Opinión

O veo la película o leo los subtítulos

[&hellip

Tono
Jueves, 29 de mayo de 2008 | 09:59

Hace solo un momento releía el artículo en el que un compañero se lamentaba de ciertas traducciones al español. En concreto, hablaba del título de una película: Como la vida misma, lo que me ha hecho recordar lo mucho que se reían mis compañeros ingleses cuando les traducía nombres tan conocidos para nosotros como El coche fantástico, La jungla de cristal, etc. Quitando la anécdota del título, que evidentemente puede sonar mejor o peor en un idioma, lo realmente lamentable es que tengan que doblarse las películas para que podamos verlas en España.

Y es que, nos guste o no, nuestro nivel de inglés es vergonzoso. Salimos al extranjero y las pasamos canutas para que nos entiendan. Nos faltan palabras, nos falta confianza y sobre todo nos falta conocimiento hablado y oído de otras lenguas, especialmente del todopoderoso inglés.

Numerosos estudios avalan el hecho de que España es uno de los países en los que se da menos movilidad de trabajadores, tanto a nivel interior –lo que sin duda viene dado por el arraigo a la ciudad en la que hemos nacido, crecido y vivido- como a nivel exterior. Si bien es cierto que el consabido como en España no se vive en ningún sitio tiene un gran peso en dichos estudios, no es menos verdad que existe una tremenda barrera impuesta por el lenguaje.

Estudiamos inglés en la escuela, al menos durante una buena parte de nuestra infancia y adolescencia. Habrá quien más y quien menos pero buena parte de nosotros ha estudiado (o por lo menos ha pagado) una academia o clases particulares para mejorar el dichoso inglés. Y aún así, tras el tiempo y esfuerzo invertidos, los resultados siguen siendo demoledores; no sabemos hablar inglés.

Mi vida en Londres, probablemente la ciudad más cosmopolita del mundo, hace que a diario presencie la lucha que gente procedente de distintos lugares mantiene con el idioma. La comparación asusta. Mientras escandinavos, centroeuropeos y asiáticos en general no tienen más problemas que los derivados de las frases hechas o del vocabulario específico, los que venimos del sur de Europa luchamos contra mucho más que eso. Entender lo que nos dicen, leer indicaciones, hacernos entender o ver una película se hacen tareas más que arduas para la mayoría.

Es probable que los niveles educativos de distintos países provoquen buena parte de la diferencia, aunque en mi opinión hay un factor mucho más influyente: la televisión.

España es uno de esos países en los que la gran parte de series, películas y documentales a los que tenemos acceso vienen doblados al español. Si tenemos en cuenta la ingente cantidad de tiempo que pasamos frente a la caja tonta, no hay tiempo ni dinero que aguante la comparación. Y es que la mejor academia la tenemos en casa, en el comedor. Películas en versión original con subtítulos en español. La cantidad de vocabulario, comprensión, pronunciación y expresiones que podemos aprender con ello se me antoja brutal.

Pero no, seguimos atrapados en aquel anuncio que decía “O veo la película o leo los subtítulos”. La cultura del bueno, bonito y barato se expande para incluir el fácil como requisito añadido. Queremos un inglés perfecto, queremos salir al extranjero y tener las mismas opciones que el resto. Buenos trabajos, promociones y demás ventajas. Vacaciones sin malentendidos, estafas o demás lindezas que muchas veces no son más que efectos de la falta de comprensión que adolecemos. Eso sí, lo queremos pronto y sin más esfuerzo que el mínimo.

Siendo sincero, lo veo tan complicado como el que la mayoría de los ingleses aprendan otra lengua. Aunque hay una diferencia: por suerte o por desgracia, ellos no necesitan otra lengua.

20 Comments en “O veo la película o leo los subtítulos”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Sánchez Alcalá - Jueves, 29 de mayo de 2008 a las 18:30

    Por pereza, por el clima, por egocentrismo provinciano, por incompetencia general, por lo que sea, no somos muy distintos de aquel españolito de Vente a Alemania Pepe.

