RevistaWeb

‘En una entrevista reciente, para cambiar las «dinámicas existentes», [Bernat] Joan se mostró partidario de una nueva ley de política lingüística «más ambiciosa y más amplia», con el objetivo de «conseguir que el catalán sea cada vez más lengua habitual de los ciudadanos de este país». Apelando a la legislación como método para cambiar la realidad, Joan incurre en un afán muy español, cuya última manifestación es la ley de educación de Catalunya (LEC). Este afán consiste en creer que una ley puede llegar a suplantar la realidad’

[&hellip

Redacción
Martes, 11 de agosto de 2009 | 16:43

Albert Branchadell, profesor de la Facultad de Traducción e Interpretación de la UAB, el 5 de agosto de 2009 en El Periódico:

‘[…] En Catalunya se habla más en catalán con los hijos que con los padres o los abuelos, justo al revés de lo que sucede en los procesos de extinción de lenguas.

Hasta aquí los datos. ¿Cuáles son las consecuencias políticas? Uno diría que los datos de la encuesta alejan la posibilidad de «hacer de la lengua catalana la lengua pública habitual, normal, común de nuestra sociedad» que evocaba en este mismo periódico Bernat Joan, secretario de Política Lingüística de la Generalitat. Pero las últimas declaraciones de Joan no van precisamente por ahí. En una entrevista reciente, para cambiar las «dinámicas existentes», Joan se mostró partidario de una nueva ley de política lingüística «más ambiciosa y más amplia», con el objetivo de «conseguir que el catalán sea cada vez más lengua habitual de los ciudadanos de este país». Apelando a la legislación como método para cambiar la realidad, Joan incurre en un afán muy español, cuya última manifestación es la ley de educación de Catalunya (LEC). Este afán consiste en creer que una ley puede llegar a suplantar la realidad. (Es por esto que las leyes salen luego tan largas; compárense los 205 artículos y 44 disposiciones varias de la ley de educación con los 49 artículos de la ley homónima de Finlandia).

Pero lo cierto es que Joan fue un poco más allá de la reforma legislativa y sostuvo que la independencia de Catalunya es «imprescindible» para que el catalán sea viable. Joan considera que la independencia es más «fácil» que la instauración de un modelo lingüístico igualitario en España. Pero aunque la independencia fuera cosa hecha, no es evidente que permitiera alcanzar el sueño de «hacer de la lengua catalana le lengua pública habitual, normal, común de nuestra sociedad». A Bernat Joan le irían muy bien unas vacaciones en Ucrania. Dieciocho años después de la independencia, ninguna medida legislativa, ni siquiera la oficialidad exclusiva del ucraniano, ha logrado hacer del ucraniano «la lengua pública habitual, normal, común» de la sociedad ucraniana’.

8 Comments en “‘En una entrevista reciente, para cambiar las «dinámicas existentes», [Bernat] Joan se mostró partidario de una nueva ley de política lingüística «más ambiciosa y más amplia», con el objetivo de «conseguir que el catalán sea cada vez más lengua habitual de los ciudadanos de este país». Apelando a la legislación como método para cambiar la realidad, Joan incurre en un afán muy español, cuya última manifestación es la ley de educación de Catalunya (LEC). Este afán consiste en creer que una ley puede llegar a suplantar la realidad’”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Mariacruz - Martes, 11 de agosto de 2009 a las 17:43

    La realidad es que Cataluña es bilingue

  2. Mariacruz - Martes, 11 de agosto de 2009 a las 18:30

    Y bilingüe seguirà,se pongan sus dirigentes ,,en cruz o en cuadro,,.Porque hay cosas que no admiten vallas ni fronteras, como el amor y la simpatìa.Lo siento por los ,,tiranines,,.

  3. KAFKA - Martes, 11 de agosto de 2009 a las 19:26

    Está claro, Mariacruz, la realidad se suele imponer. Pero no hay que subestimar la fuerza de la violencia legislativa, que si bien no cambia la realidad de la noche al día, sí consigue menoscabar las libertades individuales.
    Saludos.

  4. Eric - Martes, 11 de agosto de 2009 a las 19:33

    Chapeau. Por fin alguien que se atreve a decir lo obvio. Que no le pase nada.

  5. AJUSTE DE CUENTA - Martes, 11 de agosto de 2009 a las 20:01

    Albert Branchadell, profesor de la Facultad de Traducción e Interpretación de la UAB, el 5 de agosto de 2009 en El Periódico:

    ‘[…] En Catalunya se habla más en catalán con los hijos que con los padres o los abuelos, justo al revés de lo que sucede en los procesos de extinción de lenguas.
    (SOLUCIÓN: matar a los abuelos y a algunos padres que se desmadren y sigan hablando en español)

    Bernat Joan, secretario de Política Lingüística de la Generalitat.

    ..( ).. Pero lo cierto es que Joan fue un poco más allá de la reforma legislativa y sostuvo que la independencia de Catalunya es «imprescindible» para que el catalán sea viable. Joan considera que la independencia es más «fácil» que la instauración de un modelo lingüístico igualitario en España.

    Cada día un nuevo visionario con sus elucubraciones desatinadas y siempre haciendo amigos.

    DE INDEPENDENCIA, NADA DE NADA. A ser buenos españoles y a callar.

  6. Jaime - Miércoles, 12 de agosto de 2009 a las 08:18

    No conoces la ley de la imposicion?, esa ley dice hablando en plata que si das por culo con las imposiciones la gente hara claramente lo contrario, estos politicos no se enteran.

  7. MERY - Miércoles, 12 de agosto de 2009 a las 08:31

    Este elemento no tiene en cuenta que si lo casta política se pasa por la entrepierna, habitualmene, la ley suprema, que es la Constitución, el personal no tienen por qué cumplir lo que esa casta imponga que no esté de acuerdo con la citada ley suprema, sobre todo si les perjudica, como es la descriminación por lengua, como en el franquismo.

  8. MERY - Sábado, 15 de agosto de 2009 a las 15:14

    Joer, vaya manera de dar la vara estos elementos.
    La lengua castellana es una lengua internacional, la segunda en las relaciones económico-finacieras-comerciales del planeta, y no veo que el personal al que se le discrimina por su lengua castellana, que además de ser su lengua materna tiene la realidad sociolingüñistica que he citado antes, ha de llevar a cabo el “cambiazo” lingüistico que petenden esos elementos, consistente en que la sustituyan por el catalan, que lo hablan, habitualmente, unos seis millones de personas, y eso si hacemos la concesión de englobar el catalán, el valenciano y el mallorquón en el mismo saco.

    Lo cierto es que la única manera de que el pesonal castellanohablante, millones, discriminado por lengua por los etnolingüístas, no le cojan “ojeriza” (ojeriza inducida por los citados elementos etnolingüístas) a la lengua catalana, es que no se les coarten, a la manera stalinista o franquista, que para el caso es lo mismo, el uso de su lengua en todos los ámbitos que crean conveniente, que para eso es lengua oficial en las taifas de los citados etnolingüístas y en toda España.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.