RevistaWeb

‘Tan meticuloso en el cuidado de la propia imagen, tan hábil en acomodarse a los nuevos tiempos posdictatoriales, […] ni en la peor de sus pesadillas [deseaba] una confrontación póstuma, un choque de méritos y legitimidades [con] Lluís Companys. A Samaranch no le gustó nunca perder’

[&hellip

Redacción
Viernes, 30 de abril de 2010 | 18:23

Joan B. Culla, historiador, en un artículo publicado en El País el 30 de abril de 2010.

‘Con su desafortunada propuesta de cambiarle el nombre al estadio olímpico, el Partido Popular barcelonés ha dado innecesariamente nuevos argumentos a quienes todavía lo ven como un grupo neofranquista, refractario u hostil a las tradiciones democráticas y catalanistas forjadas en el primer tercio del siglo XX. Pero además, con su exceso de celo hacia quien ya en 1975 era vicepresidente del Comité Olímpico Internacional, el concejal Alberto Fernández le ha hecho un flaquísimo favor a la memoria de Juan Antonio Samaranch. No creo que este, tan meticuloso en el cuidado de la propia imagen, tan hábil en acomodarse a los nuevos tiempos posdictatoriales, deseara ni en la peor de sus pesadillas una confrontación póstuma, un choque de méritos y legitimidades entre él y Lluís Companys. A Samaranch no le gustó nunca perder’.

Temas:

4 Comments en “‘Tan meticuloso en el cuidado de la propia imagen, tan hábil en acomodarse a los nuevos tiempos posdictatoriales, […] ni en la peor de sus pesadillas [deseaba] una confrontación póstuma, un choque de méritos y legitimidades [con] Lluís Companys. A Samaranch no le gustó nunca perder’”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Ramon Muntaner - Sábado, 1 de mayo de 2010 a las 08:46

    Si la confrontació és pòstuma, a Samaranch li deu ser igual. Em temo que quan ens morim, aquí s’acaba tot. Queden les coses que hem fet i serem recordats un temps, poc temps. Quan hagin mort els que ens havien conegut, ja no serem res de res.
    En Marc Aureli, emperador romà, va escriure un llibre en què es reflectia tot això. Després de morir, només vivim els 50 o 60 anys que ens podem recordar els nostres. A en Samaranch ja li és tot igual perquè en Samaranch ja no hi és.

  2. La navalla d'Occam - Sábado, 1 de mayo de 2010 a las 11:18

    Samaranch pot ser fos un arribista, però no un sediciós i traidor com Companys. Per les seves obres els coneixereu!!!

  3. Carlos - Lunes, 3 de mayo de 2010 a las 17:45

    A mí no me engaña: este señor preferiría que el estadio fuese rebautizado como “Jordi Pujol”. Que se te ve el plumero, majete.

  4. Vlto_ - Martes, 4 de mayo de 2010 a las 00:41

    “Samaranch pot ser fos un arribista, però no un sediciós i traidor com Companys. Per les seves obres els coneixereu!!!”

    Quants païssos del mon deu haver, on s’exalta sense embuts gent que no tenia cap pudor en saludar com en Hitler, cofoi de participar en el poder de una repugnant dictadura, front un president escollit democràticament, i tràgicament assassinat per aquells als que el primer saluda???

    Sort que sou absolutament minoritaris en la nostra societat…
    Quanta vergonya.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.