  2. Pájaro - Miércoles, 4 de junio de 2008 a las 11:09

    Si es verdad que seguramente los españoles tenemos el peor inglés de toda Europa.
    Pero echarle la culpa a doblar las películas me parece injusto.
    El problema es que la enseñanza en nuestro país es pésima, si cualquiera piensa en los profesores de inglés que hemos tenido a lo largo de nuestras vidas, todos recordaremos que estos profesores hablaban inglés con acento de Burgos. Estos profesores si que tendrían que haber superado la barrera que presupone el hecho de doblar las películas.
    Si es cierto que al no ver las películas en versión original impide que desde pequeño, no desarrollamos el oído para entender el inglés de manera tan natural, pero viajando un poco o viviendo tres semanas en un país de habla inglesa , ya adquirimos nuestra carencia.
    Hay españoles que hablan perfectamente el español pese a no haber visto películas en VO de pequeño, por lo tanto no es impedimento. Si se quiere aprender un idioma todo el mundo sabe que hay que viajar al extranjero.
    Otro tema es la pronunciación de los periodístas españoles (supuestamente formados) en las tv que sientan cátedra Spain, Tom Cruise, Nike, etc.
    El problema radica en el profesorado.

  3. pepis - Martes, 26 de mayo de 2009 a las 23:27

    Yo ya odio toda aquella película o serie doblada, siempre con las mismas voces (que a mí me parecen chirriantes). Es más cómodo no tener que leer, pero seguro que si no se doblara no ´nos haría falta nunca subtítulos en nada.

  4. Miren - Martes, 28 de julio de 2009 a las 13:20

    En los países con lenguas hegemónicas como Inglaterra, Francia, EE. UU., España, etc., es frecuente oír “yo no valgo para los idiomas”, pero el problema es que a sus ciudadanos no los han hecho válidos para este menester. Los niños nos demuestran, no sólo que no hay idiomas difíciles, sino que se pueden aprender varios de ellos a la vez, siempre y cuando exista un medio que lo facilite, ya que los idiomas no representan una cuestión genética, sino educacional, meramente cultural. Parece ser que esa extraordinaria facilidad que se tiene en la infancia para el aprendizaje de idiomas ya no se vuelve a tener a lo largo de la vida, o sea, cuando el adulto tiene ya bien asentado el código mental de la comunicación, cuando éste ha “tomado cuerpo”. También se dice que el idioma más difícil es el segundo, aquél que ha de competir con el férreo y único código verbal que ocupa la cabeza del adulto.

    El problema de las lenguas existe desde que existe el mundo; ahí está la fábula de la Torre de Babel. El sueño de una lengua vehicular, neutra, en la que todos se encuentren en igualdad de condiciones, ha sido alimentado por científicos tan notables como Descarte y Einstein y literatos de la talla de Julio Verne.

    Así, nació el “Esperanto”. Una lengua con tres cuartas partes de vocabulario latino, una estructura gramatical simple, lógica, sin irregularidades ni excepciones y, al propio tiempo, increíblemente rica en matices. Gran parte de la abundante literatura esperantista se nutre de escritores chinos y japoneses, para quienes el aprendizaje del esperanto es diez veces más fácil que el del inglés o el de cualquier otra lengua occidental, es decir, cuesta diez meses aprender de cualquier otro idioma lo que de esperanto se aprende en un mes.

    No obstante, para unos, este proyecto ha fracasado. Para otros el Esperanto (= “el que tiene esperanza”), TODAVÍA no ha triunfado.

    Sin duda, la urgente necesidad de comunicación entre los seres humanos existe en un mundo cada vez más pequeño y la solución de este problema también. Todo se resume a que ambas, NECESIDAD y SOLUCIÓN, se crucen, algún día, en algún camino…

    El sistema métrico decimal fue inventado por el francés Gilbert Mouton, en 1647 y hasta 120 años más tarde, en 1767, no fue usado por nadie. Algo tan sencillo y tan útil como “litro=kilo=dm3”, tardó 120 años en implantarse. Durante ese período los partidarios de este sistema métrico, sin el que hoy no podríamos vivir, fueron considerados locos, visionarios o ridículos…

    Pensemos un poquitín en todo ello…

  5. Miren - Martes, 28 de julio de 2009 a las 15:15

    Lógicamente, donde dice “Descarte”, quiere decir DESCARTES.

  6. AJUSTE DE CUENTAS - Martes, 28 de julio de 2009 a las 19:02

    Felicidades, MIREN, certero, claro y preciso en todo.

