RevistaWeb

‘Rodríguez Zapatero impulsó durante la pasada legislatura un desbarajuste territorial que ahora pasa factura, y no sólo en sentido metafórico. Cuando se afirma que la nación española es un concepto “discutido y discutible”, el Estado se convierte en un agregado de elementos dispersos e incoherentes’

[&hellip

Redacción
Lunes, 28 de julio de 2008 | 08:47

Editorial de Abc, el 28 de julio de 2008:

‘Sin tomarse la molestia de esperar a lo que diga el Tribunal Constitucional, Gobierno y Generalitat avanzan en su calendario de negociaciones bilaterales sobre financiación, uno de los aspectos más controvertidos del estatuto catalán. El Estado autonómico es un sistema complejo, cuya esencia consiste en la unidad de soberanía y la cooperación entre todos en base al principio de solidaridad, sin perjuicio de que cada comunidad goce de autonomía para la gestión de sus propios intereses. Rodríguez Zapatero impulsó durante la pasada legislatura un desbarajuste territorial que ahora pasa factura, y no sólo en sentido metafórico. Cuando se afirma que la nación española es un concepto «discutido y discutible», el Estado se convierte en un agregado de elementos dispersos e incoherentes. El estatuto fija unas reglas de financiación con criterios particularistas e impide al Gobierno ejercer la función constitucional de garantizar la igualdad de los españoles en todo el territorio nacional. Las balanzas fiscales y las reuniones multilaterales son únicamente el aperitivo de este plato principal. Ahora, los altos cargos ministeriales se reúnen con los responsables catalanes y late en el ambiente una posición de paridad que rompe las reglas del juego en las relaciones entre el todo y sus partes integrantes. El PSOE aceptó en su día estos planteamientos por razones oportunistas y suya es la responsabilidad por las consecuencias de un problema que sufren ya todos los ciudadanos.

[…] El PSC sigue a lo suyo: un día apunta la exigencia de grupo parlamentario propio, otro amenaza con no votar los presupuestos, tratando de hacer valer el peso de sus escaños en el triunfo electoral del PSOE. Además, el tripartito se siente fuerte en este terreno para presionar a CiU, e incluso al PP catalán, en nombre del interés «suprapartidista» de una Cataluña imaginada como identidad nacional. El rompecabezas de la financiación autonómica es fiel reflejo de las consecuencias de una política sin sentido. La solidaridad, la suficiencia financiera o el equilibrio territorial, principios todos ellos recogidos en la Constitución, salen mal parados ante esta avalancha de egoísmos en busca de privilegios.’

2 Comments en “‘Rodríguez Zapatero impulsó durante la pasada legislatura un desbarajuste territorial que ahora pasa factura, y no sólo en sentido metafórico. Cuando se afirma que la nación española es un concepto “discutido y discutible”, el Estado se convierte en un agregado de elementos dispersos e incoherentes’”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Joan Bond - Lunes, 28 de julio de 2008 a las 14:00

    Menos ingenuidades señores:

    ¿Alguien mínimamente serio cree que sin el Estatuto nuevo las demandas de los catalanistas se hubieran frenado? … ¡¡NO!! ¡¡La insaciabilidad de los Nacionalistas no tiene fín!! Todos lo sabemos.

    Y lo ingenuo, es pensar que sin el nuevo estatuto, no se hubieran dado estas coyunturas de separatismo, de radicalismo, y de separatismo …

    Ahora, lo que toca es aunar esfuerzos, y, soportar lo que desde ya hace muchos años, desde la Moncloa se azuzó:

    Empezando por el Majestic en el 1996, que se hablaba catalán en la intimidad, y todo lo bueno era de los catalanes, hasta algunas aberraciones que tienen que ver con la pasada legislatura, pero, desde hace muchos más años que la sombra de este malestar sobrevuela …

  2. carlos, dublin - Lunes, 28 de julio de 2008 a las 14:11

    Joan bond, totalmente de acuerdo. Es injusto cargar toda la culpa a Zapatero de los desaguisados que Aznar inicio.
    Tambien es justo recriminar la actitud de Zapatero, la actitud del que quiere quedar bien con todo el mundo, dejando la casa sin barrer y viendo como el pais se autodestruye por si mismo.
    Te lo dice un socialista vendio a menos…

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.