Cataluña

Mas pide una CiU fuerte para evitar que España asimile y diluya a Cataluña

[&hellip

Agencias / Redacción
Miércoles, 6 de mayo de 2009 | 16:29

Artur MasEl presidente de CiU, Artur Mas, ha señalado este miércoles que “solo partidos nacionalistas muy fuertes y con mucho apoyo social en Euskadi y en Cataluña pueden impedir que naciones como estas queden asimiladas y diluidas en el conjunto del Estado español”.

“La única garantía real y eficaz para impedir esta asimilación dentro del magma español son los partidos nacionalistas muy fuertes y con gran apoyo, que en Euskadi quiere decir PNV y en Cataluña, hasta que no se demuestre lo contrario, CiU”, ha añadido.

En una rueda de prensa en el Parlamento autonómico de Cataluña, Mas ha hecho una valoración de la investidura de Patxi López como lendakari y ha remarcado que el acuerdo entre PP y PSOE se ha producido porque ambos “en el fondo comparte un mismo modelo de estado”, que pasa por “ir desdibujando primero y borrando después el carácter plurinacional del Estado español”.

Para él, el acuerdo vasco es “una acción directa contra la España de las diferentes naciones para impulsar una España de una sola nación”, y ha considerado que “aquella España plural sobre la cual el partido socialista hacía tanta bandera, ha firmado el acta de defunción” para dar paso a un estado “poco plural y muy uniforme”.

El líder nacionalista ha calificado de “paradoja” que haya sido el PSOE y no el PP de José María Aznar el que haya “desalojado a CiU y PNV” de los gobiernos autonómicos de Cataluña y el País Vasco “con el apoyo de quien fuese”. “En Euskadi, en nombre del españolismo, y en Cataluña en nombre de las izquierdas”, ha sentenciado.

Según Mas, “cuanto más dividido está el espacio nacionalista, más fuerte acaba siendo el españolismo en Euskadi y en Cataluña”.

7 Comments en “Mas pide una CiU fuerte para evitar que España asimile y diluya a Cataluña”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Goles - Miércoles, 6 de mayo de 2009 a las 21:18

    De momento pidamos goles y que gane el Club Barcelona.

  2. O al menos - Miércoles, 6 de mayo de 2009 a las 22:22

    Un Gool!

  3. Un deseo - Miércoles, 6 de mayo de 2009 a las 22:41

    Cumplido al final un Gooool! ENHORABUENA BARÇA!!!.os traje suerte!

  4. dani - Jueves, 14 de mayo de 2009 a las 12:12

    pues reza que barcelona no sea la capital de españa en lugar de madrid al cual apoyarias