    No conozco gran cosa de “Esperanto” pero desde niño aprendí, al mismo tiempo, español, inglés y francés en la escuela y en nuestras vacaciones cerca de Francia, en Fuenterrabía. Inglés con una profesora nativa que nos dedicó mucho tiempo y entusiasmo y practicamos viajando a Inglaterra con mucha frecuencia y dos años en Boston, en la Universidad.

    Posteriormente y por necesidad de vivir cada día aprendí alemán en Berlín en donde residí durante más de tres años.

    El inglés para mi es la segunda lengua al igual que el italiano, idioma de mi mujer. Y como bien dices, los idiomas que se aprenden en la niñez se quedan para siempre y los que aprendes en la juventud o en la madurez cuestan más esfuerzo y se olvidan si no los practicas con bastante frecuencia.

    Ahora me he empeñado en el chino y japonés y siendo ambos muy fáciles gramaticalmente, su fonética es endiablada, sobre todo en este inicio.

    Muy bien, MIREN. Gracias

  7. fanderubianes - Martes, 28 de julio de 2009 a las 19:33

    S’agafa abans un mentider que un coix.

    El chino tiene una gramática muy fàcil y una fonética imposible con sus tonos, series retroflejas,aspiradas, alveopalatales que ningún occidental puede pronunciar fàcilmente.

    Con el japonés pasa justamente lo contrario. Su fonética es relativamente fácil, pero la gramática es bastante complicada.

    Cualquiera que diga lo contrario del japonés es que no tiene ni puñetera idea de lo que está hablando y mucho menos está estudiándolo. A menos que no haya pasado del la primera lección.

  8. AJUSTE DE CUENTAS - Martes, 28 de julio de 2009 a las 21:29

    fanderubianes | 28 de Julio de 2009 a las 19:33 :

    EXACTO, SABIO “FANDE”. ESPERO DE TU INFINITA BONDAD Y SABIDURÍA QUE ME DES LA SEGUNDA LECCIÓN DE AMBOS IDIOMAS PORQUE, EFECTIVAMENTE, ACABO DE METERME CON ELLOS Y ME PUEDES CONSIDERAR PRINCIPIANTE PERO NO MENTIROSO.

    TÚ, DESGRACIA HUMANA, SI QUE ERES FALSO, MENTIROSO Y PROVOCADOR.

    VENGA, DIME CUANDO PODEMOS VERNOS PARA QUE ME DES LA SEGUNDA LECCIÓN QUE ARDO EN DESEOS DE CONOCERTE Y ENFRENTARTE CARA A CARA PARA CONFIRMAR QUE ERES, COMO IMAGINO, UN POBRE HOMBRE SIN EL MENOR SENTIDO DE LA RESPONSABILIDAD Y SIN CRITERIO.

  9. fanderubianes - Martes, 28 de julio de 2009 a las 22:09

    Sólo un tonto, un mentiroso o un bocazas puede jactarse de estudiar dos idiomas que requieren tanto esfuerzo como el chino y el japonés sin antes calibrar dicho esfuerzo.

    Un tonto mentiroso y bocazas es el candidato perfecto.

  10. Carlos - Miércoles, 29 de julio de 2009 a las 02:27

    fanderubianes, está que lo tiras diciendo chorradas. Vamos, sobrado. Verás cuando se estudia un idioma no se calibra su dificultad. Se mira su utilidad cultural o de trabajo. Vamos que tu para trabajar en china estudiarías italiano porque es más fácil. Lo tuyo no tiene remedio, relájate y háztelo mirar porque con esa filosofía de lo fácil antes que lo útil lo tienes claro.

  11. fanderubianes - Miércoles, 29 de julio de 2009 a las 03:18

    carlos

    Parece que los nacionalistas espanyoles se unen para defenderse hasta en las cuestiones más ridículas.

    Yo no digo que haya que estudiar idiomas fáciles, hombre, mírate lo que he puesto antes de decir este disparate.

    Una persona que dice que el japonés tiene fonética difícil y la gramática fácil es que ni se ha ojeado un libro sobre japonés. Con mirarlo diez minutillos ya se da cuenta que las cosas no van por ahí.

    Estudiar dos idiomas dificilísimos a la vez, en lugar de uno detrás del otro, es lo que requiere calibración. Quien mucho abarca poco aprieta. Y las horas que se dedican a uno son las que se dejan de hacer del otro.

    Pretender estudiar chino y japonés a la vez sin haberse familiarizado con las dificultades que pueden surgir en el camino es tan ridículo como ir al Himalaya sin comida y en chancletas. O es tonto o mentiroso o bocazas.

