Cataluña

‘¿El día de la constitución española? ¡Y una butifarra!’

[&hellip

Redacción
Martes, 2 de diciembre de 2008 | 18:49

Joventut Nacionalista de CatalunyaLas juventudes de CiU festejarán el día de la Constitución de forma particular. Con el lema ‘¿El día de la constitución española? ¡Y una butifarra!’, la Joventut Nacionalista de Catalunya celebrará el próximo sábado una butifarrada para mostrar, así, su desprecio por la Carta Magna.

Joventut Nacionalista de Catalunya

3 Comments en “‘¿El día de la constitución española? ¡Y una butifarra!’”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Iliemo - Martes, 2 de diciembre de 2008 a las 19:05

    ¿No era Jordi Roca de ese partido?

  2. Iliemo - Martes, 2 de diciembre de 2008 a las 19:05

    Miquel Roca, quería decir.
    (He Mezclado a Pujol con Roca)

  3. Jorge Velandia - Sábado, 6 de diciembre de 2008 a las 12:52

    6 – Diciembre 2008 – Se la venera como si fuera algo sagrado, se la menciona como objeto de poder, pero hoy por hoy la Constitución está obsoleta, ya sea porque unos creen que da demasiadas libertades y otros muy pocas. Ya sea porque algunos párrafos se han quedado cortos o porque la globalización europeísta le ha quedado larga. El caso es que pocos se sienten ya representados por ella. Los españoles de la calle ya casi ni recuerdan el 78 y menos aún las nuevas generaciones; la pompa y la grandilocuencia solo sirve para que la vean con aburrimiento.

    Quizá, el mal uso de las palabras, las palabrotas, el abuso de etiquetas, pueden hacer que los frascos se confundan. Todos quieren ser demócratas, liberales (en el sentido estricto de la palabra) paladines de los derechos, pero luego, en la vida real, escuchamos de abusos por parte de policías, jueces, fiscales… prepotencia de tribunales y cargos públicos, encubrimientos y otros ladrillos que levantan un muro infranqueable para los ciudadanos de a pié, eso significa que no solo tenemos mucho por hacer si no que hay que preocuparse por lo ya hecho. Hemos descuidado tanto el jardín que hoy parece una selva.

    ¿Por qué no hablar con las palabras que usa la gente normal, la de la calle? Hacer que la constitución este viva, y no enterrada en un polvoriento museo del olvido, en las estanterías de políticos y hombres de estado… ¡Que salga a la calle, que ría y vea la verdad tal y como es. La constitución necesita palabras de la gente. Que se entienda con la gente, que comunique, no que dicte. ¿Por qué no? Dejarla que se entere de las necesidades de hoy, las necesidades del mañana y no las de ayer.

    Más parece un felpudo que un libro de mesa, más parece un estorbo que una luz, más parece una piedra arrojadiza que una llave, pero todos le quieren meter mano a esta señorita; jueces, autoridades, militares, presidentes de comunidades autónomas… hasta la gente de la calle, que borraría gustosa todas las palabras que impiden que los delincuentes y terroristas cumplan largas condenas. Nadie la quiere como está. Ni el Rey, visto el género de su descendencia. De hecho, ningún partido nacionalista irá a la celebración en la que por cierto, estará su majestad.

    Son tantas las manos que intentan meterse debajo de esa falda… tantas las manos que no hacen más que “tocarle los huevos” por usar lenguaje real y de la calle, que la pobre tiene ya los huevos resobaos, como dice mi amiga Nadia.

    Todos manipulan a esta señorita, como si fuera una especie de pelele incapaz de responder a los ataques y a las violaciones. Quieren bailar con ella pero sólo con la música que ellos tocan. Lo malo queda debajo de esta alfombra roja por la que hoy, día de la constitución, pasean los políticos como si fueran actores en un gran festival de cine, protagonistas de películas antiguas, NO-Dos, caras y testimonios de lo mucho que costó llegar al 78.

    ¿Hay que aferrarse a ella? No, y claro ejemplo es que para dar entrada a derechos europeos se ha modificado sin ningún tipo de referéndum. Es decir: se puede modificar, actualizar, regar con agua limpia… fue un buen tapón o parche para las rencillas del pasado, pero hoy, esta dama necesita un “lifting”. ¿Quién se lo hará? ¿Los nacionalistas? ¿Zapatero? ¿Rajoy, que pertenece a un partido que se opuso a su creación? Por desgracia no es competencia de ninguno, si no de la gente, de nosotros… pero nosotros estamos tristemente representados por los políticos y ellos hacen y deshacen lo que les da la gana. Si alguien no está de acuerdo con esta afirmación que salga a la calle y pregunte opiniones.

    Echando la vista atrás, creo que las libertades de los años 70 o incluso principios de los 80… eran más frescas y abiertas que las de hoy. ¿Significa eso que ha habido un retroceso, que peligran nuestras libertades?

    A cuenta gotas vemos como desfilan alcaldes corruptos, concejales mafiosos, errores judiciales, palizas en comisarías, nacionalismos incendiarios y un sin fin de ciudadanos que han sufrido y sufren atropellos de todo tipo sin que la constitución haga su acto de presencia. Políticos perjuros que aceptaron el cargo sobre ella y después usan esa misma mano para aceptar sobornos, pedir comisiones o crear injusticias. Irregularidades y abusos que no son más que la punta de un iceberg oscuro y tenebroso que sin embargo, parece tener más influencia en la dirección de nuestro futuro, que un libro escrito y olvidado en 1978.

    La Constitución es por desgracia y a 30 años de su creación, una gran desconocida. Esta fiesta parece más una despedida, la última navidad de un octogenario, que una renovación de votos.
    ¡Felicidades, señora! O más bien, señorita. Que yo sepa, todavía no se ha casado con nadie.

    Pablo Jato – World Image Press

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.