La Miranda

La vieja Europa

[&hellip

Carina Mejías
Martes, 16 de junio de 2009 | 11:19

Celebradas las elecciones europeas, la resaca electoral nos deja las valoraciones de siempre, que si mucha abstención, que si los ciudadanos no se sienten implicados, que si lo que interesa es la política interna y la descalificación del adversario. Más de lo mismo.

Pero a mi juicio, esta no era una ocasión como cualquier otra. Esta era una contienda electoral con más trascendencia de la que parece. Si alguien nos lo hubiera sabido explicar, hubiéramos tenido más razones para ir a votar. ¡No está el mundo para bromas!

Es bueno apelar a la experiencia de quienes sí creyeron en el futuro de Europa, en la importancia del proyecto. Los dos ex presidentes Aznar y González hicieron balance la semana pasada y tienen autoridad política para hacerlo. Aznar, afirmó que “el viento sopla en toda Europa en una dirección de más libertad económica”. Felipe González afirmó que “somos incapaces de ver la respuesta global a desafíos que son globales, porque nos mata la pasión por lo local”.

Los dos ex presidentes se caracterizaron por tener una clara vocación europeísta, sabían que España necesitaba asegurar su futuro y posición, y ambos trabajaron para conseguirlo.

Quizá los dos tomaron a título de ejemplo a los padres de Europa y como Adenauer o Schuman soñaron con la gran Europa, una potencia económica que garantizara nuestro bienestar, una Europa fuerte de ciudadanos libres e iguales que pudieran vivir en paz y concordia, una Europa segura y poderosa que unida pudiera hacer frente a una posible amenaza exterior.

Hoy todavía vivimos en la vieja Europa, histórica y orgullosa pero arrastrada hacia un futuro incierto de paro, recesión y ruina que la desliza por una pendiente de suave decadencia, distraída y complaciente. En la vieja Europa, la potente Alemania industrial desespera ante la quiebra del icono de la automoción, la arrogante Inglaterra se sonroja de vergüenza por los abusos de sus ministros, la mítica Italia conservadora, soporta el escarnio de la frívola inmoralidad de su primer ministro, la grandeza de Francia, ya entrada en recesión, pasea de la mano de su carismático presidente a la glamurosa primera dama como reclamo y España, otrora tierra de conquistadores, hace añicos el milagro español exponiendo su debilidad al mundo ante la indiferencia y el menosprecio internacional. Todo ello a los ojos del mundo.

A la vieja Europa, convertida en feria de vanidades, con la mirada fija en su ombligo se queja de sus quebrantos mientras el mundo sigue girando. América, cuna de la ruina financiera, confraterniza en Egipto con los principales líderes musulmanes a quienes tiende la mano, los mismos que esconden en sus territorios a los grandes enemigos de Europa.

El gigante ruso nos lanza grandes desafíos energéticos a los que pretendemos hacer frente con nuestros renovables molinos de viento. La competitiva China invade y revienta nuestros mercados con sus productos de bajo coste. Somos espectadores pacifistas de las bravatas atómicas iraníes o norcoreanas y, como a la antigua usanza, nuestras naves son víctimas indolentes de secuestros y piratas en los calurosos y africanos mares del sur.

Europa debe despertar, recuperar su espíritu europeísta, y entender que la unión hace la fuerza y la fuerza te da el poder. Europa debe saber que no es este un mundo para viejos.

Carina Mejías es diputada del PP en el Parlamento autonómico de Cataluña.

3 Comments en “La vieja Europa”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. DLM - Martes, 16 de junio de 2009 a las 20:28

    No se puede añadir ni quitar ni una coma…excepto, que algunas cosas si cambian en Europa, al menos para nuestros Parlamentarios Europeos; van a percibir el doble de salario que en años anteriores. Esta es una de las cosas que dan que pensar,respecto a cómo se entienden las prioridades en las ” altas esferas “.
    Saludos.

  2. Juan Robles - Martes, 16 de junio de 2009 a las 21:02

    CARINA MEJÍAS, bienvenida a este espacio y ojalá tengamos la oportunidad de cambiar impresiones sobre el futuro de Cataluña dentro de España, no podría ser de otra manera, y sobre las barbaridades que se están cometiendo en nombre de una ciudadanía cada vez más alejada de la política.

    Espero y deseo que ahora el PP catalán tenga mayor y más destacada presencia en territorio enemigo. Esto será difícil de cambiar, pero ya sabes que los catalanes, políticos o no, siempre está abiertos al trueque si salen beneficiados.

    Es muy probable que tengamos un nuevo gobierno -o como se pueda llamar esto de Cataluña- después de las elecciones y entonces preveo un acuerdo PP-CIU para desplazar a estos medio “rojos” pero burgueses de finales del IXX, principio del XX.

    Aquí me encontrarás dando leña a mono cuando sea menester.

    Un cordial saludo, suerte y no te acoquines que esta gente es, casi toda, analfabeta y muy especialmente los del tripartito de todos los diablos.

  3. Camarasa - Sábado, 20 de junio de 2009 a las 10:22

    No se si Europa despertará. Lo único que podemos ver es que en otras zonas del mundo están despiertos, el caso de Asia es espectacular aún en tiempos de crisis, van comiendo terreno a nivel global.

    Pero nosotros parece que vamos al revés. Ensimismados en nosotros mismos, nos cerramos cada vez más creyéndonos el ombligo del mundo, luchando y poniendo trabas de todo tipo, buscando diferencias donde no las hay.

    Y no somos nadie. Basta viajar un poco para darse cuenta.

    Los ciudadanos sólo podemos actuar a nivel personal o familiar.

    Es tarea de los políticos hacernos abrir los ojos. Si no cumple su función, no entiendo para que sirve la política.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.