    Lo que ocurre simplemente es que pretende presumir de algo que no ha hecho o que si ha hecho es porque no se entera.

  12. Carlos - Miércoles, 29 de julio de 2009 a las 09:40

    amigo fanderubianes.
    Has dicho lo que has dicho. Cada uno calibra el esfuerzo a realizar según su criterio y tiene perfecto derecho a equivocarse. Por eso no es un bocazas, a lo mejor solo se ha equivocado.
    Por último una aclaración. Vivo en cataluña y tengo muy buenos amigos catalanes, alguno es nacionalista pero debo tener suerte, no se mira todos los días el ombligo para ver si es mas o menos catalán y la burrada dicha por Rubianes ni la amparan ni la disculpan, es más, les repugna. Esa es la diferencia entre una persona con ideas políticas que las defiende con sentido común y con respeto y la de un nacionalista radical que todo lo justifica y lo ampara. No pidáis tanto respeto ni seáis tan victimistas cuando tapáis miserias con vuestra bandera (No la de Cataluña). Verás, entre tu y yo hay una diferencia. Hace unos meses estuve en el Palau de la Música. Después del acto se tocó el himno de Cataluña y mis amigos y yo nos pusimos de pié con el respeto que nos merece el hecho. No creo que eso sea la postura de un nacionalista español. El defender una idea no lleva unido el taparse los ojos y los oídos

  13. fanderubianes - Miércoles, 29 de julio de 2009 a las 12:11

    Carlos

    Lo del farsante lo repetiré una vez más. Si yo digo que he empezado a jugar diariamente un partido de fútbol y otro de hokey sobre hierba, pero que sólo he comprado una pelota porque es la misma en ambos deportes, es evidente que no juego a hokey. Soy un bocazas.

    Y si digo que como soy nuevo, no me he fijado en como es la pelota, soy un mentiroso. No hay muchas alternativas.

    Lo del respeto que dices tener no viene a cuento. Tu respetas al himno catalán como un himno ajeno. Es normal ser respetuoso.

    El problema de los catalanes, es que se nos pretende colar el himno espanyol EN LUGAR DEL NUESTRO.

    Si el Barcelona juega la final de copa con el madrid y se tocan los himnos de Catalunya para el Barça y de espanya para el madird, yo no pitaré. Respetaré el himno de los espanyoles. Si prohibe tocar el catalán y se toca el espanyol como HIMNO DE TODOS, pitaré hasta desgañitarme.

    Si vienes a mi casa como huesped, te respetaré. Si vienes a mi casa con una orden de embargo, diciendo que es del banco, tendremos un problema.

    Los espanyoles no sois capaces de ver a Catalunya como igual a espanya, con respeto. La veis como subordinada. Eso crea los problemas.

  14. Carlos - Miércoles, 29 de julio de 2009 a las 13:06

    fanderubianes

    Lo del himno si viene a cuento. Verás, no nos pusimos de pie por un himno ajeno. También es nuestro himno y lo respetamos. Si no, nos hubiésemos quedado sentados como algunos espectadores lo hicieron. Te equivocas totalmente. En cuanto a la imposición, es tu opinión, no la de muchos miles de catalanes que no ven como una aberración sentirse a la vez catalanes y españoles y no les representa ningún problema ese sentimiento.
    El ser catalán, en el resto de España no es ningún handicap. Se respeta y se quiere a Cataluña aunque te cueste creerlo. Otra cosa son las posturas extremistas, en ambos lados, que llevan sistemáticamnete a la descalificación y al menosprecio. Tú sabes que es verdad si has viajado algo. Verás, me cansan las polémicas estériles. Sigue con tus ideas que yo seguiré con las mías viviendo en esta tierra donde llevo 30 años y pienso seguir viviendo y trabajando muchos más siendo español y catalán.

  15. fanderubianes - Miércoles, 29 de julio de 2009 a las 13:36

    Si no te gustan las polémicas esteriles has ido a parar a un mal lugar. Repasa esta web y verás que siempre dan vueltas a los mismos temas.

    En lo del himno, los espanyolistas intentan hacer trampa. Quieren convertir una protesta en una cuestión de cortesía.

    Que los que estén a favor de que el himno espanyol sustituya al catalán en los eventos deportivos de Catalunya aplaudan, que los que queremos que se toque el catalán, silbaremos.

