Culo al Viento

Políticos

[&hellip

Juan Abreu
Lunes, 23 de marzo de 2009 | 14:08

¿Por qué los políticos deben andar en coches que cuestan casi medio millón de euros?

Podría argumentarse que trabajan mucho y cuando terminan la jornada deben ir cómodos a casa. O que son verdaderas lumbreras y han pasado gran parte de su vida estudiando duramente para servir a sus conciudadanos y por tanto, merecen viajar a todo lujo.

Este no parece ser el caso. Trabajar, poco, a juzgar por los resultados, y la brillantez intelectual de la mayoría brilla por su ausencia; para comprobarlo basta oírlos hablar. Muchos se expresan con franca pobreza y alguna ministra farfulla en una jerga ininteligible. El mismísimo presidente es bastante del montón. Intelectualmente hablando.

Pero aunque trabajasen mucho y fuesen eminencias. ¿Hay que pagarles cochazo por ello?

No lo creo. En ese caso habría que pagar cochazo a costa del contribuyente a paletas, albañiles, profesores universitarios, grandes escritores, cirujanos. Por poner unos pocos ejemplos.

Entonces, repito, ¿por qué hay que pagarles un coche de lujo a estos señores?

Durante mis años vividos en USA, siempre me llamó la atención que los políticos nunca parecían perder de vista que eran sirvientes de los ciudadanos. No quiero decir que allí no haya demagogos y delincuentes entre los políticos, por supuesto que los hay. Pero está muy enraizada la saludable idea de que los políticos son sirvientes. Cualquier ciudadano se dirige a sus representantes con respeto pero siempre con la autoridad del empleador. Tiene presente que él está pagándole el sueldo, la oficina, el coche, la comida, al político.

En España es totalmente diferente. Aquí los políticos discurren con aires de diva, con aires de cuidadito que no te apruebo la licencia, con aires de pero qué se ha creído el populacho.

No parecen sirvientes, que es lo que son, sino miembros de una secta privilegiada y arrogante. Una secta que merece coches de lujo, trajes caros, hoteles de cinco estrellas, sueldos de ensueño y múltiples prebendas que los contribuyentes deben estar orgullosos de pagar. Una secta de ricachones despilfarradores del dinero ajeno.

Acabo de ver una foto de Carod con un indígena de Ecuador. Regala por allá un millón de euros en nombre de la Sagrada Lengua. Corrupción exhibida y publicitada y perfecta estampa de político de las tribus españolas.

Indistinguible de un fullero.

Los políticos españoles han llegado a niveles estratosféricos de descaro. Hace poco Solbes se permitió hablar de “crecimiento negativo”. ¡Crecimiento negativo! Como si tal cosa. Y luego se va a poner su culo gordo en el coche de lujo sin que nadie lo eche a patadas por burlarse de la inteligencia de los que le pagan el sueldo.

¡Crecimiento negativo!

¿Por qué los ciudadanos deben pagar cochazo a un político? ¿Es que no pueden viajar en un coche de media gama o en el metro como cualquier otro trabajador?

Parece que no. Son una fauna especial, sin duda.

Ahora que lo pienso, tal vez tienen los culos extremadamente delicados y solo pueden plantarlos en los acolchados asientos de esos cochazos.

Juan Abreu es escritor y autor del blog Emanaciones.

4 Comments en “Políticos”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. MGA - Lunes, 23 de marzo de 2009 a las 15:11

    El nivel de nuestra democracia es cada día peor. Estamos en manos de una nueva secta que ha corrompido el sistema hasta convertirlo en una partitocracia no ilustrada.

    Los políticos de la transición entraron en política desde la esfera privada. La generación que ahora nos gobierna no ha dado un palo al agua en la vida, han sido políticos profesionales y no saben lo que es trabajar “ahí fuera” para ganarse el pan.

    Súmenle el complejo de nuevo rico, pobrecillos ellos, y a gastar sin freno y casi sin disimulo.

  2. Santi - Lunes, 23 de marzo de 2009 a las 19:44

    Acertado artículo de Juan y acertado comentario de MGA, en España el complejo de cacique que alardea todo político sigue vigente sea de la ideología que sea, y lo más jodido de todo es que es un mal endémico.

    Pensar que en el Congreso llegó a emitir discursos españoles de a talla de Miguel de Unamuno, y hoy en día tenemos una jaula de grillos de mediocres entrajados y divas vestiditas. Ni que decir de los parlamentos autonómicos y de los plenos de los ayuntamientos.

  3. MGA - Lunes, 23 de marzo de 2009 a las 19:58

    Gracias, Santi. La verdad es que la política está en manos de secretarios y políticos de partido, gentes alejadas de la realidad de la calle, a los que nuestras miserias y problemas poco o nada importan.

    Lo demuestran fehacientemente con su gasto descomunal e injustificable, y creando problemas y agravios que a nadie, en su sano juicio, importan.

  4. fanderubianes - Jueves, 26 de marzo de 2009 a las 19:45

    El gusano ha vuelto a salir para dejar sus babas.

    Supongo que se siente muy superior a los indígenas. Todos los racistas son iguales. Imagino que lo mejor que pueden hacer es desaparecer para no molestar a quienes detestan la diferencia.

    Pero resulta que para los indígenas americanos la “sagrada lengua” es mucho más que un símmbolo. Ellos son los legítimos poseedores de enormes extensiones de tierras comunales.

    La diferencia entre 4000 campesinos más pobres que las ratas y una nación poseedora de un millón de acres de tierra, puede ser el uso de una lengua indígena y el sentimiento de pertenencia a una nación originaria.

    Los mestizos y terratenientes tienen prisa en que desaparezcan los pueblos indígenas. Hasta entonces, siempre puede aparecer un Evo Morales que les restituya su herencia.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.