Culo al Viento

SGAE

[&hellip

Juan Abreu
Lunes, 11 de mayo de 2009 | 10:30

La sigla se ha convertido en una especie de mala palabra. Uno lee SGAE (Sociedad General de Autores y Editores) y la cosa evoca pandillas de recaudadores despiadados que lo mismo le arrebatan la comida de la boca a un agonizante que interrumpen una boda o un funeral para exigir su tajada en impuestos constantes y sonantes.

Vaya gentuza, se dice uno cuando lee o escucha: SGAE.

Yo, como autor, debería estar de acuerdo con el engendro. Pero ¿cómo estar de acuerdo con unos recaudadores de impuestos paragubernamentales? ¿Cómo estar de acuerdo con los inventores del famoso canon, una atrocidad que grava la compra de soportes de memoria asumiendo que todo el que los adquiere se dedica a la piratería.

Eso me recuerda la famosa Ley de Peligrosidad de los Castro, que te manda a la cárcel no por cometer un delito sino porque la policía determina que tal vez puedes llegar a cometerlo algún día.

Buena compañía para la SGAE: los Castro.

Cada vez que compro un cd para copiar uno de mis manuscritos, tengo que pagar el canon que se inventó la SGAE y su desalmada pandilla de recaudadores. Es poco menos que un atraco, pero hay que aguantarlo porque los perpetradores cuentan con la complicidad del Gobierno.

Los últimos casos aireados empeoran, si es que esto era posible, la imagen de la SGAE. Hay que ser miserable para beneficiarse de un pobre niño enfermo cuyos padres intentan recaudar dinero con el que pagar un costoso tratamiento. Pues bien, los señores de la SGAE se plantaron ante la madre del niño enfermo y le dijeron que no habría concierto si ellos no sacaban su correspondiente lasca. Y como la atribulada señora no tenía dinero le exigieron un aval bancario, en caso contrario no darían el consentimiento para la realización del evento. Hay que ser gentuza para comportarse así.

Claro, uno se pregunta, ¿por qué el Gobierno permite este atropello a los ciudadanos? Muy sencillo, el Gobierno socialista de Zapatero permite este atropello porque de esa forma se asegura que cantantes, actores, dramaturgos, cineastas y personajes del mundo de la cultura, se pasen el día en los medios de prensa haciéndole propaganga gratuita a su partido.

El negocio va viento en popa. En 2008 la SGAE se embolsilló 334 millones de euros.

Terminarán poniendo un impuesto a los tarareos bajo la ducha.

Vivir en un país donde existen Carod-Rovira, “el hombre que susurraba a los etarras”, la revista Hola, y el exministro Trillo es ya una cruz, pero a eso hay que sumarle ahora la SGAE, sus pararecaudadores y su canon.

La situación se torna punto menos que insostenible.

Juan Abreu es escritor y autor del blog Emanaciones.

7 Comments en “SGAE”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Juan Robles - Martes, 12 de mayo de 2009 a las 14:54

    Supongo que casi todos nuestros colaboradores y amigos bloqueros tienen su opinión sobre la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) y también supongo que la gran mayoría están en el lado de las críticas.

    Estos días, la SGAE está recibiendo duras críticas de casi todas partes por su agresiva intromisión intentando cobrar el 10% de la recaudación de un concierto en favor de un niño, Juanma, que padece una enfermedad muy seria. Por lo que dicen los medios, la SGAE también pidió un anticipo y un aval bancario a los padres y desconozco si el depósito era reembolsable, dependiendo de la recaudación.

    Parece que también han cobrado en otra función benéfica que resultó con pérdidas.

    No estoy de acuerdo con la ley que permite a la SGAE cobrar su impuesto privado. Tampoco me parece aceptable y legal la forma en que trabaja la SGAE. Eso de pedir anticipos antes de un evento,
    me parece totalmente ilegal e irresponsable.

    Desconozco, investigaré, si tienen derecho o si es una más de sus creatividades y originalidades

    Es imprescindible, necesario y urgente, que se auditen las cuentas de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE).

    De esto aún no se ha oído nada y con la nueva ley del canon digital, parece que siguen omnipotentes.

    No obstante, han encontrado un contrincante poderoso que quiere investigar su posición monopolística.

    La Comisaria de Competencia de la Comisión Europea (CE), que batalla en contra de los monopolios y de las prácticas anticompetitivas, se ha fijado en las posicion dominante y única de esta empresa que, en teoría, tienen el cometido de cuidar los intereses de los artistas.

