Culo al Viento

Júpiter

[&hellip

Juan Abreu
Lunes, 9 de febrero de 2009 | 11:31

Ya he dicho en alguna ocasión que si la tribu humana no hubiera inventado a los dioses (y sus tumores aledaños: religiones e iglesias) ahora estaríamos colonizando Júpiter. Ay, si a los cavernícolas se les hubiera ocurrido otra cosa, qué diferente sería la historia del progreso humano. Pero ya sabemos que miraron al cielo y vieron la Luna y las estrellas y pensaron: un Ser Superior y Todopoderoso ha creado esas inmensas luminarias.

Después la tormenta descargó sus rayos: el Ser Superior y Todopoderoso.

Y llegó un terremoto: el Ser Superior y Todopoderoso.

Y así nos va.

El asunto no ha mejorado mucho a pesar de los milenios transcurridos. Las religiones y sus iglesias continúan siendo los representantes del oscurantismo y la imbecilidad en la Tierra y han causado y causan un mal inconmensurable a la paz, la libertad, la felicidad y la vida de los seres humanos. Sus víctimas preferentes: las mujeres. ¡Gracias a estas fantochadas todavía en pleno siglo XXI millones de mujeres son consideradas ciudadanos de segunda clase, o sencillamente animales!

¡Aquí mismo, en la civilizada Europa, todavía hay mujeres que se sienten culpables de tener placer! Yo he conocido algunas a las que esa culpa les arruina el orgasmo. Que es, como se sabe, el único acontecimiento divino que existe.

Leo que han tenido que presionar al Vaticano para que obligue a retractarse al obispo Richard Williamson, un señor que afirma que el Holocausto no existió y que las cámaras de gas nazis no son más que un invento de los malignos judíos asesinos del señor Jesús. Leo que el Papa hace campaña para negar el derecho a morir en paz a la pobre Eluana.

¿Por qué será que no me sorprende?

Por otra parte, hace unos días, el gobierno socialista se dedicó a mimar a enviados de Benedicto XVI. Sonrisitas y el vergonzoso espectáculo de autoridades elegidas por ciudadanos libres rindiendo pleitesía a los emisarios de una teocracia.

No hay espectáculo más repulsivo que el de representantes de una democracia inclinándose ante un Papa, un Imán u algún otro embaucador neocavernícola.

Las fuerzas del oscurantismo tan activas como siempre y, frente a ellas, políticos que traicionan el más preciado logro democrático: el imperio de la razón.

Pero ya sabemos que un político es capaz de las mayores bajezas con tal de mantener el puesto y las prebendas anexas o ganar algunos votos.

Lo que digo, estaríamos colonizando Júpiter.

Juan Abreu es escritor y autor del blog Emanaciones.

3 Comments en “Júpiter”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Bruna - Martes, 10 de febrero de 2009 a las 10:56

    Estos socialistas son, para usted, impresentables, no lo dudo, pero estos días nos estamos enterando de unas cosas por parte de los representantes que se llaman liberales, que son como para estar bien contentitos. Por cierto, si hay que reconocer el apoyo a la causa de la libertad cubana por parte de los liberales casi hasta me da vergüenza hacerlo. Porque cada vez menos entiendo ese adjetivo que se aplican políticamente hablando. Liberales, dicen. Prepotentes y enriquecidos a nuestra costa les diría yo.
    Y se me olvidaba… al Vaticano también van y lo reciben estos mismos políticos que se llaman liberales. Sea en Valencia o en Madrid. Y al señor Berlusconi le quieren cantidad. Al menos, eso parecía cuando el señor Aznar le invitó a la boda de la niña ¿no?
    Como decía alguien, y parece cierto, ‘de cerca, nadie es normal’.
    Usted y yo, tampoco.

  2. beni - Martes, 10 de febrero de 2009 a las 13:07

    Amén.

  3. J.V.M. - Martes, 10 de febrero de 2009 a las 13:34

    Suscribo, con todos mis respetos, todo lo del articulo. Me atreveria añadir algo, todos los politicos y todos los adultos del mundo que se inclinan ante un fakir o mago religioso son cavernicolas y algo peligrosos.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.