Cataluña

López Tena preparará otro referendo independentista en Gerona

[&hellip

Redacción
Martes, 5 de enero de 2010 | 03:45

Alfons López TenaEl ex vocal del Consejo General del Poder Judicial y dirigente de Convergència, Alfons López Tena, que fue uno de los organizadores de los referendos para la independencia de Cataluña del pasado 13 de diciembre, se encargará de dirigir otro en Gerona previsto para el 25 de abril.

Según ha revelado el diario Avui, las conversaciones entre la coordinadora Girona Decideix y el jurista ya están muy avanzadas. López Tena pretende trasladar su experiencia en la comarca de Osona a Gerona, primera capital de provincia que organizará una consulta independentista.

El referendo lo están preparando Òmnium Cultural, Ateneu d’Acció Cultural, el casal independentista El Forn, Convergència, ERC y la CUP, y cuenta con una moción de apoyo del propio Ayuntamiento, en cuya votación se abstuvo el PSC.

14 Comments en “López Tena preparará otro referendo independentista en Gerona”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Mariacruz - Martes, 5 de enero de 2010 a las 07:15

    Buenos dìas nos dé Dios y un poco de vergüenza.

  2. Mariacruz - Martes, 5 de enero de 2010 a las 08:19

    Si esto hacen algunos ahora QUÉ NO HARàN DESPUÉS?
    ,,sòlo la terneras tontas se van ellas solas al matadero,,.

  3. Sigfrid - Martes, 5 de enero de 2010 a las 10:48

    “Gerona” no existeix oficialment fa molts anys. Va sortir en el BOE que es diu Girona. Fins i tot , quan s’escriu en castellà, s’ha de posar Girona. El mateix va passar amb Lleida.

  4. andres - Martes, 5 de enero de 2010 a las 11:45

    Jajjajjaja.

    Ahora resulta que los idiomas los hace el BOE.
    En español Gerona es Gerona, lo diga o no el BOE o el Papa de Roma.

    El poder puede corromper la política, pero los idiomas los hace la gente.

  5. Sigfrid - Martes, 5 de enero de 2010 a las 12:33

    T’equivoques perquè si tu vols deixar-te de dir-te Andrés i passar a Andreu, has de passar pel Registre Civil i el DNI. Vivim en una societat burocratitzada. No us agraden tant les lleis constitucionals?
    Ara, si vols continuar dient, Sant Baudilio per comptes de Sant Boi o Castillón o Castejón de Ampurias per comptes de Castelló d’Empúries, doncs allà tu.
    Girona (com a província) i Lleida, van haver de passar per les Corts i pel BOE per a canviar de denominació. A més, ho vaig viure personalment aquest canvi i fa bastants anys. Recordo que em va trucar un polític de la Rioja per a veure de canviar el nom de la capital, Logroño, per a veure com ens ho havíem fet.
    Per mi, com si li vols dir Gerunda, que era com li deien els romans. Jo només he dit quin era el nom oficial.

  6. Sigfrid - Martes, 5 de enero de 2010 a las 12:39

    T’envio la primera cosa que hi he trobat, per Internet, del T.Constitucional (gens sospitós de catalanisme), on posa GIRONA, que és l’únic nom oficial que té.

    Suplemento del Tribunal Constitucional
    Tribunal Constitucional
    Sección Tercera. Sentencia 150/2009, de 22 de junio de 2009. Recurso de amparo 8764-2006. Promovido por doña Brígida García Pérez respecto a la Sentencia de la Audiencia Provincial de Girona que, en grado de apelación, la condenó por delito de falsedad documental. Vulneración de los derechos a un proceso con garantías y a la presunción de inocencia: condena pronunciada en apelación sin haber celebrado vista pública (STC 167/2002).

  7. andres - Martes, 5 de enero de 2010 a las 13:32

    Lo que dices es una parida como un templo.

    El TC, el Parlament y La Madre que Los Parió, sólo pueden decidir sobre política.

    Lo siento.

