La Miranda

La esencia o la noticia

[&hellip

Carina Mejías
Martes, 9 de marzo de 2010 | 22:55

Todavía hoy queda en la memoria que Cataluña es un referente de modernidad y progreso social, que se va desdibujando en el tiempo a consecuencia de la imagen que de ella se proyecta y que tantas frustraciones nos causa. En las últimas semanas se ha producido un torrente de noticias con un componente de morbosidad que desvirtúa la esencia de lo importante y otorga categoría de interesante a la pura anécdota.

La semana pasada fue de largos debates parlamentarios en busca de soluciones a la crisis. La noticia es que la solución al tema se deja para mejor ocasión, una cumbre de líderes a la que hay que ubicar y poner fecha en el calendario. La esencia es que en Cataluña miles de familias no pueden esperar y renuncian a los comedores escolares para buscar refugio en los comedores sociales.

Ha sido, también, una semana de balances en las consultas por la independencia llevadas a cabo sin ningún rigor. La noticia era la campaña de movilización, la exigua participación, y las desavenencias entre los organizadores. La esencia es que se está cuestionando nuestro modelo de Estado que ha sido la garantía de nuestra convivencia pacífica durante muchos años.

Esta ha sido la semana de comparecencias buscando respuestas a los incendios en Horta de San Juan. La noticia es que cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen pierden el respeto. La esencia es saber por qué cinco bomberos perdieron la vida y si se pudo evitar.

Ha sido, ésta, una semana de debates taurinos, ciertamente inoportunos en esta época de profunda crisis. Pero nadie parece recordar que, ese, es en esencia un debate de libertades en una sociedad que se rinde fácilmente a la intolerancia. Por el contrario, lo interesante es la presencia de afamados toreros y la exhibición de artilugios de impacto que copan los titulares informativos.

Este ha sido el mes de aprobación de la ley de plazos del aborto y, nuevamente, han salido a las calles gran número de ciudadanos en protesta por reconocer el aborto como un derecho, atropellando con ello el derecho a la vida de un ser en gestación.

La noticia es el número de asistentes a la manifestación y la trifulca con un grupo de abortistas desnudas, que saben bien que el aborto no tiene nada que ver con el reconocimiento de más derechos de la mujer y sí mucho que ver con la falta de valores morales, de compromiso y de responsabilidad. La esencia es el fracaso de una sociedad desprovista de un código ético.

Titulares y fotos de impacto confunden la noticia con la esencia, cuando la noticia es sólo apariencia y en la esencia está lo que en realidad debemos saber.

Carina Mejías es diputada del PP en el Parlamento autonómico de Cataluña, también se la puede leer en su blog personal.

2 Comments en “La esencia o la noticia”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. DLM - Sábado, 13 de marzo de 2010 a las 10:50

    Un buen artículo y muy apropiado Carina. En pocos párrafos reflejas los verdaderos males que padece nuestra Sociedad. Quienes » nos dirigen » fundamentan su actuación en un egoismo repugnante, eso si, apoyados en unos medios de comunicación que ya se encargan de resaltar lo que verderamente » les interesa «, ocultando lo realmente importante. Pero lo grave es que, los Ciudadanos, bien sea por comodidad, egoismo o falta de madurez ( o quizás por todo ello ), no reaccionan a este cáncer que, poco a poco, va debilitando cuando no corrompiendo nuestra Sociedad.

  2. DLM - Lunes, 29 de marzo de 2010 a las 16:23

    Alucinado estoy. El que un artículo como éste no haya tenido nada más que un comentario, dice mucho sobre el nivel que ha alcanzado este Foro…..dentro de poco, si esto sigue así, será cuestión de quitarlo de Mis Favoritos……Lamentable.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.