    ¿De verdad se preocupan de los intereses de los artistas y resto de creadores o simplemente su afán recaudatorio, sin ningún control oficial, acabará como el rosario de la Aurora. Recordemos los escándalos de los organismos oficiales del “felipismo”. Y la SGAE ni siquiera está controlada por autoridades del gobierno y/o Estado.

    No es que esto quiera decir que tendríamos más seguridad de honradez y justa distribución de lo recaudado. Pero, ¿han oído hablar de la honradez de la cerradura? Pues eso, cerradura y contabilidad revisada cada día.

    Una auditaría ya y en profundidad y responsabilidad.

    Juan Robles
    Editor

  2. Jaime - Martes, 12 de mayo de 2009 a las 18:55

    Yo no lo hubiera explicado mejor, un acierto de comentario, mis felicitaciones.

  3. Juan Robles - Martes, 12 de mayo de 2009 a las 19:45

    Muchas gracias, Jaime.

    Juan Robles

  4. Patricia - Sábado, 16 de mayo de 2009 a las 20:00

    Los de la SGAE persiguen a piratas blandiendo un permiso de corso.Este gobierno de ZP cada dia es mas una república bananera.

  5. telúrico - Lunes, 18 de mayo de 2009 a las 09:22

    La insostenibilidad de la que usted habla se debe a que nuestra sociedad se ampara y sustenta en la mentira y el engaño. Hipotéticamente nadie acepta la discriminación, sin embargo españa es un reino, lo que implica que hay un individuo que dice que es el rey y que por tanto merece vivir como tal a costa de los demás, lo que implica que ese individuo no solo nos llama a todos populacho,vulgo y plebe, sino que además nos discrimina, nos excluye de su círculo existencial, lo que implica desprecio, por lo tanto es una mentira el que alguien diga que no acepta la discriminación, que implícitamente es el fundamento de nuestra sociedad junto a la mentira y el engaño.
    Y permítame decirle que no es solo el gobierno del sr. rodríguez (al que usted llama zapatero olvidando que no es más que un rodríguez que probablemente no entiende ni de zapatos) el que permite todo esto, todos los gobiernos lo hacen, al menos hasta que la mentira sea considerada delito.

  6. telúrico - Lunes, 18 de mayo de 2009 a las 09:44

    Oiga sr. juan robles, si existe la comisaría de competencia de la comisión europea y que según usted batalla en contra de los monopolios y de las prácticas anticompetitivas, ¿como es que esta comisaría no ha entablado batalla contra el orden mundial como única, monopólica y anticompetitiva forma de vida? porque debería saber que la forma de vida a la que pertenece usted no es la única forma posible de vivir la vida, hay millones más de posibilidades y la mayoría no son ni tan nefastas, depredadoras ni dictatoriales y monopólicas como la que usted vive y defiende.
    Duerma usted unos días al raso en el monte, aprenda dónde se reúnen las tijeretas, porqué mutan los escarabajos y oiga a los pájaros que también cantan por la noche, desintoxíquese un rato de su forma de vivir y ver las cosas, tal vez así aporte usted algo bueno a la vida en este planeta. O siga con lo suyo, creyendo que sabe lo que hace.

  7. Juan Robles - Lunes, 18 de mayo de 2009 a las 14:41

    TELÚRICO

    Caramba, ¿Usted por aquí? Para mi es nuevo y ni se ha presentado. Da igual:
    telúrico viene de telurismo que es “una gran influencia del suelo de una comarca sobre sus habitantes”

    Al haber visto que Usted no ha entendido una sola palabra de lo que quise expresar en mi anterior post respecto a la SGAE, quiero creer que no es por falta de entendederas o incapacidad manifiesta de raciocinio (usar la razón para conocer y juzgar). Debe Usted, a la brevedad posible, cambiar de lugar de residencia, de país, de continente e incluso de este mundo por la nefasta influencia de su suelo, de la tierra que pisa, porque de otra manera la influencia del mismo podrían causarle daños irreparables que de ningún modo le deseo.

    Procuraré seguir creyendo que sé lo que me hago sin necesidad de someterme a ese retiro espiritual que me recomienda y que más bien me han parecido excelentes recetas para el cuidado de las enfermedades mentales.

    Seguiremos contando con Usted para la aportación de cuanto pueda al planeta y que sea todo lo bueno que Usted recomienda.

    Yo me permitiré seguir viviendo como hasta ahora, si Dios me da salud, que es lo que a Usted le deseo.

    Salud.

    Juan Robles
    Editor

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.