  8. yo - Martes, 5 de enero de 2010 a las 13:51

    # Sigfrid | 5 de Enero de 2010 a las 10:48 :

    “Gerona” no existeix oficialment fa molts anys. Va sortir en el BOE que es diu Girona. Fins i tot , quan s’escriu en castellà, s’ha de posar Girona. El mateix va passar amb Lleida.

    te has fijado como llama TV3 a león? o a castilla y leon ?? y como TV3, cualquier politico catalan que hable en catalan ?

    te animo ademas, a leer el porque lo hace asi TV3 ;) (a mi me parece bastante sensato el razonamiento que da) De hecho, es el mismo motivo por el que dicen nova york, en lugar de new york.

    mismamente las capitales vascas estan en bilingue. y de hecho, mirate el “temps” y veras que las catalanizan. (no son oficiales en catalan por cierto… nadie se escandaliza,.. yo por lo menos no lo hago. Me parece de lo mas natural.)

    los ejemplos que pones ademas hay que cojerlos con pinzas. sant boi no se podra comparar nunca con una capital de provincia (sin menospreciar). Y aunque su nombre fue castellanizado no esta en boca de todos constantemente. No es como catalanizar el nombre de vilamunt de formatges por villarriba de quesos, que seria una tonteria como hacerlo con el de sant boi. (como mucho te lo pondran sin “t” pero no traducido.)

    la exclusividad de decir girona o lleida, no hace tanto que se da. Y ademas, no se como se consiguio porque se paso “paulativamente” y destrangis a ponerlo a nivel oficial. (y si no recuerdo mal, empezo en la epoca pepera… )

    yo por mi parte, lo que si que me parece mal, es que se pronuncia mal el castellano.

    girona, no se pronuncia como se pronuncia en catalan. que seria?? “llirona” tal vez? “yirona”??. pues escribamoslo asi entonces.y los gerundenses, son “llirunins”. Yo creo que esto da hasta para parodias muy divertidas XD

  9. Laura - Martes, 5 de enero de 2010 a las 15:34

    INTERESANT ARTICLE DE LÓPEZ TENA
    MAGISTRAT I VOCAL DEL CONSELL GENERAL DEL PODER JUDICIAL

    DEPENDENCIA O INDEPENDENCIA DE CATALUNYA. Alfons López Tena

    Tras treinta años de democracia estable, sólidamente anclados en la Unión
    Europea y el euro, impensables los golpes de Estado, integrados en la
    globalización y prósperos, es hora de hacer balance sobre si le conviene a
    Catalunya seguir en España. Salvo efusiones líricas, amenazas gonadales y
    acusaciones de delirio psiquiátrico (idénticas a las practicadas por la
    dictadura soviética), no se oye en España argumento alguno que justifique
    la dependencia de Catalunya. Los unionistas catalanes, salvo una cierta
    apelación a la resignación y la rutina, tampoco razonan, incluso recurren
    crecientemente al escarnio y la amenaza, aquí más próximos a los usos de la
    dictadura maoísta.

    Es normal esta afasia, que se intenta ocultar bajo abundantes bramidos,
    pues el fundamento económico de la conveniencia de pertenecer a España ha
    desaparecido. Ya no es el Estado español quien tiene moneda y determina los
    tipos de cambio, los tipos de interés y los aranceles de importación y
    exportación. Ya no hay mercado español, lo ha absorbido el único europeo, y
    es Bruselas quien toma esas decisiones y se abre a la globalización, con el
    resultado inevitable de la disminución de la importancia relativa del
    antiguo mercado protegido: hoy Catalunya vende al resto del Estado menos
    del 40% de su producción, e importa de allí menos del 35%.

    A Catalunya la dependencia ya no le es compensada por el acceso
    privilegiado al mercado español, que además se ha convertido en arriesgado
    por ser el único en que los productos catalanes son boicoteados por el
    hecho de serlo (práctica del 21% de los madrileños, según ABC).