    Con la excusa del respeto y las buenas maneras, se intenta conseguir pleitesía y sometimiento.

  16. Carlos - Miércoles, 29 de julio de 2009 a las 16:03

    lO SIENTO POR TI. ERES DEMASIADO RADICAL Y FANÁTICO PARA DIALOGAR CONTIGO. OBVIAS LO QUE TE INTERESA Y TE REPITES COMO UN LORO CON EL MONOTEMA DEL ESPAÑOLISMO, LA OPRESIÓN . SE NOTA QUE HAS IDO A UNA BUENA ESCUELA DE FANATISMO. SIGUE SILBANDO Y NO TE PASES AL BANDO DE LOS QUE QUEMAN COCHES, APEDREAN O BOICOTEAN TODO LO QUE NO SEA LO SUYO ASÍ POR LO MENOS TENDRÁS ALGO DE APROVECHABLE Y SERÁS RECUPERABLE PARA LA SOCIEDAD.

  17. fanderubianes - Miércoles, 29 de julio de 2009 a las 16:41

    Es casi imposible intentar intercambiar un par de comentarios con un nacionalista espanyol sin que aparezca una sarta de insultos y descalificiaciones. Una detrás de otra. La única excepcción era el que firmaba como “maño” y acabó dejándolo.

    El anticatalanismo se cura viviendo en Catalunya. Y si el padre sigue enfermo, sus hijos o nietos ya no se distinguirán de un catalán medio.

    Es cuestión de tiempo y si no que se lo digan al padre de Carod.

  18. Carlos - Miércoles, 29 de julio de 2009 a las 20:05

    Perdón, te has equivocado otra vez. Mis hijos, nacidos en Catalunya, hace más de 20 años, son españoles y catalanes y lo llevan con mucho orgullo pese a los intentos del colegio de fanatizarlos. Ahora hablan y escriben, sin problemas, el catalán y el castellano sin pegarle coces a ningún idioma. Han viajado por toda España y parte de Europa y se han curado de nacionalismos radicales. Fíjate que saben que el Ebro no nace en Catalunya ¡¡ Son catalanes y se relacionan con gente de España y admiran todas las maravillas de estas tierras.Te juro que no les he tenido que lobotomizar ni les he sometido a torturas. Han viajado sin prejuicios preconcebidos. Afortunadamente no son ninguna excepción, y vamos a más.

  19. fanderubianes - Miércoles, 29 de julio de 2009 a las 22:23

    Carlos

    Lo que cuentas encaja con los datos de las encuestas. En Catalunya el sentimiento de identificación espanyol/catalan está en un 30%/70%.

    Este 30% se explica porque los catalanes de toda la vida nos sentimos más catalanes que espanyoles o sólo catalanes, los recien llegados sólo espanyoles y los emigrantes de primmera o segunda generación igual de espanyoles que de catalanes.

    Tus hijos parece que están al 50%. Es lo normal. Claro que no los has lobotomizado, le has inculcado el amor por la tierra de tus padres.

    Es normal que quien es hijo o nieto de espanyoles se sienta espanyol en parte. Y seguramente habrá algún pueblo espanyol en que tienen primos o familia. Del que han escuchado historias desde niños.

    Para mi espanya es una entelequía. No tengo ningún pariente espanyol conocido y ningún referente geográfico que pueda decir que fue la tierra de mi familia. Es normal que no me siente espanyol, sino catalán.

  20. Carlos - Miércoles, 29 de julio de 2009 a las 23:37

    Verás, por mi trabajo, he tenido contacto con emigrantes irlandeses de 4ª o 5ª generación en USA. Se sienten norteamericanos y, aunque parezca mentira, irlandeses. En esta cuestión, las estadísticas, sinceramente no me parecen muy fiables. Es una cuestión de sentimientos. Se puede ser catalan de primera generación y sentirse solamente catalán. Por contra, tengo el placer de ser muy amigo de una familia de rancio abolengo catalán con datos fiables de catalanidad desde el siglo XV y que sin ningún rubor ni trauma se sienten catalanes y españoles. Como verás amigo, el hecho de no tener arrels en otros sitios de España no es obstáculo para sentirse español y catalán. Oye, y dejemos esta discusión bizantina que no nos lleva a ningún sitio y podíamos estar horas y horas con lo mismo. Te deseo lo mejor, sinceramente.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.