RevistaWeb

‘Gracias a nuestra élite, por fin hemos conquistado las peores cotas educativas y culturales de España. Ya era hora. Tras un titánico esfuerzo y un océano de millones, los catalanes son ahora unos tipos escasamente educados, poco eficaces, que se ríen sin descanso y desatienden el dinero. En resumen, un lugar más agradable. Similar a la Andalucía de los años sesenta’

[&hellip

Redacción
Domingo, 21 de septiembre de 2008 | 17:51

Félix de Azúa, escritor, el 20 de septiembre de 2008 en El Periódico:

Después de 30 años de gobierno nacionalista, hora es ya de hacer balance sobre la riqueza que tan acendrada ideología ha traído a Catalunya. Basta con repasar algunas calumnias lanzadas tradicionalmente contra este pequeño país. Por ejemplo, la acusación de “tenderos”. ¡Ya nadie llama “fenicios” a los catalanes! Otras regiones españolas han demostrado merecer con mayor mérito el apelativo y han hecho negocios excelsos.

¿Y la vieja calumnia de que para ser funcionario había que nacer en Madrid? Tenemos ya sobre los 150.000 funcionarios, y en una reciente encuesta los niños catalanes declaraban desear, por encima de todo, ejercer de funcionarios. Otro mito que se hunde junto con el odio al enchufe, práctica tenida por mesetaria y que el embajador Carod-Rovira reivindica para Catalunya. Se decía, además, con muy mala uva, que aquí no había sentido del humor. Observen las radios y televisiones del Principado. Todas cubren la mayoría de su horario con programas cómicos. Es cierto que no hay quien los distinga porque solo se ríen del aspecto ridículo, vil y grosero de los españoles, pero eso no quita la novedad inmensa de un humor nacional catalán.

Durante decenios se tuvo a Catalunya por lugar violento. Barcelona era “la capital de la ira”, titular del Nouvel Observateur que fue motivo de chirigota en los años 70. Aquí florecían las bandas de sicarios de la patronal y los eficaces asesinos comunistas y anarquistas. ¡Cómo ha cambiado el país! El jueves manifestaban su espanto algunos jefes catalanes porque unos avioncitos iban a figurar en las Fiestas de la Mercè.

Pero lo que más ha cambiado es aquello de que aquí residía la capital de la cultura y el intelecto. Gracias a nuestra élite, por fin hemos conquistado las peores cotas educativas y culturales de España. Ya era hora. Tras un titánico esfuerzo y un océano de millones, los catalanes son ahora unos tipos escasamente educados, poco eficaces, que se ríen sin descanso y desatienden el dinero. En resumen, un lugar más agradable. Similar a la Andalucía de los años sesenta.

3 Comments en “‘Gracias a nuestra élite, por fin hemos conquistado las peores cotas educativas y culturales de España. Ya era hora. Tras un titánico esfuerzo y un océano de millones, los catalanes son ahora unos tipos escasamente educados, poco eficaces, que se ríen sin descanso y desatienden el dinero. En resumen, un lugar más agradable. Similar a la Andalucía de los años sesenta’”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. cRAC - Domingo, 21 de septiembre de 2008 a las 21:33

    “los catalanes son ahora unos tipos escasamente educados”
    *******

    Tienen mucha más educación que este escribidor de tres al cuarto, llamado Azúa y nacido en Barcelona para su desgracia y la nuestra.

  2. cROC - Lunes, 22 de septiembre de 2008 a las 01:37

    cRAC, dejalo simplemente en “para tu desgracia”. Para tu desgracia haber nacido en Barcelona no implica llevar una venda en los ojos y una empanada en la cabeza como tan alegremente las llevas tu. En Barcelona nace mucha gente ¿sabes? y de momento la venda y la empanada no viene de fábrica. Al que le toca le toca, mala suerte la tuya.

  3. Santi - Lunes, 22 de septiembre de 2008 a las 15:19

    Me quedo con esta cita:

    Otro mito que se hunde junto con el odio al enchufe, práctica tenida por mesetaria y que el embajador Carod-Rovira reivindica para Catalunya.

    Todo un símbolo de las miserias del nacionalismo sectario que nos gobierna, ¡¡cuantos estómagos agradecidos hay que mantener!! (desde el hermanísimo hasta los subvencionados de Papanatas per la Llengua)

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.