Barcelona

Las cuatro barras vuelven a tener presencia en el Salón de Ciento barcelonés

[&hellip

Redacción
Viernes, 2 de enero de 2009 | 19:15

Salón de Ciento

El Salón de Ciento del Ayuntamiento de Barcelona, escenario de los actos más solemnes del consistorio, vuelve a lucir en sus paredes 15 tapices el siglo XIX, que se restauraron en 2004, con un coste total de 56.627 euros, y que desde entonces permanecían guardados.

Con esta decisión, el equipo de Gobierno municipal (PSC e ICV-EUiA) del Ayuntamiento cede ante la campaña ‘Volem els Domassos al Saló de Cent’ (‘Queremos los Tapices en el Salón de Ciento’) impulsada por internautas, en su mayoría independentistas, y cumple la decisión adoptada por unanimidad en el pleno local de noviembre de 2008.

Salón de Ciento

Los tapices son añadidos

Según el delegado de Presidencia del Ayuntamiento de Barcelona, Ignasi Cardelús, “una vez finalizado el 800 aniversario del rey Jaime I, creador del Consejo de Ciento de Barcelona, durante el cual se ha querido enfatizar el aspecto que debía tener este Salón en la época medieval, se han colgado de nuevo unas colgaduras que recuerdan otro período importante de Barcelona: cuando pueblos y villas de su entorno pasaron a formar parte de la ciudad, reforzando así su papel de capital de Cataluña”, según ha publicado la agencia de noticias Efe.

Los tapices contienen, además de la bandera de Cataluña, los escudos heráldicos de los municipios que en su día se agregaron a Barcelona: Las Corts de Sarriá, San Vicente de Sarriá, San Martín de Provenzales, San Juan de Horta, San Andrés del Palomar, Gracia y San Gervasio de Cassoles; así como leyendas alusivas a instituciones como el Consulado de Mar, los Cien Jurados, la Mesa de Cambio, versos de la Oda a Barcelona, de Jacint Verdaguer, y de la Oda Marítima de Rufus Festus Avienus.

1 comentario en “Las cuatro barras vuelven a tener presencia en el Salón de Ciento barcelonés”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Santi - Viernes, 2 de enero de 2009 a las 19:26

    Pues esta restauración no la veo mal, al igual que considero que el castillo de Montjuich debe conservarse tal cual y no mutarse en un museo de la paz y no se que milongas. Dicho sea de paso:

    Salvar el Museo Militar del Castillo de montjuich

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.