Opinión

Cafres

[&hellip

Francisco M. Toro
Martes, 3 de marzo de 2009 | 15:19

A los cafres, porque en la salud o en la enfermedad,
en la riqueza o en la pobreza, en el fondo,
todos somos lo que queremos ser.

El búfalo cafre o búfalo africano o Syncerus caffer es uno de los bovinos más recios, fuertes y poderosos. El búfalo cafre es sociable; esto es, vive en grandes rebaños. Aún así, es un animal malcarado, con un marcado mal humor y una agresividad constante.

Sus cuernos son de grandes dimensiones; al curvarse, sus extremos pueden llegar a estar a un metro de distancia en el caso de los machos.

El cafre humano es una especie cercana al garrulo. Ambos comparten ciertos patrones sociales, tales como hablar alzando la voz o el deseo constante de ser el centro de atención, sea cual sea el contexto en el que se encuentran. Pero siendo parecidos, no son lo mismo. La línea que separa al cafre del garrulo es mucho más sutil que la que existe entre la difamación y la libertad de expresión.

Esta tarde he visto en la calle a una de las hembras dominantes del rebaño de garrulos de mi barrio. Se sigue creyendo tan sensual como siempre. Pobre. Está embarazada. Iba fumando. En una autopsia comprobaríamos que esta tarde era más cafre que garrula.

El fenómeno garrulo es exclusivo de una clase social y de unos barrios determinados. El fenómeno cafre afecta transversalmente a toda la sociedad. Es posible, pues, encontrarles comprando churros un domingo por la mañana o viajando en clase business. Todo nuevo rico lleva un cafre dentro, latente, dispuesto.

El cafre común es ese vecino que no pierde ocasión para corregir a todo el mundo que le rodea. Ojo avizor, acecha a sus presas, implacable. Al llegar el momento adecuado zas te dicen qué y sobre todo cómo. Para el cafre el médico, el profesor, el mecánico, no tienen ni idea. Todo lo hace él mejor y más rápido. Claro.

Los cafres son los enteraos de la chirigota del Selu: “Dios hizo el mundo en seis días… yo lo hubiera hecho en dos”.

Tienen los cafres una habilidad especial para machacar hasta la extenuación a la jovencita en prácticas novata de la tienda. Les encanta protestar a voz en grito cuando la cajera no trabaja al ritmo deseado. Su felicidad es proporcional a lo que ellos entienden como tu fracaso.

Pero estos astados obtienen su máximo placer cuando un inmigrante intenta venderles algo en un bar. ¿Han visto alguna vez a un ñu bebiendo en la orilla de un río infestado de cocodrilos? Nuestro cocodrilo, agazapado, ignora que la persona a quien pretende humillar con cualquier gracieta de trepanado solo ha sido capaz de atravesar un desierto, el espino metálico, las corrientes caprichosas de un mar, el hambre, el frío y el desarraigo.

El cafre es tu vecino del sexto que, debido a sus dificultades de adaptación a la vida inteligente, aún fuma en el ascensor. La cafre es esa señora de gafas que vitorea a su alcalde aún cuando la Guardia Civil se lo está llevando arrestado por malversación de fondos. A los cafres les encanta entrar corriendo a El Corte Inglés el primer día de rebajas.

El cafre es ese que te dice que te vas a quedar para vestir santos, aunque todos sabemos que tanto él como su mujer eran, son y serán los más tontorrones del pueblo. Uno siempre piensa lo horrible que debe de ser una conversación de sobremesa en esa casa. Muchos cafres incluso explican chistes en situaciones tan especiales como los entierros. Así como el búfalo cafre se reproduce en cualquier época del año, para el cafre humano cualquier estación es idónea para joder al prójimo.

Desafortunado es un adjetivo que les va.

5 Comments en “Cafres”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Sánchez Alcalá - Miércoles, 4 de marzo de 2009 a las 12:17

    Los cafres son como los políticos corruptos: los hay en todas partes. El último caso es el Camarón de Alcaucín. “No tengo dinero” cantaba el tío a quejío partío.

  2. MGA - Jueves, 5 de marzo de 2009 a las 15:40

    Un inciso, con perdón.

    También tenemos cafres cibernéticos. Más comunmente conocidos como trolls, se dedican a sabotear toda web que no sea de su cuerda, buscando el protagonismo y que todo gire en torno a ellos, confundiendo la persuasión con el matonismo, y las razones con los insultos.

    También son desafortunados; y toda página tiene su ración.

  3. Juan Robles - Jueves, 19 de marzo de 2009 a las 11:19

    CAFRE= Bárbaro, cruel, zafio y rústico.

    Francisco M. Toro,
    Su artículo podría ocupar páginas y páginas y aún así se quedaría corto evidenciando las acciones de los cafres de esta estúpida sociedad maleducada y asocial.

    Ha referido Usted ejemplos de crueldad, barbaridades y zafiedades que ha advertido en varios ejemplos absolutamente reales. Pero se queda corto y comprendo que, como decía al inicio, no habría páginas suficientes para concretar las maldades del ser humano.

    Me permitiré sugerirle la lectura de un pequeño gran libro que ayudaría mucho a confiar en la sociedad y a ver el futuro con optimismo solicitando y recibiendo cuanto pida a la gran “fuerza de atracción” universal. Tan importante como la misma fuerza de gravedad: “The Secret” (El secreto que está traducido a todos los idiomas, escrito por la americana Rhonda Byrne)

    Felicidades por su introducción al conocimiento y reconocimiento del cafre y lo más lamentable es que harán caso omiso de su denuncia porque lo primero es saber y querer leer.

    Buenos días y buen fin de semana.

    Juan Robles

  4. ZODIAC - Domingo, 3 de mayo de 2009 a las 15:56

    enanos, vosotros no sabéis lo que es ser un cafre. se dijo, siempre se dijo que yo era una bestia, un criminal y nunca un cafre. me gusta lo de cafre y me parece que yo ahora soy un cafre. Os lo iré demostrando, atontaos.

  5. Jaime - Jueves, 21 de mayo de 2009 a las 09:45

    Vaya! me he dado cuenta que estoy rodeado de cafres, jajaja

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.