Culo al Viento

Agosto

[&hellip

Juan Abreu
Lunes, 31 de agosto de 2009 | 15:25

Qué mes. El estercolero nacionalista revuelto por la próxima (se supone) sentencia del TC sobre el nuevo Estatuto catalán. Estatuto que, como se sabe, fue aprobado por una minoría en medio de una escandalosa abstención playera. La mayoría de los habitantes de Cataluña entendió enseguida que el nuevo Estatuto no era más que otra payasada de los nacionalistas profesionales que viven de eso y muy bien. Y se largaron a la playa el día de la gloriosa votación.

¡Viva el seni!

Este hecho incontrovertible, no evita que los políticos catalanes se la pasen enarbolando, como un garrote, “la decisión mayoritaria del pueblo de Cataluña” y otras falsedades. Y amenazando con poco menos que una guerra civil. Supongo que si la declaran tendrán que ir a buscar a la mayoría de los soldados a la playa.

Estos días de asueto me han servido para leer el iluminador Cuatro historias de la República (Destino), una compilación a cargo de Xavier Pericay, de artículos de cuatro periodistas fundamentales para la historia de España y para la historia de Cataluña: Pla, Camba, Gaziel y Chávez Nogales. Es un libro que todo español sea de la región que sea debe leer. Yo siempre pensé que la República había sido una gesta heroica pero gracias a estos formidables escritores me he dado cuenta de que fue una especie de vodevil sangriento. Cuánta estupidez. Todo catalán que se precie de serlo debe leer este libro, especialmente las crónicas de Gaziel sobre la patética famosa rebelión de Companys.

Dice Gaziel: “La implacable perturbadora de todo eso ha sido Cataluña. Cataluña, con sus bombas, sus pistoleros, su cuestión social, sus problemas candentes, su constante protesta, su inquietud eterna, sus elecciones sinceras y encarnizadas, su exigente industria, su economía despierta, sus comerciantes insaciables, y esa diabólica invención de una cosa tan absurda como el catalanismo, verdadero fantasma que sobresalta y rompe, con reapariciones cada vez más estrambóticas, la tranquilidad de España”.

Dice Camba: “Desde luego, nuestra unidad nacional no es, ni en un minuto, anterior a nuestra unidad nacional, y si vamos a buscar su tradición a una época en la que todavía no se había logrado, es evidente que no la encontraremos. Esto no quita, sin embargo, para que no haya en toda Europa una unidad nacional más antigua. España fue el primer país europeo que sintió la idea de nación y la impuso en todo el haz de su territorio, lo que no impidió, naturalmente, que quedase aquí una barretina, por ejemplo; allí una gaita, allá un baile o una canción y acullá una manera peculiar de guisar el arroz o el bacalao. Estos residuos históricos son lo que algunos llaman hechos diferenciales, y los hay en todas partes. Los hay en Cataluña con respecto a España, y en Barcelona con respecto a Cataluña, y en la rambla de Canaletas con respecto a la rambla en general. En todas partes hay hechos diferenciales, pero la cuestión está en si debe uno cultivarlos o debe, por el contrario, dedicarse al cultivo de los hechos igualatorios”.

Qué tiempos aquellos con periodistas de este tamaño.

Ahora que vivimos en Cataluña un rebrote furibundo (gracias a los políticos, no a la mayoría de los catalanes) de lo que Gaziel llamó: “esa diabólica invención”, es más necesario que nunca leer a estos catalanes y españoles con sentido común que sin dejar de amar a Cataluña y a España señalaron en su momento el horror que acarrean las sandeces nacionalistas.

Juan Abreu es escritor y autor del blog Emanaciones.

4 Comments en “Agosto”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. EPÍTOME - Lunes, 31 de agosto de 2009 a las 21:43

    (..) lo que Gaziel llamó: “esa diabólica invención”, es más necesario que nunca leer a estos catalanes y españoles con sentido común que sin dejar de amar a Cataluña y a España señalaron en su momento el horror que acarrean las sandeces nacionalistas”
    Juan Abreu

    Juan, como siempre no puedo dejar de felicitarte por la certeza de tus escritos basados en contrastar opiniones de escritores y periodistas irrepetibles como el propio Agustí Calvet i Pascual (Sant Feliu de Guíxols 1887 – Barcelona 1964), conocido en el mundo periodístico con el seudónimo de Gaziel

    Seguro que has leído el libro en catalán que dedicó a la familia Godó y más concretamente a los hermanos Carlos y Bartolomé Godó.

