España

El ‘caso De Juana Chaos’, una historia increíble… y vergonzosa

[&hellip

Redacción
Domingo, 13 de julio de 2008 | 19:35

Buzones de la casa de De Juana Chaos El Mundo ha publicado este domingo la increíble historia del lugar donde va a vivir, con casi toda seguridad, el asesino de ETA Iñaki de Juana Chaos, que saldrá de la cárcel este próximo mes de agosto -al igual que Arnaldo Otegi– y será vecino de víctimas del ETA. ¿Se debe reformar la ley para evitar que un asesino viva cerca de las víctimas? ¿Se debe reformar la ley y la Constitución para que la pena perpetua tenga cabida en el ordenamiento jurídico español?

Por su interés reproducimos, a continuación, el texto íntegro de la noticia que el suplemento Crónica del diario El Mundo ha publicado este domingo titulado ‘Calle del dolor De Juana Chaos’ firmado por Aníbal Malvar:

Ya han escrito sus nombres en el buzón. Han dejado el de Esperanza Chaos Lloret, la madre muerta, como evidente homenaje. Uno de los etarras más sanguinarios de la historia sale definitivamente a la calle el próximo 2 de agosto. Libre para siempre. Es responsable de la muerte de 25 personas y ha pagado con 21 años de cárcel. Avenida Carlos I número 1, 3º-D, barrio de Amara, San Sebastián. Dice el buzón: Iñaki de Juana Chaos, Irati Aranzábal Zuloaga, Esperanza…

Quizá De Juana no lo sabe, pero en apenas 150 metros de calle va a convivir con cinco víctimas de su banda. El periodista recorre este paisaje de ausencias. Es un paseo corto… Tres viudas de ETA, una madre de asesinado, tres huérfanos y un secuestrado. A una ya la conoce. María Teresa Embid Melero vive en el piso superior, el 4º-D. De toda la vida. Como los De Juana. Su marido, el comandante de Infantería José María Herrera Hernández, fue asesinado por ETA el 2 de enero de 1979 a los 54 años. Jose María, el hijo, era entonces novio de Altamira de Juana, la hermana de Iñaki. El futuro etarra era un arrojado fascista de 24 años y militaba en Fuerza Nueva. José Mari y Altamira se casarían después. Hoy están divorciados y Altamira sigue viviendo en el edificio (8º-B). Pero ni siquiera asistió a la boda de su hermano en la cárcel de Aranjuez hace seis meses. La viuda víctima Embid cuidó a la madre del asesino De Juana en sus últimos años, cuando el alzheimer y la vejez la dejaron impedida.

Apenas hay que caminar 40 metros a la izquierda para encontrarse con el portal número cinco de la avenida Carlos I. Allí tiene su piso Pilar Ruiz, madre de Joseba Pagazaurtundúa, asesinado en Andoain el 8 de febrero de 2003. Tenía 45 años. Era policía municipal, socialista y había militado en ETA Político-Militar hasta 1974.

Y en el número nueve de la misma calle vive Jaime Arrese con su madre, viuda de Jaime Arrese Arizmendiarre, ex alcalde de Elgoibar asesinado el 23 de octubre de 1980 por los Comandos Autónomos Anticapitalistas (escisión de los comandos Bereziak de ETA). Ucedista, fue el primer alcalde vasco que colocó la ikurriña en las balconadas del ayuntamiento el 19 de enero de 1977, día en que fue legalizada.

Cruzando la calle, en el segundo piso del nº 16 -se puede saludar con De Juana desde el balcón-, vive Julio Iglesias Zamora, industrial secuestrado el 5 de julio de 1993 y liberado 116 días después. Unos portales más allá reside Estíbaliz Garmendia, viuda de Joseba Pagaza, con sus dos hijos…

“Aún no sé cómo se lo voy a decir a mi madre, porque le puede dar algo”, dice Maite Pagaza, presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo. “Ni a mi hermana ni a mis sobrinos…”.

-¿Tienes una hermana? No lo sabía.

-Bueno, no, mi cuñada. Mi cuñada es mi hermana -explica-. Mi madre tuvo que largarse de Hernani y mi hermana de Andoain para huir de esta gente. Y mira. Me resulta difícil hablarte de esto como presidenta de la Fundación. Me gustaría hablarte como persona y actuar como persona. Me gustaría pedir que nos auxiliaran. El sufrimiento moral que va a causar a esta gente ver cada día a De Juana Chaos es enorme.

