Cataluña

Millet pudo tener a sueldo a políticos de CiU

[&hellip

Redacción
Viernes, 21 de mayo de 2010 | 12:21

El ex presidente del Palacio de la Música Fèlix Millet no limitaba su actividad fraudulenta al auditorio, también pagó presuntamente comisiones a políticos de La Ametlla del Vallés (Barcelona), localidad donde reside, que votaron a favor de una recalificación urbanística de terrenos de su propiedad.

El diario El País publica este viernes una información en la que se asegura que los últimos documentos que forman parte de la investigación del caso, a los que ha tenido acceso ese periódico, apuntan a que Millet pagaba al mes -en los años 2001 y 2002- 1.500 euros al ex alcalde, el independiente Albert Palay, y 900 euros al socio de este, Jaume Codina, de Convergència i Unió.

Estos dos políticos votaron a favor en 2001 de una recalificación de unos terrenos destinados a la construcción de 55 viviendas -actualmente el terreno sigue prácticamente vacío- y cuya operación fue aprobada en 2003 por el Gobierno de la Generalidad, entonces en manos de CiU, del que formaba parte Artur Mas como primer consejero o número dos. En aquel momento, el secretario general adjunto de Convergència, Felip Puig, era presidente de la Comisión de Urbanismo, organismo que autorizó la recalificación de los terrenos, en el Parlamento autonómico.

Codina, según ha publicado El País, ha negado haber ingresado en sus cuentas particulares el dinero ofrecido por Millet, pero ha admitido que su partido, Convergència, sí cobró del ex presidente del Palacio de la Música para financiar campañas electorales en el municipio.

Además de los pagos de Millet a los entonces responsables municipales, el ex presidente del Palacio de la Música se comprometió a abonar 90.000 euros al Ayuntamiento de La Ametlla, en concepto de adquisición de mobiliario para la biblioteca municipal, para garantizarse la aprobación del nuevo plan urbanístico: ‘El pago en ningún caso se hará efectivo antes de la aprobación definitiva de la modificación puntual del Plan General de Ordenación de L’Ametlla del Vallès en el sector Avellaners de Can Plandolit’.

Temas: , ,

4 Comments en “Millet pudo tener a sueldo a políticos de CiU”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. rotger - Viernes, 21 de mayo de 2010 a las 21:43

    Este Felip Puig es un tipo a estudiar. Allà donde hay algo raro está su nombre.

  2. Arnau - Sábado, 22 de mayo de 2010 a las 11:08

    Por eso insiste tanto en la opción independentista de CiU, para poner él mismo a los jueces que después le tendrían que juzgar, y por supuesto, absolver. Y es que LA FAMILIA ha de funcionar unida y coordinada, eh Felip??

  3. xeix - Sábado, 22 de mayo de 2010 a las 14:56

    Hay alguna relación entre estos sobornos y los despidos fulminantes del arquitecto y aparejador municipal a finales de 1998 para que el cuarteto reinante en el Ayuntamiento de l’Ametlla, formado por Palay+Vila+Piñol+Pratdesaba, y Codina en las sombras, para poder colocar a Somoza como arquitecto municipal y abrir paso a las recalificaciones de Millet???

  4. POSEIDÓN - Sábado, 22 de mayo de 2010 a las 21:02

    A ORIOL POR ALUSIONES Y RELACIÓN DIRECTA CON LA “FAMILIA” (Un recuerdo de los “apoyos” que su padre, D. Jordi, dio a Roca Junyent en la OPERACIÓN REFORMISTA.

    “Miquel Roca Junyent, ex dirigente de Convergència Democràtica de Catalunya y uno de los padres de la Constitución española. (En otro “post)

    Padres como este son lo que ningún hijo desea.

    Lo increíble es que Miguel Roca que podía haber sido mucho mejor político y con mejor proyección, tanto en Cataluña como en un futuro gobierno de España, cayera en la atroz trampa de una traicionera y canallesca iniciativa y apoyo económico de Pujol y del resto de CIU para “quemarlo” en el pretendido Partido Reformista procurando el fin, antes de empezar, de un gran proyecto que hubiera desplazado a la endogámica “familia pujolista” a la oposición y tal vez a su desaparición del panorama político catalán y por ende, español.

    La operación Roca prometía tomar las riendas de España en una situación muy mala en todos los sentidos:

    La situación económica, social y política de España era muy grave en aquel momento, aunque no tan profunda como la actual. Para describirla me valgo de unas declaraciones de Roca en “ABC” (26.07.1983) que lo presentaba como “artífice” del nuevo partido. Decía, por ejemplo:

    – “La situación es muy grave y un drama el que la plantee un partido de la oposición” (Se refería a Alianza Popular).

