RevistaWeb

‘Era inevitable: una sociedad enferma antes o después acaba gobernada por un líder enfermo. Hoy Ibarretxe es la representación fiel de una determinada concepción, afortunadamente no única, del nacionalismo que domina y pretende seguir haciéndolo aunque para ello haya que vender frustración, explotar el victimismo, deformar la realidad, ser insensible al sufrimiento del vecino, minar la fibra moral de la sociedad y provocar en definitiva la división entre vascos’

[&hellip

Redacción
Lunes, 29 de septiembre de 2008 | 23:24

Emilio Guevara Saleta, ex diputado autonómico del PNV, el 27 de septiembre de 2008 en El Correo:

Era inevitable: una sociedad enferma antes o después acaba gobernada por un líder enfermo. Hoy Ibarretxe es la representación fiel de una determinada concepción, afortunadamente no única, del nacionalismo que domina y pretende seguir haciéndolo aunque para ello haya que vender frustración, explotar el victimismo, deformar la realidad, ser insensible al sufrimiento del vecino, minar la fibra moral de la sociedad y provocar en definitiva la división entre vascos. Sólo alguien que ha prescindido de la razón, o la ha perdido, es capaz de transformar la tenacidad en obstinación, la búsqueda de un objetivo en obsesión, la convicción o las ideas en fanatismo, la firmeza en intolerancia e inflexibilidad, el optimismo en autocomplacencia, y caer en un autismo cada vez más acusado. Sólo alguien que ha perdido toda capacidad para la observación y la autocrítica, así como el sentido de la realidad y de la proporción, puede sentirse agredido en sus derechos, ignorando y despreciando un hecho objetivo: son aquéllos que no piensan como él y sus correligionarios los que en Euskadi sufren un déficit democrático que no existe ni en el resto de España ni en ningún país moderno regido por la razón y los valores esenciales de la democracia. Sólo un enfermo moral puede tener cuajo y estómago para no distinguir entre verdugos y víctimas, para no percibir quiénes son realmente unos y otros, y para no colocarse incondicionalmente con los segundos.

1 comentario en “‘Era inevitable: una sociedad enferma antes o después acaba gobernada por un líder enfermo. Hoy Ibarretxe es la representación fiel de una determinada concepción, afortunadamente no única, del nacionalismo que domina y pretende seguir haciéndolo aunque para ello haya que vender frustración, explotar el victimismo, deformar la realidad, ser insensible al sufrimiento del vecino, minar la fibra moral de la sociedad y provocar en definitiva la división entre vascos’”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Iliemo - Martes, 30 de septiembre de 2008 a las 08:43

    Desde luego, los dirigentes del PNV deberían reflexionar con las palabras de Guevara.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.