    Sólo le queda a España un mecanismo de actuación económica, la inversión
    pública, y los datos y hechos son elocuentes: tras décadas de detraer cada
    año el 10% del PIB catalán sin invertir en Catalunya (19.200 millones de
    euros el 2005), se desploman los servicios públicos que gestiona España y
    llevan su E: RENFE, AENA, REE, ENDESA, etc. ¿Qué reciben los catalanes a
    cambio del expolio fiscal? Ni siquiera la transparencia, pues los balances
    fiscales, públicos en la Unión Europea , Alemania o Reino Unido, los ocultan
    en España tanto los gobiernos del PP como los del PSOE. ¿Qué esconden?

    Tampoco a la hora de comprar empresas españolas es una ventaja estar en
    España, pues la toma de control catalana es bloqueada de una u otra manera,
    y contra ella se blande la Constitución y la xenofobia, que no se invoca
    frente a OPAs alemanas o italianas.Al expolio del Estado y la explotación
    monopolística de los servicios públicos privatizados se añade la penuria de
    la Generalitat. Baste un dato: tras treinta años de autonomía, y para 7,5
    millones de habitantes, el presupuesto catalán es de 32.000 millones de
    euros. Tras ocho años de autonomía, y para 5 millones de habitantes, el
    presupuesto escocés es de 46.000 millones de euros. Escocia en ocho años ha
    conseguido el doble por habitante de lo conseguido por Catalunya en
    treinta.

    Mal negocio es hoy España para Catalunya: privada de política fiscal,
    crónicamente objeto de desinversión pública, discriminada hasta en tratados
    internacionales (esos que firma el Estado español prohibiendo que utilicen
    el aeropuerto de Barcelona los aviones desde o hacia Toronto, Miami,
    México, Bangkok, Kuala Lumpur, etc.), boicoteados sus productos, rechazados
    sus compradores como extranjeros hostiles, ¿a quién le interesa continuar
    la dependencia? ¿Alguien podría explicar alguna ventaja comparativa de la
    dependencia respecto a la independencia? (si puede ser, sin insultar).

    El problema de Catalunya se llama España, que se dedica, mediante el
    aparato del Estado que los catalanes pagan, a bloquear todos sus proyectos:
    ni conexión ferroviaria del puerto con Europa, ni servicios públicos que
    funcionen, ni inversiones en infraestructuras, ni TGV a Europa, ni toma de
    control de empresas españolas, ni aeropuerto intercontinental, ni nada de
    nada.

    Ya están conseguidos los objetivos modernizadores comunes a catalanes y
    españoles, España ya es democrática y europea, pero tan adversa a la
    diversidad como siempre, no se concibe como plurinacional sino como
    unitaria, y percibe a los ‘diferentes’ no como un activo a promover sino
    como una molestia a eliminar. Proclama que Catalunya es España, pero piensa
    y actúa que Catalunya es de España. Una posesión.

    Intentamos de buena fe una corrección del expolio fiscal, el dominio
    político y la discriminación económica y cultural. Tendimos la mano para
    sólo recibir insultos, boicots y engaños, y un Estatuto que no se aplica ni
    cumple, pues este Gobierno español, como los anteriores, no tiene por qué
    cumplir la ley cuando afecta a Catalunya. No pasa nada, ya lo avalarán como
    siempre los Tribunales Supremo y Constitucional, que para eso los nombran
    el PP y el PSOE. Se equivocan: bloqueada bajo España, maltratada en España,
    insultada por España, harta de España, a Catalunya sólo le queda un camino:
    la independencia.España tiene mucho a ganar con un Estado catalán, perdería
    un miembro descontento y problemático pero ganaría un buen vecino y amigo,
    y podría superar los bloqueos que sufren las libertades y la democracia por
    causa de una estructura institucional concebida y practicada para asegurar
    el dominio de una mayoría nacional española sobre las minorías nacionales.
    Como ya advirtió Burke, es ese dominio la causa de las mayores corrupciones
    del orden constitucional.

    Dijo Azaña que para mantener España unida había que bombardear Barcelona
    cada cincuenta años, método que calificaba de bárbaro pero efectivo. Los
    bombardeos ya no son posibles, y España no ha aprendido en su lugar el
    método de ganar la adhesión cordial e interesada de los catalanes. En el
    fondo, tanto da. Se ponga como se ponga, la independencia de Catalunya es
    ineluctable e inevitable. Ha empezado la cuenta atrás.

