Cataluña

La próxima semana se debatirá la ILP para prohibir las corridas de toros en Cataluña

[&hellip

Agencias / Redacción
Miércoles, 9 de diciembre de 2009 | 14:54

ILP contra las corridas de torosLa Mesa y la Junta de Portavoces del Parlamento autonómico de Cataluña ha establecido que los próximos 16, 17 y 18, durante el último pleno del año, se debatirá si se continúa tramitando la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para prohibir las corridas de toros en Cataluña.

Todo apunta a que se rechazarán las enmiendas a la totalidad presentadas por PSC, PP y Ciudadanos contra la ILP, por lo que esta, con toda seguridad, continuará su trámite parlamentario y pasará a debatirse en la Comisión de Medio Ambiente.

Tanto CiU como el PSC han dado libertad de voto a sus diputados autonómicos.

10 Comments en “La próxima semana se debatirá la ILP para prohibir las corridas de toros en Cataluña”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Log-01 - Miércoles, 9 de diciembre de 2009 a las 15:01

    a ver si el resto de España toma nota y se aplican el cuento, prohibicion de espectaculos basados en el sufrimiento de los animales YA!!!

  2. Alwix - Miércoles, 9 de diciembre de 2009 a las 15:07

    Ya podemos desde Cataluña avisar de la llegada de los siete jinetes del Apocalipsis, que si los magistrados del Tribunal Constitucional deciden cargarse el término nación del preámbulo y la obligatoriedad de conocer el catalán, la sentencia sobre el Estatuto va a tener un amplio respaldo de la opinión pública española, tal como reflejaba la encuesta de Metroscopia que publicaba el domingo este diario. El 79% de los españoles afirman que Cataluña no es “realmente” una nación (así se formulaba la pregunta de marras, para dejar claro que los catalanes viven en un mundo irreal donde existen naciones con embajadas de mentirijillas pero sin asiento en la ONU, que es lo que cuenta) y una ligera mayoría apuesta por eliminar la distinción entre nacionalidades y regiones en la Constitución. Y si me pongo en su lugar, no tengo más remedio que entenderles. Si bien es verdad que la Carta Magna dejaba abierto el tema territorial con su ambigua redacción, el desarrollo posterior del llamado Estado autonómico no ha hecho más que intentar cerrarlo llevándolo al campo estrictamente administrativo. Hoy en día no existe una diferenciación jurídica real entre nacionalidades y regiones. La única distinción operativa es entre comunidades forales y el resto. Para que se entienda mejor: el voto de Cataluña en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, que aprueba entre otras cosas la financiación autonómica, es equivalente al de Melilla.

    La noticia en otros webs
    webs en español
    en otros idiomas
    España como Estado y los españoles como ciudadanos se sienten fuertes como para negar a los catalanes lo que han votado
    Hay que subrayar que el montaje del café para todos no hubiera funcionado nunca sin el invento de la palabra comunidad para referirse a las nuevas unidades administrativas con su adjetivo autonómico como correlativo. El objetivo era que en el imaginario español todas ellas se confundieran, de manera que una creación de nuevo cuño, como el Madrid Distrito Federal, estuviera a la misma altura de un territorio como el catalán, que contó con uno de los primeros parlamentos medievales allá por el siglo XII. Esta operación de ingeniería sociopolítica ha funcionado a la perfección y hoy a los españoles leer en su Constitución las palabrejas región y, sobre todo, nacionalidad les suena arcaico, de otra época en la que eso que llamamos España estaba en discusión. Pero hoy ya no lo está. España es una nación (indisoluble) y el resto son comunidades autónomas, provincias y municipios. Que ahora los catalanes quieran aguar la fiesta metiendo de extranjis la palabra nación en el preámbulo de una ley les parece una broma, de muy mal gusto además.

    El magistrado Manuel Aragón, nombrado por el Gobierno, defiende que las palabras no son inocentes y se opone a su inclusión en el preámbulo aunque sea con una fórmula tan aparentemente inocua como la de reseñar que el Parlamento de Cataluña ha definido a ídem como tal. Y otra vez tengo que decir que le entiendo. Él, como una mayoría de españoles, cree que ha llegado la hora de poner las cosas en su sitio, de suprimir cualquier referencia “nacional” que no sea la española y hacer realidad el principio enunciado también el domingo por Gregorio Peces-Barba de que “la única nación soberana es España”.

    Éste, y no otro, es el resultado del Estado autonómico diseñado a principios de los ochenta. El fortalecimiento del nacionalismo español y la desaparición de cualquier rastro de tolerancia con la especificidad catalana o vasca que existió durante la Transición. Llegados a este punto, España como Estado y los españoles como ciudadanos se sienten suficientemente fuertes como para negar a los catalanes lo que han pactado y votado. ¿Por qué tienen que transigir ahora? ¿Por qué tienen que aguantar formulaciones que ponen en cuestión su propia identidad nacional? No hay razón. Y por eso van a cargarse el Estatuto sin que les tiemble el pulso. Para recordar a los catalanes que la única nación “real” es España y que si ellos quieren vivir en un mundo de fantasía es su problema, pero que esas veleidades jamás van a tener cabida en un texto legal. Nunca.

