se comporta como tal al contraponerse a otros principios que son los que lo limitan, moldean y encuadran.

Sí, ya sé que es difícil que razonamiento semejante se dijera en la tele, pero palabra de honor que no me lo estoy inventando, la caja a veces no se mostraba tan tonta.

Esta enseñanza cierta, en manos de los políticos se deforma hasta llegar al esperpento cuando dentro de un mismo orden, se contraponen principios contradictorios y excluyentes entre sí, intentando la cuadratura del círculo.

Todo vale, deben pensar, en el mercadeo del voto, en el intento de aglutinar aquella parte de la población indecisa, es decir sin ideas.

Lo digo por el revuelo provocado por las manifestaciones de Mariano Rajoy del fin de semana pasado: el que quiera irse al Partido Liberal o al Conservador (PLOALC) que se vaya… Un Mariano, valiente, chuletilla, decidido, con arrojo, rodeado de los suyos, (los que quieren mantener el sillón y cobijarse a la sombra de un buen árbol), quiere que el PP sea moderado, abierto e integrador y no un partido de doctrinarios. Es decir el centro gomoso de toda la vida, el que se mueve según sople el viento, que es confuso y no toma partido en nada. Un partido en el que quepan todos, sin ideas claras ni distintas porque el Todo (el Partido o Dios) es más importante que las partes (sobre todo si pretenden su puesto). ¿Tiene algún problema? Vótenos, se lo solucionamos.

Y el que no esté a gusto dentro, que se vaya.

De tal forma que los subalternos han tomado nota y, en el intento de evitar la disidencia con el caudillo hemos descubierto corrientes doctrinarias que no existían en los manuales, como liberalismo social o socialismo liberal (Soraya dixit), en el intento ridículo de que todas las posiciones se vean reflejadas y evitar la identidad con el PLOALC (“con decir que somos del PP basta”).

Intentemos comprender a la portavoz, presumiendo que todo ser es razonable y quiere expresar algo para que se entienda:

1.- Liberalismo social: Un significado podría ser que el liberalismo necesita corrección por sus excesos individualistas y prestar más atención a las cuestiones sociales. Es decir, a lo que tiende el actual socialismo. Otro significado puede ser como corriente que gusta de ser sociable y se adapta a cualquier tipo de grupo social, la especie de hombre-camaleón que Woody Allen reflejó en Zelig.

2.- Socialismo liberal: Solo lo puedo concebir como opuesto a conservador en las costumbres y la moral. Por ejemplo, al abandono de la postura tradicional del misionero.

Daremos un repaso de bachillerato elemental y que al parecer olvidó en las oposiciones, nuestra querida abogada del Estado. Por ejemplo, liberalismo en filosofía significa una doctrina que acepta distintas opiniones sobre un mismo tema y niega que se alcance la certeza (contra esta opción iba dirigido principalmente el famoso El liberalismo es pecado del padre Sardá i Salvany). En sentido político, se puede referir al partidario de la división de poderes, o al partidario de las libertades públicas. Económicamente, es la doctrina que está a favor de la libertad de empresa frente al intervencionismo de Estado.

De este modo se puede ser liberal en un sentido y todo lo contrario en otro porque estamos hablando de distintos órdenes (verbigracia, autoritario en lo político, y liberal en lo económico).

Un ejemplo concreto de lo que queremos expresar nos lo da Montserrat Nebrera, que se calificó como liberal-conservadora unos días antes de las declaraciones de Rajoy, de forma coherente porque quiere expresar aspectos económicos por un lado e institucionales por otro. Por tanto no tendría opciones en el PP y sí en el PLOALC. En cambio, si como entiende Daniel Tercero, quiso decir demócrata-cristiana la metería de lleno en el PP, puestos a decir cualquier cosa confusa con apariencia de luminosidad. ¿Se imaginan? Dijo Dios: Hágase la luz si lo decide el pueblo. Y la luz se hizo por mayoría de dos tercios… O a Jesús diciendo: Que levante la mano los que quieran que me crucifiquen.

Lo más cercano de un demócrata-cristiano sería Poncio Pilato (elegid entre Barrabás, un asesino, o Jesús en quien no encuentro culpa alguna). En el cristiano se presume el libre albedrío (recuérdese el apotegma de san Agustín: Qui ergo fecit te, non te iustificat sine te -Quien te creó sin ti, no te salvará sin ti-), cualquiera que sea la configuración política, y por eso mismo la democracia representativa tiene aún menos sentido para calificarla de cristiana (¿nuestro es el reino, el poder y la gloria?).

El liberalismo que ha acabado haciendo fortuna es sobre todo el de aspecto económico unido al conservadurismo institucional y social por la estabilidad que aporta y que parte de que el hombre es un ser social, que necesita de la cooperación y que en libertad escoge los medios más idóneos para realizar los fines que se propone. Se opone al socialismo de toda la vida en que este cree necesario la nacionalización de los medios de producción, de manera que el Estado distribuya los bienes según criterios equitativos.

El señor Rajoy, con su giro copernicano postelectoral, ha adoptado la táctica más genuinamente marxista (Groucho): Si no les gustan mis principios, tengo más. (Como la que ha ido adoptando el PSOE que ni es S, ni O, ni E, y que, próximamente, se aceptan apuestas, acabará siendo PSOA porque es menos machista y es apellido de UN CULTURA. Por supuesto, la P de progre es inamovible). Con ello pierde credibilidad y me temo que cordura. Ahora bien, estoy seguro que no pierde lo que más aprecia: su butaca.

Sánchez Dragó tiene otro programa similar al que hacía en La 2 y de vez en cuando también se dicen cosas inteligentes como la que hemos mencionado al principio de los principios. Se trata de Las Noches Blancas en TeleMadrid. Al menos allí queda esperanza…

No hay comentarios en “Cuestión de principios”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.