  5. Juan Robles - Domingo, 17 de mayo de 2009 a las 20:17

    :Juan Robles | 17 de Mayo de 2009

    Hace pocos días, estando de “puente” en Italia y con mucho tiempo disponible, dediqué una breve historia de España o más bien, desde cuando se pudo usar este nombre como nación indisoluble a nuestra bloquera y compañera MARIACRUZ. Hoy domingo, mientras veo de reojo la final del trofeo de tenis de Madrid, he recopilado algunos textos, la famosa Britannica y otras fuentes de referencia para recordar, estar consciente de la importante historia de Cataluña y “colgar” este escrito donde más idóneo me parezca en la web con esta “BREVE” INTRODUCCIÓN A LA HISTORIA DE CATALUÑA.
    La unión de los diferentes condados configura una comunidad, a partir de la cual los condados serán hereditarios, aunque dependientes todavía de los reyes francos. Una hábil política de enlaces matrimoniales unirá los diferentes condados pirenaicos al de Barcelona, la antigua Barcino romana.
    La frontera entre territorios catalanes (Catalunya Nova) y musulmanes (Catalunya Vella), se mantuvo prácticamente hasta el siglo XII, donde el naciente feudalismo unido a los derechos romano y canónico, propició la aparición de nuevas instituciones catalanas, así como de textos jurídicos como los Usatges que regían esa estructura feudal.
    A partir de la boda del conde de Barcelona Ramón Berenguer IV con la princesa Petronila de Aragón en 1137, se unieron los dos países bajo la misma corona conservando cada uno de ellos su lengua, derecho e instituciones.
    La expansión política de la corona se dirige hacia el norte de los Pirineos fracasando en 1213 con la muerte de Pedro I el Católico, aunque su hijo Jaime I el Conquistador arrebatará posteriormente a los musulmanes los reinos de Mallorca y Valencia configurando la etapa de mayor expansión peninsular y mediterránea de la corona de Aragón, implicando un importante desarrollo que convertiría Cataluña en una gran potencia marítima y comercial.
    Se consolidan en este periodo instituciones como el Consejo de Ciento, las Cortes Generales y el Consulado del Mar.
    La unión con Aragón (1131 – 1213)
    A la muerte sin descendencia de Alfonso el Batallador (1134) rey de Aragón y Navarra, se planteó una importante crisis sucesoria, ya que el rey en su testamento dejaba sus reinos a las órdenes militares del Santo Sepulcro, el Hospital y el Temple.
    La nobleza y la familia real aragonesa se manifestaron en contra de las últimas voluntades de su monarca y buscaron el familiar más cercano en la figura de su hermano Ramiro el Monje, obispo de Roda (Ribagorça), que hubo de abandonar sus votos y casar con Agnés de Poitiers (nieta del conde de Tolosa), naciendo su hija Petronila en 1136. Dinar de plata del conde Ramón Berenguer III.
    A partir de este momento tanto el rey de Castilla como el conde de Barcelona iniciaron gestiones diplomáticas para obtener la mano de la princesa y unirse a Aragón.
    Finalmente el 11 de agosto del 1137 se celebraron los esponsales del conde de Barcelona Ramón Berenguer IV con Petronila, obteniendo el conde el título de principe de Aragón, sin renunciar al título condal.
    En 1147 Ramón Berenguer IV, conjuntamente con el rey de Castilla, realizan varias expediciones por tierras andaluzas hasta Almería, y también incursiones por el reino de Murcia.
    En 1148 conquista el reino de Tortosa, con ayuda de las milicias genovesas, un año después conquista el reino de Lleida, también en poder musulmán, completando así la unificación del territorio del principado, sumando a los territorios ya heredados de la Catalunya Vella los recién conquistados llamados la Catalunya Nova. En el tratado de Tudellén (1151) se repartirán las zonas de influencia en la península entre los reinos de Castilla y Aragón.
    En 1162, tras la muerte de Ramón Berenguer IV, su hijo Alfonso es proclamado el primer conde-rey, casando a los 20 años con Sancha de Castilla. Este monarca afianzó la incorporación a la corona de la Provença y el Rosselló.
    Por otra parte, desde el Concilio herético del 1167, se formaron los obispados cátaros que fueron difundiendo una nueva doctrina, atractiva por su simplicidad y por la pobreza de sus miembros, muy contrastada con la vida opulenta de una parte del clero católico.
    Establecidos en la Occitania francesa y en algunas áreas de Cataluña, causaron recelo en las instituciones católicas, desembocando la situación en que el sucesor del rey Alfonso, Pedro II, presionado políticamente por el papa Inocencio III, los expulsara y persiguiera en medio de una dualidad personal, muriendo en la Batalla de Muret (1213) y perdiendo los dominios occitanos.
    La dinastía de la casa de Barcelona se extingue en el año 1410 con la muerte sin descendencia del rey Martí I. Mediante el Compromiso de Caspe se introduce entonces una dinastía castellana en Cataluña con Fernando I de Antequera, de la familia Trastámara.
    Tras el enlace del rey Fernando II con Isabel de Castilla se unieron los dos reinos manteniendo las instituciones propias de cada uno, volviendo la paz al país catalán, únicamente inquieto por las guerras de las remences.
    El descubrimiento de América no favoreció a Cataluña, que quedó apartada de los beneficios, cerrada en sí misma en un entorno de proliferación del bandolerismo y los ataques centralistas contra sus libertades y privilegios, que desembocaron en una guerra de separación con Castilla.
    Al morir Carlos II, extinguiéndose la dinastía de los Austrias, Cataluña apoyada por Inglaterra, Austria y los Países Bajos se decide por la continuidad austriaca de la corona, frente a la dinastía borbónica que la pretendía, participando en la Guerra de Sucesión que perdió tras la caída de Barcelona el 11 de Septiembre de 1714. El monarca borbónico aplicó entonces a los Catalanes el derecho de conquista, suprimiendo su lengua y todas las instituciones del país.
    El siglo XX será el inicio de la recuperación de las instituciones catalanas al amparo de las Repúblicas Españolas, aprobándose en 1932 el Estatut d’Autonomia.
    Tras la Guerra Civil, 1936-1939, fueron derogadas todas las instituciones catalanas, estableciéndose en España cuarenta años de dictadura que finalizaron en 1977 con la vuelta de la monarquía constitucional en la figura del rey Juan Carlos I, la aprobación de un nuevo Estatut d’Autonomia y la reinstauración de la Generalitat.
    Y ahora podemos todos discutir la españolidad de Cataluña y los motivos de que hoy en día forme parte indisoluble de la nación española, guste o no. Obviamente el futuro está por escribirse pero entretanto no inventemos según sople el viento.
    Juan Robles
    Editor

  6. fanderubianes - Domingo, 17 de mayo de 2009 a las 21:06

    No hi ha ningú per esborrar l’espam d’aquesta pàgina?

  7. Santi - Domingo, 17 de mayo de 2009 a las 22:58

    La carencia de argumentos se refleja en tu impotencia e incapacidad para responder. Una vez más, quedas en evidencia.

    Ahora tómate la pastilla y vete a dormir.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.