RevistaWeb

‘[…] Mientras no se anule judicialmente la condena a muerte del ‘president’ [Companys], este seguirá siendo culpable del delito de rebelión militar’

[&hellip

Redacción
Lunes, 5 de abril de 2010 | 08:37

Carlos Jiménez Villarejo, ex fiscal jefe de la Audiencia de Barcelona y ex jefe de la Fiscalía Especial Anticorrupción, en un artículo publicado en El Periódico el 5 de abril de 2010.

‘[…] El fiscal no puede sustituir el pronunciamiento de un tribunal y con su decisión no puede entenderse «jurídicamente inexistente» la sentencia condenatoria del president [Lluís Companys] al carecer de legitimidad para acordar una decisión de ese alcance, que está reservada al Supremo.

Por ello, mientras no se anule judicialmente la condena a muerte del president, este seguirá siendo culpable del delito de rebelión militar. Consecuencia que representa una grave afrenta a su honor, a su memoria y a la memoria democrática de Catalunya. Porque en su proceso careció absolutamente –parece necesario recordarlo– de todos los derechos: a un tribunal independiente, a ser oído, a la presunción de inocencia, a ser informado de la acusación, a disponer de tiempo y facilidades para la defensa –el oficial designado para ello solo dispuso de dos horas–, a defenderse por sí o por un defensor de su elección, a interrogar o hacer interrogar a los testigos de cargo, a la igualdad de armas respecto de la acusación y al derecho de acceso a los recursos’.

Temas: , ,

9 Comments en “‘[…] Mientras no se anule judicialmente la condena a muerte del ‘president’ [Companys], este seguirá siendo culpable del delito de rebelión militar’”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Eduardo - Lunes, 5 de abril de 2010 a las 14:42

    Y, pregunto: ¿no lo fue?.

  2. Eduardo - Lunes, 5 de abril de 2010 a las 17:46

    Jimenez Villarejo, es un adulador de los catalanes y un pésimo jurista. Es un adicto al «Régimen zapateril», donde colocó a su sobrina de ministra de Sanidad que, por cierto, las hubo que lo han hecho peor que ella…

  3. Ufrasico - Lunes, 5 de abril de 2010 a las 20:16

    ¿ Y, por ejemplo, los miles de padres que,durante años, están esperando un juicio para que puedan ver a sus hijos, porque la «ley» favorece a las mujeres, de manera vergonzosa, en casos de divorcio, o los miles de pequeños empresrios que llevan años esperando el juicio para que les paguen sus deudas…, o los cientos de politicastros corruptos, especialmente municipales, que no solo no van a juicio si no que siguen en cargo público…, de eso su señoría no tiene nada que decir, por que, commo comprenderá su señoría, a toda esa gente se la trae al pairo lo que pasó hace setenta años?

  4. Pibe Hamete - Lunes, 5 de abril de 2010 a las 21:49

    La rebelió militar només va ser per part dels sublevats facciosos : Mola, Franco, Kindelán, Queipo de Llano, Sanjurjo, Mola, Goded, Fanjul, Yagüe, Cabanellas, Dávila, etc
    La República es va equivocar en moltes coses (entre d’altres, deixar cremar les esglésies i no fer res per a impedir-ho)però era el Govern legítim i els militars facciosos eren els sublevats.
    Després els sublevats, quan van guanyar, van jutjar als altres de rebelió militar, justament el crim dels que se’ls hauria acusat a ells si la guerra hagués estat guanyada per la República.
    Companys es va equivocar també, entre altres coses deixant-se portar per en Dencàs en la revolta del 1934,però era un home honrat i em consta que , a la guerra, va ajudar a molts perquè no caiguessin en mans dels anarquistes i comunistes, que els haurien mort.

  5. lynx - Miércoles, 7 de abril de 2010 a las 01:34

    golpista

  6. Angel - Miércoles, 7 de abril de 2010 a las 12:55

    En la vida siempre que hagas algo procura ganar,porque si no, quien gane te eliminara.Este fue el problema de Companys,le salio el tiro por la culata y cuando te sale el tiro por la culata mueres.

    Ahora ningun tribunal actual esta capacitado guste o no guste,para anular acontecimientos que terminaron con muchos muertos y con unos vencedores que como poco tenian la misma verdad,aunque posiciones distintas y en todo caso fueron los que vencieron.

    En una guerra los que pierden saben o deben saber que se se juegan la vida y quien no quiera jugarse la vida,que no se meta en guerras.

    En la guerra civil falto mucha inteligencia por parte de muchos que mandaban,porque si hubieran tenido mucha inteligencia la guerra civil no se hubiera producido.

    Companys le cego su nacionalismo y como a todo fanatico su fanatismo le desfaso su cerebro y termino como no podia ser de otra manera,pagando con su vida.

    Todas las ideologias pueden defenderse,pero lo que uno no puede hacer es declarar una guerra,que significa matar a quienes no piensan como tu y que a quien quieres matar pedirles que te perdonen la vida,cuando tu caes en sus manos.

  7. pau - Jueves, 8 de abril de 2010 a las 15:14

    Perdó,el president Companys no va declarar la guerra a ningú,que jo sàpiga era president de la Generalitat de Catalunya,els que van declarar la guerra son els que es van sublevar contra el govern legal,amb la intenció de destruir la democràcia.

  8. Santiago - Jueves, 8 de abril de 2010 a las 20:02

    Pau, de que democracia hablas cuando antes de la guerra se asesinaban personas en nonmbre de la izquierda y de los trabajadores y se quemaban iglesias y se asesinaban religiosos? Lee un poco que no tienes ni idea.

  9. Angel - Viernes, 9 de abril de 2010 a las 11:02

    Companys,fue un criminal y como criminal pago con su vida,porque asi lo hicieron los que le ganaron la partida.No jutgo,solo comento la realidad de lo que paso.En una guerra no existen malos o buenos,solo existen ganadores y perdedores y los que pierden lo pagan con lo unico que tenemos de propiedad que es la vida.

    La guerra termino con unos ganadores,lo curioso es que quienes perdieron,aun no lo asumen y intentan hacernos creer que ellos eran los buenos.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.