De Juana podrá ir al supermercado de la mano de Irati porque ya será un hombre libre. No contará con ningún tipo de vigilancia policial. Interior, además, no cree que su vida pueda correr peligro.

“Se hace un seguimiento no constante”, puntualiza un guardia civil con 20 años de experiencia antiterrorista. “Hay chutes [se envía a un agente de manera discrecional a ver qué hace] esporádicos, siempre contando con la autorización de un juez de vigilancia. Y los chutes van siendo más esporádicos a medida que pasa el tiempo y se ve que el malo ha vuelto al redil. Y este malo vuelve al redil. Seguro”.

Aunque puede que De Juana no se vuelva de rositas. “Queda la responsabilidad civil con las víctimas. Ahora habrá una investigación de su patrimonio, porque tendrá que pagar. Si tiene propiedades, le serán embargadas. Y también es posible que se le embargue el paro a partir de su puesta en libertad”, explica un guardia civil especializado en lucha antiterrorista. De la cantidad que le aporta de paro la Seguridad Social, el Estado se queda para el cobro una parte y le deja un mínimo calculado para vivir.

Cristina Cuesta es criminóloga especializada en Victimología. Puede dar una visión científica de las consecuencias de esta convivencia en las víctimas.

-¿Dices que va a vivir en Amara? -inquiere al periodista-. ¿Dónde va a vivir?

-Preferiría no decírtelo.

-Mi padre fue asesinado junto a su escolta el 26 de marzo de 1982.

-Avenida Carlos I, nº-1.

-Eso está a 200 metros de donde vive mi madre…

Es hija de Enrique Cuesta Jiménez, trabajador de Telefónica. Lo mataron, a dos manzanas de donde vivirá De Juana, los Comandos Autónomos Anticapitalistas, facción de ETA escindida.

-Olvídate de que eres su hija. Intenta decirme las consecuencias psicológicas. Como profesional.

-Tenemos coraza. Llevamos decenios entre asesinos y cómplices conniventes. La indignación nos ha hecho especiales. De Juana tendrá trabajo, amigos, actividad política, homenajes, bares… Y no dedicará ni un minuto de su vida a pensar en el daño que nos ha hecho. Incluso, él vuelve a la sociedad con una concepción de víctima [del Estado] que nosotros ni nos atrevemos a sentir. La reacción de una mujer como Pilar Ruiz, la madre de Joseba Pagaza, será psicológica y será física. Lo sabe cualquiera que haya llorado en la más absoluta soledad. El milagro es que no se haya producido ni se vaya a producir ningún enfrentamiento directo. Ninguna vendetta. Nadie va a hacerle daño a De Juana. El se cruzará con nosotros y nos va a mirar con altivez y desprecio, como en el juicio. No se va a producir ningún enfrentamiento aunque nosotros sepamos que a De Juana le parece perfecto que ETA vuelva a matar. Eso demuestra la grandeza de las víctimas».

Iñaki de Juana Chaos es conocido, además de por sus 25 muertos, por las celebraciones con champán que organizaba en la cárcel cuando ETA mataba. En la cárcel de Aranjuez, de donde saldrá el día 2 del mes que viene, se porta como un buen chico. “Es respetuoso con los funcionarios. Está contento. Se nota”, señala un funcionario de esta prisión. Desde que el 11 de febrero se casara con Irati Aranzábal, sólo espera disciplinadamente el fin de la condena. Su mujer, Irati Aranzábal, es un destacado miembro del colectivo Etxerat, dedicado a la atención de los presos etarras. Así se conocieron. Etxerat [que desde 2001 no tiene asignación autonómica por su filiación proetarra], recibe anualmente, aun así, entre 40.000 y 60.000 euros. Es difícil hacer la estimación de sus recursos. Para evitar titulares, desde hace años la asociación solicita al Gobierno [autonómico] vasco las subvenciones de forma individual, una para cada preso y que sume el detective. Irati tiene sueldo. Él, a parte del paro, va a iniciar carrera literaria para ganarse la vida. Ya ha publicado dos libros: Días, sus memorias, y la novela de ficción, La senda del abismo.