    – “España tiene, fundamentalmente, una grave crisis económica y una grave amenaza a la libertad. Estos son los dos grandes ingredientes que caracterizan la situación actual. En el terreno de la economía las cosas no funcionan. La herencia ya no vale como argumento Los mecanismos arbitrados por el Gobierno para hacer frente a la crisis no han solucionado nada, por el contrario, en algunos puntos, han empeorado sensiblemente”.

    “Y no funciona (nuestra competitividad) porque no se han tomado, desde el gobierno socialista, las medidas oportunas para crear una política crediticia que estimule nuestra presencia en el exterior, como tampoco se han adoptado los criterios necesarios para aligerarla presión fiscal”.

    CASI DA LA IMPRESIÓN DE QUE ESTÁ HABLANDO DE LA ACTUALIDAD.

    LOS coaligados en el Partido Reformista Democrático eran: Miguel Roca, por Convergencia Democrática de Cataluña; Antonio Garrigues Walker, por el Partido Democrático Liberal; Jerónimo Alberti, por Unión Mallorquina; Gregorio Toledo, por Convergencia Canaria; Ramón Ponce, por el Grupo Independiente de Almería; José Rodríguez Peña y Manuel Caballero, por Coalición Gallega; y Florentino Pérez, por la comisión gestora de Madrid.

    Se trataba en realidad de una coalición de partidos nacionalistas, algunos de ellos con notoria impregnación masónica, a los que servían de soporte integrador Antonio Garrigues, el hombre del poder mundialista, y Florentino Pérez, ya poderoso en el ámbito empresarial, aunque mucho menos que ahora.

    ¿Existió realmente en aquella operación una ideología política, o se trataba de un potente grupo de presión en el que detrás de Roca estaba Pujol y que, mediante una encubierta coalición de partidos nacionalistas, buscaba aprovechar la debilidad coyuntural del gobierno socialista para cobrarse parcelas de poder, avanzar en el proceso dispersivo del Estado de las Autonomías y salvar los muebles a la alta burguesía financiera y empresarial en serios apuros a causa de la crisis?

    MIGUEL ROCA compartía despacho de abogados con el ex seminarista Narciso Serra, sobrino de un rico empresario catalán apellidado Carreras. Ambos entraron en el tardo franquismo a formar parte del Frente Nacional de Liberación a cuyos miembros se les conocía como los “felipes”. Julio Cerón, comunista, era dirigente del FLP y años más tarde apareció como columnista en “ABC”. Relató en una de sus colaboraciones que al disolverse los “felipes” tras la muerte de Franco y en marcha el transaccionismo democratizador, Roca y Serra se jugaron a los chinos quien se afiliaría al PSC y quien a Convergencia Democrática de Cataluña. Roca lograría acta de diputado y formaría parte del apaño constitucional. Pero el turbio maniobrerismo de Pujol y el fracaso del PRD cercenarían sus ambiciones políticas, aunque lo intentara de nuevo por otros caminos. El doblemente ambiguo Serra llegaría con Felipe González a ministro de Defensa de triste memoria. Hoy uno y otro están sólidamente instalados en la red de intereses de la alta burguesía catalana.

    Recuerdo perfectamente mi encuentro con un personaje que de la mano de Pujol, Prenafeta y “familia” -en el sentido más peyorativo de esta palabra- se encargó de “llevar a la gloria, al triunfo político” a Roca y los que le acompañaron en aquella aventura perfectamente dirigida por Pujol. Me dijo, palabras textuales, “Acabo de recibir 200 millones de pesetas para “HACER TRIZAS” la aventura Reformista de Roca. Este individuo era quien llevaba la imagen de los dirigentes de CIU y especialmente de los Pujol. Era Josep María GENÉ ayudado por su hermana, Nuria, que sabían muy bien como cumplir las ordenes del JEFE, del que deseaba el fracaso definitivo de Roca Junyent y a cualquier precio.

    En todo caso recibió buenas compensaciones y hoy se puede decir que es uno de los abogados más influyentes y poderosos de España y para CIU fue un episodio más sin trascendencia.

    Una vergüenza de la que todos fueron partícipes, cómplices y una presunta víctima: Miquel Roca Junyent.

    Así se escribe la historia y de nuevo este prestigioso abogado se quiere colgar del “candelabro” del protagonismo político. Pobre hombre rico.!!

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.