RevistaWeb

‘Urge que la naturaleza de este país, España, se decida pronto, para no tener la incómoda impresión de que estamos permanente inacabados y que, como eternos adolescentes, no podemos acceder a los debates adultos. Urge un tipo de Estado, éste o el otro, para que esta indefinición e insatisfacción continuas no acabe por sumirnos en el peor de los estados posibles, el del aburrimiento’

[&hellip

Redacción
Sábado, 27 de diciembre de 2008 | 08:50

Elvira Lindo, escritora, el 24 de diciembre de 2008 en El País:

‘Qué repetidos estamos. Es habitual encontrarse a personajes públicos declarando que no comparten la afirmación identitaria del nacionalismo y apostillando inmediatamente, “incluyendo todos los nacionalismos, el español también”. La apostilla es ya un clásico y no indica más que el temor que tiene un número importante de personas progresistas a ser señaladas como miembros del batallón contrario. Son temores nunca reconocidos por quienes lo padecen y que no sirven más que para ahogar cualquier debate. La apostilla debiera sobrar, sería lógico sobrentender que quien no entiende que los países se formen sobre la base de una pasión sentimental no hace una excepción con la nación española. En fin, qué importa ya. Lo que comienza a provocar el eterno conflicto autonómico español es una mezcla de desesperación y hastío. Es como si los problemas fundamentales siempre acabaran siendo devorados por los accesorios. El ser o no ser que nos es tan propio. Surge de pronto, como ahora, un asunto crucial, la crisis económica y, por un momento, queremos pensar que, lógicamente, acaparará la atención de todos (incluidos los que siempre están a lo suyo). Qué inocentes. Ya puede caerse el cielo sobre nuestras cabezas. Seríamos capaces de pelearnos por ver qué trozo de cielo nos corresponde a cada uno. Y no, no vale señalar a unos como más mezquinos que otros: al bonito juego del Tomaydaca se apuntan todos, incluidos quienes más lo critican.

Urge que la naturaleza de este país, España, se decida pronto, para no tener la incómoda impresión de que estamos permanente inacabados y que, como eternos adolescentes, no podemos acceder a los debates adultos. Urge un tipo de Estado, éste o el otro, para que esta indefinición e insatisfacción continuas no acabe por sumirnos en el peor de los estados posibles, el del aburrimiento’.

2 Comments en “‘Urge que la naturaleza de este país, España, se decida pronto, para no tener la incómoda impresión de que estamos permanente inacabados y que, como eternos adolescentes, no podemos acceder a los debates adultos. Urge un tipo de Estado, éste o el otro, para que esta indefinición e insatisfacción continuas no acabe por sumirnos en el peor de los estados posibles, el del aburrimiento’”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Antonio Bellido Vadillo - Sábado, 27 de diciembre de 2008 a las 18:39

    Soy vasco y admirador de Cataluña. He visitado muchos paises de Hispanoamérica y he sacado una conclusión: ¡Qué huella más profunda dejó España en esos países! Detesto la violencia de mi tierra chica y su afán por aniquilar la lengua universal de Cervantes. En ella escribí mis poemas y mis libro y en ella seguiré escribiendo. ¡Ojalá! que la sensatez impere en las mentes de los dirigentes vascos y catalanes y no priven a su niñez del conocimienmto de un idiomna universal, que pronto será cooficial en el país más rico del planeta y que se impone por necesidad en nuestro mundo globalizado. ¡Viva Euskadi!¡Viva Cataluña!¡Viva España!

  2. rumbero català - Domingo, 28 de diciembre de 2008 a las 19:58

    ¡Dios, qué buen vasallo si hubiera buen señor!.

    Sra. Elvira Lindo, precisamente su marido es de esos que usted critica (uno de esos falsos buenistas). Empiece por él. Se lo agradecería.

    Hasta que no se cayó del caballo (en la plaza de Sant Jaume) no vió la luz.

    Bienvenida al club. (aunque ud. y su marido sí son de los que pueden, si quieren y cuando quieren, vivir en otro país)

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.