  3. Javi - Miércoles, 9 de diciembre de 2009 a las 15:47

    La tauromaquia, ¿una tradición catalana?
    http://elprincipatdecatalunya.blogs....alana.html

  4. fanderubianes - Miércoles, 9 de diciembre de 2009 a las 16:00

    Diuen que el tribunal constitucional dels estats units va fallar (en tots els sentits de la paraula) i va dcitar que l’esclavitut dels negres no era inconstitucional.

    Dir que el parlament de Catalunya va definir Catalunya com a nació és un fet històric. Dir que recordar aquest fet històric és inconstitucional és un disbarat ho digui qui ho digui.

    La constitució diu que cal saber espanyol, però no diu enlloc que no es pugui obligar en altres lleis a saber català.

    Quan un tribunal nega coses tan evidents per por al que pugui passar es posa al nivell del tribunal decimonònic dels estats units.

  5. avc - Miércoles, 9 de diciembre de 2009 a las 19:18

    Esta bien eso de acabar con las corridas de toros,en realidad en muchas comunidades sólo se mantienen por razones póliticas,ideologicas.ecónomicas,España debe irse domesticando,en la medida de lo posible y poner el progreso moral por encima de la tradición,como otros hicieron en el siglo xix,¿que hay oportunismo y a muchos lo que les pone es ser ¨mas diferentes¨y el toro les tine sin cuidado?si pero nadie es perfecto.

  6. OLÉ - Miércoles, 9 de diciembre de 2009 a las 21:46

    Fande,
    tienes mucho que aprender de la justicia USA.
    Yo y muchos más como yo, estamos encantadísimos de que gente como tú esté en las antípodas de nuestro pensamiento liberal pro-americano.

    Olé

  7. cosas que nos unen, a este país - Jueves, 10 de diciembre de 2009 a las 16:26

    Si Lluis companys levantara la cabeza….

    Ver foto del mismo, disfrutando en la Maestranza:

    http://adu1.files.wordpress.com/200....tranza.jpg

    Y, Montilla y su señora, con sus 15 empleos y tres hijos le da tiempo de ir a la plaza:

    http://www.vozbcn.com/figura/2009/0....ntilla.jpg

    Olot (Gerona) dónde se conserva la plaza más antigua de España.

    Barcelona el publico catalán es taurino… sino de que iban a construir dos plazas.

  8. lo que quieren esconder - Jueves, 10 de diciembre de 2009 a las 16:33

    Los políticos actuales, social nacionalistas, quieren hacer creer que hay una identidad que la diferencie del resto de España y optan por esconder una tradición compartida con el resto de la Nación Española (sea cruenta o no, te guste o no).

    Pero,

    ¿Hablamos de Sant Fermin? ¿Hablamos de la plaza de toros en Sevilla? ¿Hablamos de las fiestas de San Isidro?

    NO, hablamos de Barcelona, La Monumental – Barcelona:

    http://www.edwud.com/photos/450/pla....celona.jpg

    Inerior de la plaza
    http://www.burladero.com/resources/....riordn.jpg

  9. beni Hill - Domingo, 13 de diciembre de 2009 a las 14:58

    Por fa. ¿para cuándo una ILP para evitar tener que sufrir y aguantar, ver u oir a Pilar Rahola por todos los medios de comunicación españoles (catalanes incluidos)de los cuales mama contastemente?.

  10. Un Frances - Domingo, 13 de diciembre de 2009 a las 20:01

    Les nationalistes catalans organisent un “référendum”, par Jean-Jacques Bozonnet

    LE MONDE

    Vic (Catalogne) Envoyé spécial

    Un isoloir dans un temple romain, cela change des salles de classe ou des annexes de mairie. Le magnifique vestige antique, dans le centre médiéval de la cité, est l’un des neuf bureaux de vote mis à la disposition des 25 000 électeurs de Vic, conviés dimanche 13 décembre, comme les habitants de 168 autres localités de Catalogne, à un référendum pas comme les autres.

    Les clés Un scrutin ouvert aux immigrés
    Edito du Monde Le mal catalan
    Dans le canton d’Osona, le seul où l’on vote dans toutes les communes (34), 126 bureaux sont à la disposition des 118 000 électeurs inscrits. On vote dans des locaux syndicaux et associatifs, dans des salles paroissiales et des théâtres. A Manlleu, la deuxième ville du canton, l’imam avait même proposé sa mosquée, avant de se rétracter. “Sur pression de Madrid”, assure-t-on, sans la moindre preuve, dans les cafés alentour.

