Culo al Viento

‘Carolladas’

[&hellip

Juan Abreu
Lunes, 13 de julio de 2009 | 13:25

Un amigo me llama por teléfono. Carod en Cuba, qué desvergüenza. Declara indignado. Yo, sensato ya a las nueve de la mañana, le respondo que veo lo del viaje del Vice de la Generalidad muy coherente. Pensándolo bien, no puedo pensar en un periplo más en concordancia con la estirpe moral y humana del Vice Carod.

Niño, enciende el cerebro que pareces un nacionalista; piensa con calma y verás que tengo razón; le suelto sin dejar de masticar mi tostada con su correspondiente lasca de pavo ahumado y rodaja de tomate adjunta.

¿De quién aprender mejor cómo llevar a Cataluña por los gloriosos caminos de la dictadura nacionalista que de los reyes del asunto, con nada más y nada menos que cincuenta años de experiencia?

Y no olvidemos que Cuba siempre ha sido y es refugio y lugar de entrenamiento de un montón de etarras. ¿Y quién es Carod sino el hombre que susurraba a los etarras?

Bueno, si lo miramos así… me responde.

¿Y de que otra manera vas a mirarlo?

En fin que me divertía con la llamada de mi amigo, colérico a causa de la última carollada. Ya sé que como todo bufón Carod-Rovira tiene su lado siniestro, pero a mí me interesa su lado circense.

Estando en Matanzas, una ciudad espeluznante cuyo nombre debemos a los ancestros de Carod que degollaron por allí a un sinfín de indios cubanos, la prensa extranjera dócil y agachada como es y todo, se le apareció al Vice en un acto de recordación de las raíces catalanas o alguna otra monserga: el Vice se molestó.

No quería prensa por todo aquello. Igualito que sus amiguitos los Castro. Sólo llevaba un día bajo la influencia de los Castro y ya Carod adoptaba como un lince sus métodos. Bueno, el caso es que los periodistas intentaron hacerle unas preguntas al Vice y este puso reparos. Motivo: se trata de un viaje privado. ¡Eso dijo! ¡Un viaje privado! ¿Quiere decir que lo pagó de su bolsillo? A continuación, Carod aprovechó la ocasión y desempolvó 300 catalanes que murieron luchando contra España en la llamada Guerra de Independencia de Cuba. A mí, francamente, me parece más importante el número de negreros catalanes. Y el número de catalanes que trabajó codo con codo con Valeriano Weyler y Nicolau ¡Nicolau! para aniquilar al diez por ciento de la población cubana en campos de concentración

Ya puestos a remover la Historia…

También sería interesante saber cuántos presos políticos descendientes de catalanes hay en las cárceles de los Castro.

Pero vayamos a lo fundamental, supongo que Carod no se ha enterado de que en Cuba sólo hubo y hay gallegos. No hay forma de que un cubano encuentre diferencias entre los habitantes de las diferentes regiones de España. Para ellos todos son gallegos. Gentilicio que encerraba y encierra en Cuba un retintín despectivo y burlón. Para qué negarlo.

Así que la primera y ardua tarea de Carod en Cuba será convencer a los cubanos de que no es un gallego.

Lo tiene crudo Carod.

Juan Abreu es escritor y autor del blog Emanaciones.

7 Comments en “‘Carolladas’”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Verve - Lunes, 13 de julio de 2009 a las 20:52

    Gran Abreu, que manera tan diáfana de repasarle la incipiente barba al ultra de Carod. Me gustaría que perdiera su pasaporte, en medio de algun “bayú” de los que le montaran seguro, perdiera temporalmente la memoria y viviera como cubano de a pie por un par de añitos, en Quemado de Guines o Songo la Maya…
    Un poquito de justicia…
    Saludos desde Madrid

  2. Juan Carlos - Martes, 14 de julio de 2009 a las 02:41

    Hoy has estado “sembrao”.

    Lo de “el hombre que susurraba a los etarras” lo utilizaré, con tu permiso claro. Jajaja…

  3. Zoé Valdés - Martes, 14 de julio de 2009 a las 19:19

    Tú siempre superior. Magnífico. Ojalá se quede por allá, el Revirao éste. El día que halemos la cadena, el gran inodoro del Caribe se lo tragará.

  4. fanderubianes - Sábado, 18 de julio de 2009 a las 02:45

    Alguien sabe si juan abreu es licenciado o tiene algún tipo de estudios?