    Sin su intervención y defensa de las rotativas e instalaciones de “La Vanguardia Española” esta empresa, este periódico habría sido arrasado como tantas otras instalaciones empresariales por las hordas rojas nutridas por ex presidiarios comunes a los que se les armó hasta los dientes.

    Acabada la guerra y como pago de la heroicidad y lealtad de Gaziel, los Godó le despidieron y hasta fue denunciado a las autoridades franquistas para que le dieran su merecido. Consiguió salir de España y desde Francia escribió un extraordinario y emotivo libro que no puedo asegurar su título: ¿Quizá algo relativo a la familia Godó?

    Todo el contenido de tu artículo, una vez más me permito suscribirlo, si me lo permites.

    Felicidades y un cordial saludo.

    NOTA:

    No dejen de leer en “google” este imprescindible artículo de Gaziel en este blog:
    «Gaziel» rememora las jornadas de Barcelona>

    «Gaziel» rememora las jornadas de Barcelona. Gaziel. La Vanguardia, 9 de octubre de 1934. Para los catalanes de mañana.- Apuntes de una noche inolvidable.
    Este último o penúltimo párrafo es tremendamente emotivo, triste y creo que es más que suficiente para animarles a leerlo completo. (Puede repetirse en breve si como vengo diciendo, “la historia siempre se repite”)

    (Y, de pronto, una voz nueva, grave, dice textualmente: «Atenció! Atenció! Atenció! Catalans! Catalans! Catalans!… Se us parla des del Palau presidencial de Catalunya… Atenció! Atenció! Atenció!… El President de la Generalitat, considerant esgotada tota resiténcia, i a fi d’evitar sacrificis inútils, capitula. Y aixi acaba de comunicar-ho al comandant de la quarta divisió, senyor Batet.»
    (..) ¡Y para eso se declaró ayer la guerra, a las ocho de la noche! ¿Para perderlo todo diez horas después?

  2. miquel Pons - Martes, 1 de septiembre de 2009 a las 20:04

    Això d’anar fent ‘surf’ per la xarxa a vegades et
    porta a llocs sorprenents. No sabia que els espanyols residents a Catalunya tinguessiu aquest
    portal en marxa.

    Bé, us dessitjo pèssima sort i pitjor encert en
    la vostra dispersió de mentides neo-colonitzadores.

    Us pesi allà on us pesi, Som una nació i ho serem sempre.

  3. Angel - Martes, 1 de septiembre de 2009 a las 20:17

    miquel Pons,soy catalan y si cataluña es una nacion,tambien yo soy el Papa de Roma.

    Confundes un deseo de los nacionalistas catalanes con la realidad historica de lo que era y es cataluña.

    La gente suele soñar,muchos que viven en un piso de alquielr sueñan que son propietarios de un castillo,pero del dicho al hecho hay un trecho.

    Sigue soñando nacionalista catalan igual con el tiempo se cumple tu sueño.

  4. EPÍTOME - Miércoles, 2 de septiembre de 2009 a las 00:25

    miquel Pons | 1 de Septiembre de 2009 a las 20:04 :

    “Us pesi allà on us pesi, Som una nació i ho serem sempre”

    Miquel Pons, nos encanta verte por aquí descubriendo un portal para españoles residentes en Cataluña. Este es tu primer y gran error: en Cataluña no hay españoles residentes. Solo hay españoles que pueden ser castellanos, gallegos, vascos, canarios, etc… Pero todos muy españoles como lo son inequívocamente todos los catalanes.

    Además no veo la inclinación españolista en este portal llamado .

    Tal vez lo que hayas detectado es que aunque somos menos los que defendemos España, somos los más inteligentes y parecemos más.

    Finalmente, Cataluña jamás ha sido una Nación -así, con mayúsculas- y tú, por ignorante que seas, que muy posiblemente hayas ganada ya un torneo de estúpidos, no puedes desconocer esta realidad histórica.

    Ni sois, ni habéis sido ni seréis una NACIÓN, excepto dentro de España que os quiere como buenos hijos….

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.