Cataluña

El Parlamento autonómico aprueba la Ley de la Oficina Antifraude de Cataluña

[&hellip

Agencias / Redacción
Miércoles, 22 de octubre de 2008 | 13:21

Tras dos dictámenes del Consejo Consultivo de la Generalidad de Cataluña -adaptados en la Ley-, con el apoyo de los grupos del PSC, ERC, ICV-EUiA y Ciudadanos, y el rechazo de CiU y PP, la cámara autonómica ha aprobado este miércoles la Ley de la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC) para prevenir la corrupción.

CiU ha alegado que la OAC está vacía de atribuciones y el PP ha augurado conflictos competenciales con otros organismos como la Sindicatura de Cuentas, también de dependencia autonómica. Sin embargo, el consejero de Gobernación y Administraciones Públicas, Jordi Ausàs, ha destacado la oportunidad de la OAC para “cuidar las instituciones y la percepción que se tiene de ellas”por parte de los ciudadanos.

“Tareas de prevención”

Ausàs ha insistido que la OAC desarrollará en gran parte “tareas de prevención” del fraude y la corrupción en las administraciones públicas y tendrá potestades de “investigación e inspección” para trasladar a la ciudadanía que “habrá tolerancia cero en actividades fraudulentas”.

La OAC estará adscrita al Parlamento autonómico y se encargará de prevenir e investigar posibles casos de uso o destinación ilegal de fondos públicos o cualquier otro aprovechamiento irregular de estos fondos en el ámbito autonómico de actuación: Generalidad, ayuntamientos, universidades públicas y empresas públicas dependientes.

El director de la OAC será nombrado por la cámara autonómica, a propuesta por mayoría de tres quintas partes, y su mandato será de nueve años, y por la presión de Ciudadanos el tripartito ha aceptado cambiar la exigencia de la “ciudadanía catalana” para optar al cargo por la de “vecindad administrativa”.

1 comentario en “El Parlamento autonómico aprueba la Ley de la Oficina Antifraude de Cataluña”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. beni - Lunes, 27 de octubre de 2008 a las 14:15

    Pues siento discrepar con la postura de C’s.

    ¿para qué una oficina antifraude?. No existen ya leyes, tribunales y, en teoría, mecanismo en la misma administración para controlar este tema?.

    Para qué otro organismo más?. Su existencia no asegura nada per se.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.