    (Alfons López Tena es vocal del Consejo General del Poder Judicial)

  10. Sigfrid - Martes, 5 de enero de 2010 a las 15:38

    girona, no se pronuncia como se pronuncia en catalan. que seria?? “llirona” tal vez? “yirona”??. pues escribamoslo asi entonces.y los gerundenses, son “llirunins”.

    Hola, “yo” : para que veas que , cuando tienes razón , la tienes , acepto el argumento precedente, desde el punto de vista fonético únicamente.
    No obstante, quiero decir que, aunque se pronuncien mal los nombres y topònimos, yo siempre he sido partidario de que se respete en su idioma original y pondré varios ejemplos.
    – ¿Existió María Antonieta, esposa de Luis XIV ?
    Nunca existió : si queremos castellanizarlo sería María Antonia, no existe “Antonieta” ni en francés ni en castellano. En francés es “Antoinette”.
    Digamos pues, Marie Antoinette o María Antonia pero no el bodrio intermedio que resulta.
    – ¿Existieron Lutero y Calvino ? No señor. existió un tal Jean Cauven y un tal Martin Luder (luego cambado a Luther), pero desdeluego poco parecidos , ya me dirás “el Cauven éste”.
    – ¿Existió Tomás Moro ? De eso nada, se llamaba Thomas Moore.¡ Vamos, de Moro a Moore !
    -¿ Y Ana Bolena ? pero qué Bolena ni gaitas, se llamaba Anne Bolenyn, una de las mujeres de Enrique VIII.

    Y así podríamos continuar “ad infinitum”
    Conclusión : que cada uno se llame como quiera llamarse y los demás que le llamen como el afectado quiere que le llamen. Si tú te llamaras “yo” no te gustaría que te llamaran “jo” (catalán), “ego” (latín), I (inglés) ni je (francés),
    querrías que te llamaran “yo” , aunque lo pronunciaran a su manera.
    Hasta otra.
    Por cierto : “coger” va con “ge”. Los acabados en “ger” y en “gir” con “ge” los habrás de escribir, excepto tejer y crujir. No lo digo para que te enfades, lo digo con el mayor respeto, recordando la cantinela del bachillerato.

  11. Sigfrid - Martes, 5 de enero de 2010 a las 16:03

    En Francia no preguntéis por Aquisgrán, que nadie sabrá qué población es. Se llama Aix-la Chapelle.

  12. un més - Martes, 5 de enero de 2010 a las 18:18

    Tots aquests il.luminats independentistes inclòs López de Tena s’omplen la boca demanant la independència de Catalunya, però cap d’ells explica que es guanyaria o que es perdria, fer un país nou no és tan senzill, ¿quin model de país seria? Què constitució es redactaria? garanteixen una sanitat pública gratuïta o potser serà privada, asseguren una cobertura d’atur i unes jubilacions dignes, asseguren una millor infraestructura, asseguren que les empreses s’estableixin a Catalunya, asseguren que el comerç amb Espanya continue, asseguren que Catalunya serà acceptada en la Unió Europea, li han preguntat a la UE si podria integrar-se o hauria de posar-se en la cua i esperar el seu torn. Cap d’ells ha explicat si seria viable o nó l’únic argument repetitiu és el sentimentalisme i que aporten més que reben, però amb els sentiments no es menja.
    I com que els polítics menteixen més que parlen no em fio de cap d’ells.
    Que posin arguments vàlids amb dades concretes, perquè la creació d’un hipotètic país de les meravelles no és tan fàcil com el pinten.
    Quan tingui dades reals em plantejaré la independència.
    Fins llavors que ens deixin tranquils.

