Culo al Viento

‘La Internacional’

[&hellip

Juan Abreu
Lunes, 4 de mayo de 2009 | 12:52

En España los socialistas cantan La Internacional. Sin el menor pudor. Una cancioncita que ha servido de música de fondo a los grandes exterminios del comunismo, una cancioncita que suena a campos de trabajo forzado, a hambrunas, a persecución y asesinato de intelectuales y poetas.

La cantan como si tal cosa, con el puñito alzado.

A mí La Internacional me produce náuseas. La inventaron los franceses, pero se convirtió en el himno de la Unión Soviética, de los comunistas y de todos los asesinos que en el mundo han sido en nombre del proletariado. Da para mucho lo de los proletarios. Sólo hay que ver los culos gordos de Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo para constatarlo.

Sindicatos domesticados, dicho sea de paso, acallados a golpe de subvenciones, los de España. Pero ese es otro tema.

Hubo una época en que para ser un delincuente respetable, un criminal respetable, aplaudido por la inteligencia europea, había que cantar La Internacional. Para los socialistas españoles y para los dirigentes sindicales españoles esa época no ha pasado. Ahí estaban el 1 de Mayo, cantando con el puño en alto como en una vieja película de terror.

La Internacional me produce asco, qué les voy a decir. Recuerdo que en Cuba nos obligaban a cantarla cada vez que el Gobierno hacía cualquier canallada. Metían a mil infelices en la cárcel, a cantar La Internacional; nos tocaba por orden de los rusos invadir Angola, a cantar La Internacional. Llegaba en viaje oficial un genocida soviético con el pecho lleno de medallas, a cantar La Internacional. Anunciaban mayores hambres y menos derechos para los trabajadores cubanos, a cantar La Internacional.

En Cuba, un país donde las huelgas están prohibidas, los obreros cantan La Internacional.

Esa tonadilla comunista se presta para cualquier cosa. En Europa, todo el mundo se ofende si le dicen nazi, pero nadie se ofende si le dicen comunista. Esto, a pesar de que los asesinados y esclavizados por los nazis no suman ni la décima parte de los asesinados y esclavizados por los comunistas.

La definición más perfecta de un comunista la hizo la Premio Nobel Doris Lessing. Dijo: “un comunista es un asesino con la conciencia tranquila”.

Genial.

En España, lo curioso es que los que cantan La Internacional son una tropa de burgueses de siete suelas que si les quitan los cochazos y los after shave de Chanel se suicidan. Hay que verles las panzas. Y los coches. Y las vestiduras. Y los mofletes.

Para eso ha quedado La Internacional: es el himno de los burgueses que se disfrazan de proletarios para sacar lasca.

Hace poco ví una foto de la señora Pajín y otro preboste del PSOE de cuyo nombre no me acuerdo, con el puño en alto y cantando el espeluznante himno de los comunistas. Aquello daba asco, pero también un poco de lástima. Qué gente.

¿Serán malvados o sencillamente estúpidos?

Juan Abreu es escritor y autor del blog Emanaciones.

11 Comments en “‘La Internacional’”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Fred - Lunes, 4 de mayo de 2009 a las 15:36

    Estúpidos, seguro…

  2. MGA - Lunes, 4 de mayo de 2009 a las 16:59

    Ambas cosas y, además, hipócritas.

    Cómo mola decir que uno es de izquierdas, de los buenos, mientras se nada en la abundancia.

  3. Apoli - Martes, 5 de mayo de 2009 a las 11:19

    Señor Abreu, de acuerdo. Me gustaría que un dia escribiera algo sobre la ultra derecha española y la relación con la europea, si es que hay relación de ideas o son distintas.A mi me parece que los fines son otros y en parte opuestos.Intentelo.

  4. MGA - Martes, 5 de mayo de 2009 a las 11:34

    Ya salió un progre con la cantinela de siempre: para criticar a la izquierda, primero hay que justificarse criticando a la derecha. Venga ya.

  5. MGA - Martes, 5 de mayo de 2009 a las 12:47

    Junio, encantado de verte por aquí. Abreu publica sus artículos semanalmente. Vale mucho la pena pasarse por aquí para leerle. Puedes consultar sus artículos más antiguos en su bló: http://www.emanaciones.com

  6. Apoli - Martes, 5 de mayo de 2009 a las 13:39

    Fanderubianes : L’Abreu no se qui es,mai havia sabut d’ell fins que l’he vist aqui. Deu se justet com una cantonada o bé es llest i escriu per aquesta farandulada i en viu.

  7. fanderubianes - Martes, 5 de mayo de 2009 a las 13:50

    Apoli

    La veritat és que en un primer moment jo em vaig creure que era un escriptor de veritat de l’exili cubá. Que n’hi ha i de bons.

    La búsqueda a internet la vaig fer de bona fe, per veure qui era el personatge i que havia escrit i vaig quedar parat. No era ningú! Tenia menys entrades que el Joel Joan.

  8. Apoli - Martes, 5 de mayo de 2009 a las 15:39

    MGA Al escritor Abreu no le ofendo, solamente digo que no le conozco y por lo que leo aqui de él me parece una mediocridad. Google, aún que a ti no te guste, es una vara de medir mundialmente reconocida, y para finalizar te diré que a ti no te ofendo y tu no sabes replicar nada sino insultas, es una manera de saber tu personalidad y educación.

  9. MGA - Martes, 5 de mayo de 2009 a las 15:46

    Apoli, muy bien, tú sí que sabes. Au, a fer la ma.

  10. Juan Robles - Martes, 5 de mayo de 2009 a las 20:46

    Veamos, repasemos con un poco de paciencia y espíritu crítico este tema tan delicado de un himno tan famoso e histórico como “La Internacional”.

