Cataluña

Rigol propone darle al Estado “allá donde le haga daño” si el TC toca el Estatuto

[&hellip

Agencias / Redacción
Miércoles, 10 de diciembre de 2008 | 22:54

Joan RigolEl ex presidente del Parlamento autonómico, Joan Rigol (UDC), ha apostado este miércoles por darle al Estado “allá donde le haga daño” si el Tribunal Constitucional ajusta el Estatuto a la legalidad, y ha indicado que se le debería demostrar al resto de España que “está jugando con fuego”.

En una conferencia titulada ‘Recuperar las actitudes positivas’ en el marco del III Congreso Catalanista, el político nacionalista ha apostado por una reacción unitaria y contundente liderada por el presidente de la Generalidad, José Montilla. Y ha apuntado que las últimas encuestas revelan que el 36 por ciento de la población tiene una actitud más bien independentista.

Rigol, que también fue presidente de Unió Democràtica de Catalunya entre 1987 y 2000, ha argumentado que a Madrid “le asusta mucho” que exista complicidad entre la sociedad civil y los políticos, y ha asegurado que si no es así, Cataluña nunca será respetada y se impondrá la visión “centralista e imperialista” del Estado.

El ex senador ha propuesto recuperar para la política los valores del trabajo, la familia, la cultura y el civismo y, junto con la experiencia y la historia propia de Cataluña, construir una “propuesta de país” que entusiasme a los recién llegados ahora, y también a la inmigración de los años 50 y 60.

Y ha subrayado: “No es el Estatuto lo que nos dará la fuerza como país, sino esta unidad de tipo moral y espiritual“.

7 Comments en “Rigol propone darle al Estado “allá donde le haga daño” si el TC toca el Estatuto”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. lynx - Jueves, 11 de diciembre de 2008 a las 09:36

    Uy si, vamos a darle miedo a Madrid, buuuuuu…Los unicos que tenemos miedo somos la sociedad civil catalana no indoctrinada/abobada, ” propuesta de pais”, “unidad de tipo moral y espiritual”, menudo yuyu!

  2. Menelao - Jueves, 11 de diciembre de 2008 a las 10:57

    ¿Insumisión? Pierde más quien más tiene.

    Habría que promulgar un Decreto Ley por Vía de Uregencía mediante el cual ningún político tuviera la vida resuelta después de abandonar la política: sólo la pensión devengada por el ejercicico de su anterior profesión: camillero, barrendero, maestro de escoleta, conductor, panadero, comisionista, proxeneta, , etc.

  3. Menelao - Jueves, 11 de diciembre de 2008 a las 10:57

    Y ésta sería la única forma de que estos políticos simpresentables y sinvergüenzas dejaran de jugar con la tranquilidad, la seguyridad y el trabajo del prójimo.

  4. Feli - Jueves, 11 de diciembre de 2008 a las 12:01

    Uy!! que me duele que me ha hecho daño…
    Atontao fundamentalista que dice que un 36% tiene “más bien independentista”. Eso es lo que tu quisieras, iluso. Pero si algún día son mayoría, no sabes lo tranquilos que nos quedaremos en el resto de España, si os largais, y dejais de castigarnos los oidos todos los días con las memeces diarias

  5. Llordi - Jueves, 11 de diciembre de 2008 a las 14:03

    Curiosa grandeza la de esta democracia, que consiste sólo y exclusivamente en día sí día también “meter miedo a Madrit” para que así el “Estatutillo” no se toque ni una coma, sino… ¡¡que viene el lobo catalanista!!

    O sea: que eso de acatar las leyes de los Tribunales, ¡¡sólo para los “pringaos”!! Pero, si la cagan los catalanistas, a meter el miedo a los Tribunales, ¡¡que para eso son catalanistas!!

    ¡¡Ya nos tienen hartos de la misma monserga!!

  6. emilio - Jueves, 11 de diciembre de 2008 a las 15:53

    estoy deseando que los nacionlistas empiecen a movilizarse, haran el ridiculo como en el referendum.

  7. rumbero català - Domingo, 14 de diciembre de 2008 a las 12:50

    Pues a mi “la propuesta identitaria de país..” no me gusta y mucho menos “me entusiasma”.

    Y me parece que a la mayoría de la gente que no recibe prebendas ni subvenciones identitarias tampoco.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.