  13. Sigfrid - Martes, 5 de enero de 2010 a las 20:04

    Per a un més : afegeixo als teus dubtes el de crear una moneda pròpia (no està clar que ens admetessin en el euro), un exèrcit i marina pròpies, pagar totes les pensions (actuals i futures ) de la seguretat social i un llarg etc.
    Per primera vegada en aquest fórum veig una persona que argumenta, amb arguments sòlids, sense desqualificar, en contra de la independència. Repeteixo: argumenta, dóna raons, explica la seva tesi, sense molestar ningú . Et felicito, un més. Els ángel, nostrus, pedro, guillermo, maricruz , capitán trueno i altres, haurien d’aprendre de tu.
    Jo sóc nacionalista, no independentista i veig també aquests problemes que tu dius, encara que les nostres opinions siguin contràries, de vegades.
    M’agradaria que en aquest blog es pogués debatre així. Gràcies, un més.

  14. Sigfrid - Miércoles, 6 de enero de 2010 a las 17:30

    Un més : et passo un fragment d’un article de López Burniol que he llegit al País. Hi estic bastant d’acord.
    En efecto, este verano, al día siguiente de una cena de agosto, un asistente -colega castellano de mi quinta, que trabajó muchos años en Cataluña y regresó luego a su tierra- me envió esta nota:
    “Ayer no hablé cuando salió el tema de Cataluña. No tenía nada que decir. Hoy, sin embargo, te remito tres observaciones -ni tan sólo ideas- a lo que se dijo. Son éstas:
    1. El debate España-Cataluña es tramposo por ambas partes. Admito que es tramposo por parte de España, ya que buena parte de los españoles no ha asumido que el Estado de las Autonomías es el embrión de un Estado federal que habría de desenvolverse hasta consolidarlo, y lo ven como un subterfugio con el que dar largas a las aspiraciones de autogobierno catalanas. De ahí vienen la inercia centralizadora de la Administración, la erosión de competencias por la vía de la legislación básica y de la jurisprudencia del Tribunal Constitucional, etc. Pero admíteme también que buena parte de los nacionalistas catalanes tampoco juega limpio, porque, por debajo de la su secular ambición de refaccionar el Estado, ha latido siempre una soterrada aspiración a la independencia.
    2. No hay federalistas ni en España ni en Cataluña. Es frecuente oír en Cataluña que resulta imposible la consolidación de un Estado federal por la falta de federalistas españoles. Lo admito, si bien añado que tampoco hay muchos en Cataluña. En cuanto rascas un poco, te encuentras con que lo que pretende la mayoría de los llamados federalistas catalanes es una especie de relación bilateral Cataluña-España, bajo la que se esconde una implícita aspiración confederal.
    3. Hay un recíproco y grave error de raíz. Muchos españoles no aceptan que Cataluña sea una nación, es decir, una comunidad con conciencia de poseer una personalidad histórica diferenciada y voluntad de proyectarla al futuro mediante su autogobierno. Y, a la recíproca, muchos catalanes niegan a España como nación, reduciéndola a la condición jurídica de Estado -Estado español-, cuando lo cierto es que -como tú dices- es “una nación de tomo y lomo, con una mala salud de hierro”. De lo que se desprende que el conflicto histórico entre España y Cataluña es el choque frontal de dos naciones: una que no ha tenido fuerza para absorber a la otra, y otra que no ha tenido fuerza para desligarse de aquélla.
    Si los españoles tuviesen coraje, desarrollarían el Estado Autonómico en sentido federal (Senado, organismos de colaboración verticales y horizontales, concreción de las competencias federales a ejercitar por la Administración central), dejando la puerta abierta para que pueda marcharse la comunidad autónoma que así lo quiera. Y, si los catalanes tuviesen coraje, concretarían lo que quieren y pondrían los medios para conseguirlo, sin renunciar a nada con el pretexto de que “Madrid” no lo permitirá. Nunca más volverá a subir por las Ramblas una bandera de la Legión con la cabra al frente.
    Comparto este análisis. Y lo hago con hastío y pena, porque pienso que -sin ponderar sus respectivas culpas- ambas partes se cierran, cada día más, a una solución transaccional que, en aras de sus respectivos intereses, alumbrase un proyecto compartido. Por ello, como ha escrito Josep Ramoneda, “ha llegado ya el momento de plantear las cosas sin rodeos: Cataluña quiere más poder y España no quiere dárselo. Quizá afrontar el problema directamente, sin eufemismos, facilitaría el entendimiento”.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.