    Il est vrai que ces référendums locaux, organisés par des plates-formes citoyennes, ont tout pour déplaire au pouvoir central. “Etes-vous favorable à ce que la Catalogne soit un Etat souverain, social et démocratique, intégré dans l’Union européenne ?” : telle est la question que pose cette consultation sans valeur juridique, mais dont tous les partis redoutent les retombées politiques.

    Le oui l’emportera, nul n’en doute.

    C’est le chiffre de la participation que scruteront les états-majors des partis. Pour l’intellectuel Julià de Jodar, venu à Vic pour participer à une réunion publique en faveur du “oui”, “le résultat donnera une bonne radiographie de l’état de conscience des Catalans les plus déterminés”.

    Depuis jeudi, plus de 4 000 électeurs de Vic ont déjà voté par anticipation. Si cette forte participation se confirmait, dimanche soir, dans l’ensemble des villes et villages concernés, cela consacrerait la montée significative du sentiment indépendantiste observé depuis quelques années.

    Pour Alfons Lopez Tena, responsable de la plate-forme Osona Decideix, qui a organisé le scrutin dans les 34 communes du canton de Vic, le succès sera au rendez-vous si la participation se situe dans une fourchette de 35 % à 50 %, la valeur de référence étant le référendum pour la Constitution européenne qui n’avait pas attiré plus de 45 % d’électeurs. Cette fois, les urnes sont ouvertes aux mineurs de 16 ans et aux étrangers extracommunautaires. Danjoma, un Ghanéen de 37 ans, installé à Vic depuis 2001, explique dans un catalan impeccable qu’il ira voter ; son “oui” sera franc et massif comme son rire quand il dit se sentir “afro-catalan”. Pour sa communauté, il parie sur l’avenir : “Si on nous permet de voter aujourd’hui, cela signifie que nous aurons le droit de vote dans une Catalogne indépendante.”

    La frénésie de référendums sur l’indépendance, tous organisés et financés par des structures issues de la société civile, est née après le succès populaire d’une initiative de ce type à Arenys de Munt, un bourg de 8 000 habitants près de Barcelone, le 13 septembre.

    D’autres vagues de consultations sont prévues début 2010, dont une à Gérone, et une autre peut-être à Barcelone. Une génération spontanée qui a “surpris et débordé les partis”, reconnaît Joan Ridao, de Esquerra republicana catalana (ERC), la formation catalane pourtant ouvertement séparatiste.

    “Il y a eu une explosion à la base. La raison de fond est la frustration d’un peuple”, estime Alfons Lopez Tena. Chacun a ses raisons d’aller aux urnes, mais tous parlent du “manque de respect”, voire des “humiliations” dont souffrirait la Catalogne. Bien sûr, il y a le nouveau statut qui, remplaçant celui de 1979, devait élargir l’autonomie de la Generalitat, notamment sur le plan de la politique fiscale. Les Catalans l’attendent depuis 2003. Proposé par le Parlement régional, voté moyennant quelques restrictions par le Parlement de Madrid, puis ratifié par référendum par les Catalans en 2006, le texte est depuis près de quatre ans en cale sèche au Conseil constitutionnel.

    S’il venait à être retoqué, ou seulement raboté dans les prochains jours, comme le laissent entendre des fuites dans la presse, il faudrait s’attendre à une radicalisation politique en Catalogne, analysent la plupart des observateurs. Dans un éditorial commun titré “La dignité de la Catalogne”, douze journaux catalans ont dénoncé, le 26 novembre, “le croissant ras-le-bol de devoir supporter le regard courroucé de ceux qui continuent à percevoir l’identité catalane comme un défaut de fabrication empêchant l’Espagne d’atteindre une impossible et rêvée uniformité”.

    Pour les indépendantistes affirmés, comme Julià de Jodar, “le statut, c’est déjà du passé, il est politiquement mort”. Mais pour la majorité, son rejet ajouterait à la désaffection de la société catalane pour sa classe politique, accusée de mal défendre les intérêts d’une Catalogne spoliée par le reste de l’Espagne : de récentes coupures géantes d’électricité ou le chaos du réseau des trains régionaux ont réamorcé la thèse d’une région attardée en matière d’infrastructures alors qu’elle paie pour les autres communautés autonomes.

    Le sentiment d’injustice commence à gagner les milieux catalans les plus modérés : “Peut-être que l’histoire va nous amener à demander énergiquement l’indépendance alors que ce n’était pas du tout dans notre intention de départ”, s’interroge l’écrivain Alex Susanna, gestionnaire de la fameuse Pedrera – l’immeuble la plus connu d’Antoni Gaudi – à Barcelone.

    Ce que Xavier Cortacans Pujol, le jeune libraire de Vic, résume d’une formule plus abrupte : “Plus le gouvernement de Madrid nous maltraite, plus nous nous sentons indépendantistes.”

    Jean-Jacques Bozonnet

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.