Cataluña

‘La situación en Cataluña es incluso peor’ que la descrita por The Economist

[&hellip

Redacción
Domingo, 16 de noviembre de 2008 | 12:45

Captura web de la página de la Asociación por la ToleranciaLa Asociación por la Tolerancia ha enviado una carta al director de la revista The Economist en la que le muestran su agradecimiento ‘por denunciar esta política absolutamente ilógica e inconstitucional que llevamos sufriendo muchos años’ en Cataluña de manos de gobiernos nacionalistas.

Ante el aluvión de críticas desmesuradas por parte del stablishment nacionalista -políticos y periodistas-, algunas asociaciones cívicas han decidido enviar felicitaciones al director The Economist por reflejar la realidad, pese a que ‘la situación en Cataluña es incluso peor que la descrita en su reciente número’.

Desde la Asociación por la Tolerancia se ha redactado una carta, ya enviada al director con la intención de que salga publicada en el próximo número, en la que se ponen ejemplos de la precaria situación que viven los castellanoparlantes en Cataluña: ‘es imposible usar el español en las clases donde los niños son obligatoriamente inmersionados en el idioma catalán. El español se enseña en las escuelas sólo dos horas a la semana, menos que los idiomas extranjeros. Todas las comunicaciones, libros, exámenes, ejercicios tienen que ser en catalán.’

A continuación reproducimos el redactado de la carta original enviada a The Economist:

Sr. director:

Nuestra asociación, Asociación por la Tolerancia, lleva 15 defendiendo los derechos lingüísticos de no sólo de los ciudadanos castellanohablantes sino también de los catalanohablantes que no están de acuerdo con la política de exclusión del español de la esfera pública: oficinas autonómicas y locales, escuelas, Universidades, etc.

A pesar de la crítica que Uds. han recibido del Gobierno autonómico catalán, podemos asegurarles que la situación en Cataluña es incluso peor que la descrita en su reciente número (8 al 14 de Noviembre) por el Sr. Michael Reid.

Por ejemplo, es imposible usar el español en las clases donde los niños son obligatoriamente inmersionados en el idioma catalán. El español se enseña en las escuelas sólo dos horas a la semana, menos que los idiomas extranjeros. Todas las comunicaciones, libros, exámenes, ejercicios tienen que ser en catalán. Además, parte del contenido de historia y sociales es manipulado para sembrar en la mente de los niños resentimiento hacia España.

Tiendas y empresas privadas pueden ser denunciados si sus rótulos y cartas no están en catalán. El objeto de las Oficinas de Garantías Lingüísticas es recibir acusaciones anónimas y denuncias contra las tiendas cuyos rótulos estén únicamente en español.

Los ciudadanos pueden rellenar un formulario a través de internet, donde incluso facilitan ejemplos de cómo hacerlo en el siguiente enlace:

http://www20.gencat.cat/…

Sentimos que esté únicamente en catalán. Es casi imposible conseguir documentos en español en las administraciones públicas autonómicas y locales.

A causa de que durante demasiado tiempo nadie sacara a la luz esta discriminación, la situación está actualmente corrompida. Todos los esfuerzos son necesarios para revertirlo. Es por ello que estamos profundamente agradecidos a The Economist por denunciar esta política absolutamente ilógica e inconstitucional que llevamos sufriendo muchos años.

12 Comments en “‘La situación en Cataluña es incluso peor’ que la descrita por The Economist”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Llordi - Domingo, 16 de noviembre de 2008 a las 21:07

    Me siento aliviado que alguien de fuera, haya podido sacar a la luz, la realiad que se sufre en Cataluña, esta región española, donde tanto se presume de democracia y solidaridad, y donde las libertades individuales están siendo agredidas desde hace tanto tiempo.

    La muestra está en que, en Cataluña, es difícil que salgan escritos hablando con esta dosis realismo.

    Han tenido que venir unos “ingleses” a poner el dedo en la llaga, y describir claramente qué pasa, y cómo es posible que suceda en un democracia !!

    Gracias a The Economist.

  2. Heráclito - Lunes, 17 de noviembre de 2008 a las 08:52

    …al final los catalanes vamos a odiar al idioma catalán…y si no al tiempo….

  3. Carlos - Lunes, 17 de noviembre de 2008 a las 12:48

    Cataluña es una dictadura nacionalista.

  4. calambres - Lunes, 17 de noviembre de 2008 a las 13:08

    Gracias The Economist.

  5. arnau - Lunes, 17 de noviembre de 2008 a las 13:55

    Algo esta canviando en este pais quizas algun dia la libertad real llege gracias Asociacion por la Tolerancia seguir luchando.

  6. Manel - Lunes, 17 de noviembre de 2008 a las 14:27

    He de agradecer a “The Economist” su honestidad periodística, algo que en Catalunya es difícil de encontrar debido a la opresión, chantaje y soborno que se ejerce contra los medios de difusión, así como el control férreo propio de cualquier dictadura, en lo que respecta a la administración de Catalunya. Además hay que añadir a esto que los poderes nacionales están completamente a merced de los partidos nacionalistas, ya que son los que les permiten tener la mayoría de escaños para gobernar España.

  7. TONI - Lunes, 17 de noviembre de 2008 a las 16:29

    Menos mal que alguien más que CIUDADANOS, ve lo que es obvio, el progresivo avance de del nacionalismo y el consiguiente extrañamiento de los no nacionalista. Poco a poco, pero sin pausa, los que no somos nacionalistas y el resto de españoles estamos siendo considerados extranjeros en estas zonas de España. En la transición, se transigió con ellos para integrarlos en la lealtad al Estado, pero ellos, en vez de integrarse en la organización con lealtad, lo han usado para consolidar su posición y ser más eficaz en su proselitismo y sembrar el ódio “a lo español”, ante la indolencia; todo hay que decirlo, del resto de los partidos y de la socidad española.

  8. Aitzgorri - Lunes, 17 de noviembre de 2008 a las 18:06

    Se puede tardar más o menos tiempo, epro siempre al final reluce la verdad entre la inmundicia como la luz en la oscuridad.
    La pena esta en el quebranto económico que se produce en el intervalo que, tambien algun dia nos lo explicaran seguro. Libertad, ciudadania, libertad,listas abiertas

  9. Josep - Lunes, 17 de noviembre de 2008 a las 18:26

    Gracias The Economist, y que sirva de aliciente para que todas las personas que sufren la barbarie del nacionalismo catalan en silencio “salgan del armario”

  10. Ignacio - Sábado, 6 de diciembre de 2008 a las 00:46

    Hola buenas. En realidad no iba a escribir pero los comentarios que he visto aquí la verdad es que me han obligado a ello.
    Seamos un poco razonables y en serio la gente que ha escrito aquí dice esto en serio? Porqué entonces creo que sois un poco irónicos.
    Yo vivo en Barcelona y estoy estudiando en la universidad y en ningún momento se ha marginado el castellano.
    Por favor parar de decir mentiras.
    Muchas gracias

  11. ivan - Jueves, 18 de diciembre de 2008 a las 14:25

    Seguro que el josep se llama jose el manel manuel
    porque la verdad no se que nombre es llordi se os ve el plumero
    mentira tras mentira de los catalanofobos.

  12. Iliemo - Jueves, 18 de diciembre de 2008 a las 15:02

    La carata parece bastante acertada y bastante objetiva describiendo la situación de lo que pasa en Cataluña. Me parece sorprendente que algunos se alarmen o asusten porque medios independientes como The Economist hablen de cosas que son tabú para la prensa que en España, y especialmente en Cataluña, está totalmente controlada por los políticos en .

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.