    Mi impresión es que aprendió a leer y escribir como Tarzán, mirando algún libro que encontró hurgando en la basura.

  5. AJUSTE DE CUENTAS - Domingo, 19 de julio de 2009 a las 20:37

    ALGO MÁS SOBRE JUAN ABREU PARA ACLARAR LAS DUDAS DEL IGNORANTE:

    Juan Abreu, a quien los lectores conocen ya por sus relatos y reseñas, nació en La Habana en 1952. Huyó de Cuba con el Mariel, vivió en Miami hasta hace dos años, y desde entonces vive en Barcelona. Se ha dedicado durante muchos años a la escritura y la pintura. De ésta, varios de sus cuadros figuran en prestigiosos museos de Estados Unidos. De aquella, ha publicado El libro de las exhortaciones (Playor, 1985), A la sombra del mar (Casiopea, 1998) y Habanera fue (Muchnik Editores, 1998). El segundo de esos libros es una memoria de los tiempos cubanos de Juan Abreu, y en particular de su relación con otro escritor, compatriota, amigo y compañero en el éxodo del Mariel, Reinaldo Arenas. Habanera fue, escrito junto con sus dos hermanos, es un peculiar conjunto de tres relatos en homenaje a la madre de los Abreu, fallecida en un accidente automovilístico. En el relato de Juan se ve ya la prosa dura, nada sentimental, irónica y humorística (de humor negro, claro) y el ánimo apocalíptico que subyace en su última novela, Garbageland, publicada recientemente por Mondadori en Barcelona.
    En Garbageland se dan cita multitud de historias y personajes. Un grupo de guerreros perseguidos que viven en las entrañas de una tierra violada (Garbageland), en cavernas post-post-industriales en los márgenes del mundo; una ciberartista mutante; un ocioso espectador de ciberarte; una monja guerrera; un grupo de turistas hiperconsumistas; un ciberpunk (digamos) paseándose con un tajo en el vientre bajo el cielo artificial de la gran urbe del futuro. El libro es un conjunto de historias enlazadas por una geografía futurista y desastrosa, donde alguno de estos personajes trata a duras penas de elegir su destino mientras otros lo sufren creyendo que lo eligen.
    Garbageland es un libro inclasificable -como toda buena obra. Ni ciencia ficción pura y dura ni novela de aventuras lineal e ingenua, ni utopía tradicional ni anti-utopía perfecta. Y sin embargo, Garbageland es algo de todo eso. Su tiempo de ficción es el futuro, pero la verosimilitud de sus historias y geografías las hace perfectamente actualizables. Sus peripecias se precipitan con rapidez y cierta espectacularidad, pero hay un tempo de fondo mucho más lento que desbarata la aventura y refiere todo a la eternidad inmóvil, calma, de quien espera con paciencia -como ocurre en un lugar de la novela llamado “El Monte”- el cumplimiento de una promesa oscura hecha al principio de los tiempos. Lo mismo cabe decir de la ingenuidad, que en Garbageland coexiste con el horror pulcro de la sociedad de consumo, tanto como con el horror sanguinolento de esa misma sociedad. Garbageland tiene de las utopías la circunscripción de un mundo totalmente feliz en una geografía muy delimitada en el tiempo y en el espacio, pero también, de la anti-utopía, la profecía negra que vaticina, o mejor dicho constata, en medio, debajo, adentro o detrás del mismo mundo utópico, la existencia del mismísimo horror.
    Garbageland es el primer volumen de una trilogía en marcha que Abreu ha prometido para dentro de poco.

  6. fanderubianes - Domingo, 19 de julio de 2009 a las 20:40

    Alguien sabe si juan abreu es licenciado o tiene algún tipo de estudios?

  7. AJUSTE DE CUENTAS - Domingo, 19 de julio de 2009 a las 20:48

    fanderubianes | 19 de Julio de 2009 a las 20:40 :
    Alguien sabe si juan abreu es licenciado o tiene algún tipo de estudios?

    Los genios, los sabios, los creativos y creadores de arte no necesitan títulos. Eso solo es para mediocres funcionarios y políticos. Por cierto, en Cataluña, ¿alguien sabe si hay algún politiquillo con título universitario? Por ejemplo, Abogados del Estado, Registradores de la Propiedad, Notarios, Jueces, Ingenieros, Arquitectos, etc… Creo que solo tenemos jardineros, ex seminaristas, presidentes de partidillos sin haber sido capaces de terminar la carrera…

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.