España

El CGPJ avala a un juez de Vic que se negó a traducir gratis al castellano documentos judiciales oficiales a un murciano

[&hellip

Agencias / Redacción
Miércoles, 24 de febrero de 2010 | 20:11

Consejo General del Poder JudicialEl Consejo General del Poder Judicial ha archivado una investigación abierta a un juez de Vic tras la queja de un abogado de Murcia al que se le negó la traducción gratuita al castellano de diversos documentos judiciales, alegando que se trata de una cuestión ajena a sus competencias.

En octubre de 2009 el abogado José Luis Mazón solicitó al magistrado del Juzgado de Primera Instancia número 4 de Vic, Víctor Casillas, la traducción al castellano del auto de admisión a trámite de una demanda que había presentado en representación de su cliente, alegando no entender el catalán. El juez le contestó que se podía realizar la traducción, pero esta debería se costeada por el letrado.

Mazón recurrió la decisión ante el juez Casillas y ante el CGPJ, recordando que el artículo 231 de la Ley Orgánica del Poder Judicial establece que ‘las actuaciones judiciales realizadas y los documentos presentados en el idioma oficial de una Comunidad Autónoma tendrán, sin necesidad de traducción al castellano, plena validez y eficacia’, pero que se procederá a la traducción de oficio cuando ‘así lo dispongan las leyes o a instancia de parte que alegue indefensión’.

Casillas respondió entonces que ‘de oficio’ no quiere decir que ‘la traducción deba ser gratuita’, mientras que la Comisión Disciplinaria del CGPJ ha dictaminado ahora que este órgano ‘no está autorizado para corregir la aplicación que los jueces hagan del ordenamiento jurídico, en el marco del proceso y en el ejercicio de las potestades jurisdiccionales’, por lo que considera como no sancionable la actuación del juez de Vic.

Mazón ha calificado la decisión del CGPJ de “insólita y de una arbitrariedad profunda”, ya que el derecho de un ciudadano o abogado en un pleito a obtener las traducciones gratuitas de los documentos redactados en otra lengua cooficial “no puede quedar al abrigo del personal criterio de un juez”, y ha anunciado una denuncia ante el Tribunal Constitucional y un recurso ante la Sala Contencioso-Administrativa del Tribunal Supremo.

3 Comments en “El CGPJ avala a un juez de Vic que se negó a traducir gratis al castellano documentos judiciales oficiales a un murciano”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Mariacruz - Miércoles, 24 de febrero de 2010 a las 21:02

    Es el principio de una serie de inconvenientes originados por nuestros .listos.polìticos.

  2. No más multas - Jueves, 25 de febrero de 2010 a las 13:25

    TODO UN CHOLLO: MUCHÍSIMA GENTE YA NO PAGA MULTAS DE APARCAMIENTO, ES MUY FÁCIL

    Respecto a las multas por aparcamiento del coche en Cataluña, le informo que son recurribles todas, si las indicaciones de la señalización no están en español. Alegando esa circunstancia se recurre la multa y el ayuntamiento ya no te la puede cobrar y el expediente queda sin efecto. Ya hay mucha gente que se “beneficia” de esto.

    Fuente: http://www.abc.es/20091207/nacional-…-20091207.html

    señales de tráfico en catalán, una baza segura para burlar las multas

    El Ayuntamiento de Barcelona prefiere no cobrar las sanciones de tráfico recurridas por motivos lingüísticos a rotular las señales en castellano

    Es todo un chollo»

    Esquivar una multa en Cataluña resulta relativamente sencillo, sobre todo si el motivo de la sanción es un mal estacionamiento. Superado el «shock» de ver estampado el papelito amarillo en el parabrisas, sólo hay que levantar la vista y comprobar si la señal de prohibido aparcar está escrita exclusivamente en catalán. Si es así (cosa que ocurre en el 100% de los casos), la batalla está ganada. Lo demás, es coser y cantar.

    El único tramite a realizar es recurrir la penalización arguyendo el incumplimiento de los artículos 56 y 138 de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, relativos al idioma de las señales. Ambos apartados normativos obligan a que «las indicaciones escritas de las señales de tráfico se expresen al menos en el idioma oficial del Estado»

    -Artículo 56-.Establecen, asimismo, que esa señalización en las vía pública «figure en idioma castellano, y además, en la lengua oficial de la Comunidad Autónoma cuando la señal esté ubicada en el ámbito territorial de dicha Comunidad»

    -Artículo 138-.El Ayuntamiento incumple conscientemente esta normativa estatal en pro de la causa lingüística y prefiere renunciar a cobrar las multas recurridas por este concepto a rotular en castellano las señales. «Se tiene perfectamente asumido que cuando las causas son lingüísticas, la multa se desactiva automáticamente. Es la consigna», reconocieron a este diario fuentes municipales.

    Joan es uno de los muchos barceloneses que desde hace tiempo recurre a esta picaresca para soslayar las sanciones. «Me he convertido en todo un experto», afirma en declaraciones a ABC.

    De hecho, en pocos meses ha logrado esquivar la penalización en tres ocasiones. Las dos primeras por estacionar el vehículo en zona azul -en la que la señalización estaba únicamente en catalán-, y la tercera por aparcar en una zona de prohibición excepcional de estacionamiento a causa de la celebración de un evento deportivo. «Reconozco que se está convirtiendo en un divertimento. Cuando voy deprisa, me dedico a observar las señales y, si están rotuladas sólo en catalán, aparco tranquilo. Ya estoy inmunizado a ver la multa sobre el parabrisas», reconoce.

    Ni Joan ni todos los que como él utilizan este atajo para burlar la temida papeleta amarilla entienden cómo no hace nada el Ayuntamiento,

    «Es algo incomprensible porque saben perfectamente que mucha gente recurre a esta vía alternativa para esquivar la penalización y, aún así, mantienen la señalización exclusiva en catalán», apunta el barcelonés. «Hobby» aparte, reconoce que se aprovecha de esta circunstancia también como «acto de rebeldía».

  3. Luisamar - Jueves, 25 de febrero de 2010 a las 13:27

    Obstusos de mente podría llamarse a estos individuos que quieren hacerse ver diferentes. La xenofobia hacia todo lo español es patente. Seguramente, si el abogado hubiese pedido traducir el texto al francés, al inglés, al alemán, al vascuence, o a cualquier lengua del mundo, lo habría mandado hacer de mil amores, y sin cobrar un céntimo, pues eso, como es de dominio público, es tarea de la Administración y corre a cargo de su presupuesto.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.