ESCRITOR SIN LIBERTAD

Teo Uriarte es ex etarra, ex político y escritor.

-¿Podrá vivir De Juana de lo que vendan sus libros?

-Tendrá algo de éxito por el hecho de ser noticia. Hay mucho chorra en este país que lo va a comprar por morbo.

-Con su huelga de hambre demostró al aparato que tiene muchos fieles.

-¿Y quién lo va a publicar? -pregunta un Uriarte, irónico.

-Pues Txalaparta [editorial abertzale].

-Sería significativo. Si lo publica Txalaparta, es que escribe tutelado por el entorno abertzale. Y no podrá escribir nada que ellos no quieran. Funcionará hasta que los lectores se cansen, y se cansarán enseguida. Si no escribe sobre la historia oficial, no se va a comer nada.

-¿Y no podría vivir de eso, insisto?

-Si le pasea el mundo cultural de ETA, venderá más.

-¿Y por qué no iba a ser paseado por el mundo cultural de ETA?

-Al alto mando de ETA nunca le gustaron las vedettes. Y este pequeñoburgués individualista siempre conservará el recelo de la nomenklatura.

El barrio de Amara es bastante pijo, con perdón. En la ciudad, San Sebastián, más cara de España. A dos portales del piso que ocupará De Juana a partir del 2 de agosto hay una vivienda en venta. Es un segundo de 75 metros cuadrados. Piden 72 millones de las antiguas pesetas. Casi 6.000 euros por metro cuadrado. El mismo precio medio que se cobra en la zona más cara de España, el distrito madrileño de Salamanca. Pero De Juana, con toda seguridad, no lo tendrá a su nombre. Y no podrá ser embargado.

“A veces se van a casas familiares. Y otras veces se empadronan directamente en una herriko taberna. Y sus trabajos son con contratos negros facilitados por civiles simpatizantes para que no les embarguen. Así ni nosotros sabemos donde paran”, señala un guardia civil. De hecho, muchos etarras optan por buscarse direcciones falsas. Como Isidro. En el registro censal, Isidro Etxabe Urrestilla aparecía domiciliado en la localidad vizcaína de Amorebieta, calle Belatxiketa, número siete, tercero B. La calle Belatxiketa no existe. Era el nombre de la herriko taberna y (ex) sede de Batasuna en la localidad. Allí nadie sabe nada de Zumai. Y en Amorebieta se conocen todos. Fuentes policiales situaban al de Zumaia hace años en Otxagabía (norte de Navarra) y más tarde en Barakaldo. Es un ejemplo.

Y es el caso de otra ilustre manumitida de ETA. Mercedes Galdós es, incluso por encima de la mítica Tigresa, la mujer más sanguinaria que ha parido ETA. Diecisiete muertos, entre ellos un niño de 14 años, habitan su cementerio particular. Salió en septiembre de 2005 tras haber cumplido 19 de los 700 años a los que había sido condenada. Rebajó su condena en 11 años ejercitándose, entre otras disciplinas reinsertadoras, en aerobic. Vive en la aldea de Ezquio-Itsaso. Con su madre. ¿Trabajo? En un pueblo absolutamente abertzale es imposible obtener la mínima información.

El pasado día 7 se disolvió ANV en el ayuntamiento de Irún. El concejal Tomás Karrera, número tres de la lista abertzale, fue uno de los disueltos. Y, como De Juana, terrorista con delito de sangre reinsertado en la sociedad. Cumplió 16 años de cárcel (1979-1995) por el asesinato de Alfredo Aristondo. Vive en la calle Korrokoitz número 15 de Irún.

Kándido Aspiazu asesinó al marido de Pilar Elías. Ahora tiene una cristalería bajo la casa de la mujer en Azkoitia. Ella se ríe: “Qué miradas me echa. Pero me da igual”. La gasolinera de Hondarribia, aeropuerto de San Sebastián, es de Mikel Goiburu, asesino de Carrero Blanco… Hay más. Muchos.

La avenida Carlos I, la de De Juana, es tranquila. Sucia. Grafiteada sin gusto. En obras. Hay que andar con mucho tino para no pasar por debajo de ninguna escalera.

No hay comentarios en “El ‘caso De Juana Chaos’, una historia increíble… y vergonzosa”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.