    La Internacional está considerado como el himno oficial de los trabajadores del mundo entero y de la mayoría de los partidos comunistas y socialistas así como de los anarquistas. La letra original, en francés, es de Eugène Pottier, y fue escrita en 1871 dentro de su obra Cantos Revolucionarios. En 1888 Pierre Degeyter la musicalizó en sólo tres días.

    El 23 de julio de 1888 se interpreto por primera vez en público. El 8 de diciembre de 1896 La Internacional es adoptada como himno oficial de los revolucionarios. En 1899, en otro 8 de diciembre, lo adoptan todas las organizaciones socialistas francesas al finalizar el Primer Congreso general en París.

    El día 3 de noviembre de 1910 se convierte en el himno de todos los trabajadores del mundo, en el Congreso Internacional de Copenhage.

    En 1919 Lenin la oficializa en la Tercera Internacional y se convierte en el himno nacional de la Unión Soviética hasta el año 1943. Su letra ha sido traducida a casi todos los idiomas del mundo. Su presencia es importante en países con sistema socialista/comunistas como Cuba.

    Hasta aquí cuanto he creído conveniente recopilar de este himno que en la España actual es popular entre los “pobres burgueses” de influencias circunflejas: Almodóvar, Bardem, Sabina, Ana Belén y su inseparable joroba, Victor Manuel –el nieto del abuelo minero que “sacaba negro carbón allí en la mina” (Nos ha jodido mayo con sus flores prematuras: carbón y negro, será ridículo el menda), Ramoncín -el sexagenario mas joven y moreno de España- Massiel, las hermanas Cruz, la Sinde, hoy ya ministra, la Chacón – la de Rubianes y “puta España”-naturalmente Zapatitos y su señora esposa, ministros, ministrables, ex ministros, senadores, pelotillas todos. No puedo ni quiero sacar la/s fotos de aquellos momentos insultando a voz en grito a España y con los puños en alto –unos del brazo izquierdo y otros del derecho- porque no saben que los sociatas alzan uno y los comunistas el otro.

    Y todos ellos, como fin de “fiesta mayor” de pueblo trabajador, tal vez minero asturiano o leones, con la copa de champagne en la mano no alzada, lanzados a improvisar la Internacional, porque la inmensa mayoría no conocían ni les interesa su texto, la letra. Solo un acompañamiento, entre trago y trago, como cuando entonan el Himno Nacional español: Chunda, chunda…. Y así hasta “agrupémonos todos en la lucha final. El género humano es la Internacional” (Y terminar con un bis esta última estrofa)

    En esto se ha convertido este himno de las clases obreras y oprimidas por el comunismo, sobre todo y todos. Entre sus acordes los rojos de Rusia, Cuba, España, etc… han disparado centenares de miles de veces, tal vez millones, para asesinar a la oposición tanto conservadora como a sus propios camaradas. Yo diría que sobre todo a los camaradas anarquistas, comunistas arrepentidos y a sus propios tiranos que terminaros sus días mordiendo el plomo al son entrecortado, sordo e incomprendido de la Internacional.

    Dice Abreu en el inicio de su artículo:

    “En España los socialistas cantan La Internacional. Sin el menor pudor. Una cancioncita que ha servido de música de fondo a los grandes exterminios del comunismo, una cancioncita que suena a campos de trabajo forzado, a hambrunas, a persecución y asesinato de intelectuales y poetas.

    La cantan como si tal cosa, con el puñito alzado.

    A mí La Internacional me produce náuseas”

    Juan, amigo, a mi no me dan nauseas. Me emociona y me indigna que esta gente burguesa y rica hasta las cachas se atreva a canturrearla, porque otra cosa no saben hacer.

    “En eso se ha convertido la Internacional: el himno de los burgueses disfrazados de proletarios para sacar lasca”. Son tus últimos cometarios que terminan:

    ¿Serán malvados o sencillamente estúpidos”

    Felicidades como en cada artículo que aparece en esta sección, la única que me permito comentar, de un tiempo a esta parte, con mi propio nombre.

    Juan Robles
    Editor

  11. Juan Robles - Martes, 5 de mayo de 2009 a las 21:08

    Para los aficionados que estén obligados en próximas celebraciones, bodas, mítines socialistas, cumpleaños de destacados circunflejos, facilito la copia del texto de La Internacional que he sacado de Internet y así podrán abandonar el “chunda, chunda…

    ¡Arriba, parias de la Tierra!

    ¡En pie, famélica legión!
    Atruena la razón en marcha:
    es el fin de la opresión.

    Del pasado hay que hacer añicos.
    ¡Legión esclava en pie a vencer!
    El mundo va a cambiar de base.
    Los nada de hoy todo han de ser.

    Agrupémonos todos,
    en la lucha final.
    El género humano
    es la internacional. (Bis)

    Ni en dioses, reyes ni tribunos,
    está el supremo salvador.
    Nosotros mismos realicemos
    el esfuerzo redentor.

    Para hacer que el tirano caiga
    y el mundo siervo liberar,
    soplemos la potente fragua
    que el hombre libre ha de forjar.

    Agrupémonos todos,
    en la lucha final.
    El género humano
    es la internacional. (Bis)

    La ley nos burla y el Estado
    oprime y sangra al productor;
    nos da derechos irrisorios
    no hay deberes del señor.

    Basta ya de tutela odiosa,
    que la igualdad ley ha de ser:
    “No más deberes sin derechos,
    ningún derecho sin deber”.

    Agrupémonos todos,
    en la lucha final.
    El género humano
    es la Internacional. (Bis)

    Versión que se usó hasta la Segunda República, actualmente mantenida por el Partido Comunista de España. (IU)

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.