RevistaWeb

‘Y si he defendido y seguiré haciéndolo el derecho de los padres catalanes a educar a sus hijos en castellano no es por razones técnicas, es decir, porque crea que la inmersión lingüística hará más tontos a sus hijos. No: sólo he defendido su derecho a tener caprichos. La política democrática no es sólo la gestión de la supervivencia. También gestiona los caprichos. Y no es posible que los caprichos caigan sistemáticamente a un solo lado de la raya’

[&hellip

Redacción
Domingo, 5 de octubre de 2008 | 13:44

Arcadi Espada, escritor y periodista, en un artículo publicado en la edición de octubre de la revista Letras Libres:

[…] Sin embargo semejante decantación no ha enmascarado, ni siquiera levemente, una convicción fundamental: la de que yo uso una sola lengua. Las pequeñas, y casi divertidas, variaciones de color, de música, de acentos, de grafías entre castellano y catalán no lograrán hacerme creer nunca, ni a mí ni a nadie con dos dedos de frente, que se trata de dos lenguas. No, no hay lugar para el plural. De ahí que siempre haya observado con gran desconfianza los intentos por presentarlas como agua y aceite. O por adjudicar a la imposición escolar de una u otra los fracasos educativos, como se hizo en el franquismo con la imposición del castellano y como se hace ahora con la imposición del catalán. Y si he defendido y seguiré haciéndolo el derecho de los padres catalanes a educar a sus hijos en castellano no es por razones técnicas, es decir, porque crea que la inmersión lingüística hará más tontos a sus hijos. No: sólo he defendido su derecho a tener caprichos. La política democrática no es sólo la gestión de la supervivencia. También gestiona los caprichos. Y no es posible que los caprichos caigan sistemáticamente a un solo lado de la raya.

2 Comments en “‘Y si he defendido y seguiré haciéndolo el derecho de los padres catalanes a educar a sus hijos en castellano no es por razones técnicas, es decir, porque crea que la inmersión lingüística hará más tontos a sus hijos. No: sólo he defendido su derecho a tener caprichos. La política democrática no es sólo la gestión de la supervivencia. También gestiona los caprichos. Y no es posible que los caprichos caigan sistemáticamente a un solo lado de la raya’”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Jaume - Martes, 7 de octubre de 2008 a las 14:04

    pijo caprichoso el Espada.
    AY Fefo, el catalán es lengua de payeses. el castellano es la lengua del imperio, de la realeza de los nobles como nosotros…… El castellano es superguay es mi capricho.

  2. Llordi - Martes, 7 de octubre de 2008 a las 14:18

    ¡¡Cómo duele que se hable alto y claro!! ¡¡Qué mal llevan que alguien se atreva a ir contra las voluntades de la política catalanista!! … ¡¡Qué escozor!! …

    Señores catalanistas: ¡¡Ya se han empezado a despertar del letargo que Vds. provocaron al pueblo catalán!! ¡¡Váyanse preparando!!

    Lo dice el que otrora, se sintiera ajeno a esta “diseñada Cataluña” a su medida. ¡¡Sólo a su medida!! Y, yo, también soy de esta Cataluña. ¡¡Aunque les moleste!! ¡¡Y aunque no forme parte de su diseño!!

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.