RevistaWeb

‘Los políticos catalanes y sus “intelectuales orgánicos” nunca argumentan a favor de la constitucionalidad de los artículos eliminados o interpretados por el TC, sino que hacen un pase negro y nos pretenden meter a todos en un jardín prohibido, aquel donde se enfrentan legitimidad y legalidad’

[&hellip

Redacción
Lunes, 19 de julio de 2010 | 08:23

Joaquín Leguina, ex congresista del PSOE y ex presidente autonómico de la Comunidad de Madrid, en un apunte en su blog el 19 de julio de 2010.

‘[…] Aún [es] peor el hecho constatable que en buena parte de los medios madrileños que, con mayor o menor entusiasmo apoyan a Zapatero, parece haberse impuesto esa misma omertá y en ellos sólo aparecen “tribunas” y opiniones firmadas o emitidas por políticos y universitarios catalanes que entonan a coro la misma matraca: el Estatuto es intocable… y poco les importan los argumentos que prueban hasta la evidencia que el famoso Estatuto no cabe en la Constitución ni a martillazos y, como la Constitución es flexible pero no tanto, por ello es preciso suprimir y reinterpretar un buen número de artículos del citado Estatuto. Menos artículos, en todo caso, de los que -a juicio de otros muchos y prestigiosos constitucionalistas- no caben en la Constitución. Una Constitución que fue aprobada en Cataluña mediante referéndum con un apoyo popular mayor del doble que el muy magro apoyo obtenido por este Estatuto de marras.

Pero ésa es otra, los políticos catalanes y sus “intelectuales orgánicos” nunca argumentan a favor de la constitucionalidad de los artículos eliminados o interpretados por el TC, sino que hacen un pase negro y nos pretenden meter a todos en un jardín prohibido, aquel donde se enfrentan legitimidad y legalidad. Lo cual es un disparate con perfume totalitario. ¿Por qué? Porque en democracia la legalidad puede ser buena o mala –y, por supuesto, es cambiable-, pero siempre es legítima. En otras palabras: no existe ninguna legitimidad que esté por encima de la ley… y menos aún por encima de la Constitución. Y lo dicho sobre el Estatuto vale también para la nueva ley despenalizadora del aborto. También ella es de obligado cumplimiento’.

Temas:

12 Comments en “‘Los políticos catalanes y sus “intelectuales orgánicos” nunca argumentan a favor de la constitucionalidad de los artículos eliminados o interpretados por el TC, sino que hacen un pase negro y nos pretenden meter a todos en un jardín prohibido, aquel donde se enfrentan legitimidad y legalidad’”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. alfonso - Lunes, 19 de julio de 2010 a las 08:26

    No hay intelectuales entre los nacionalistas catalanes, tan solo sofistas malencarados y pancistas paniaguados.

  2. CatalanDeGirona - Lunes, 19 de julio de 2010 a las 10:40

    Da gusto leer a D. Joaquín Leguina, ejemplo en el que deberían mirarse tantos “progresistas de salón”. Tiene toda la razón del mundo al decir que antes de ponerse a redactar un Estatuto hay que leerse bien la Constitución. Esta norma establece las reglas de juego y los límites que no deben superarse, así que lo que no puede pretenderse ahora es que una norma de rango inferior (un estatuto) modifique a su antojo una de rango superior (una Constitución) porque a los redactores de ese estatuto les salga de los huevos. Es como si las Constituciones del Estado de California o de Baviera pretendieran modificar las Constituciones federales de EEUU o de Alemania. Un puro despropósito.

  3. CatalanDeGirona - Lunes, 19 de julio de 2010 a las 10:41

    Da gusto leer a D. Joaquín Leguina, ejemplo en el que deberían mirarse tantos “progresistas de salón”. Tiene toda la razón del mundo al decir que antes de ponerse a redactar un Estatuto hay que leerse bien la Constitución. Esta norma establece las reglas de juego y los límites que no deben superarse, así que lo que no puede pretenderse ahora es que una norma de rango inferior (un estatuto) modifique a su antojo una de rango superior (una Constitución) porque a los redactores de ese estatuto les salga de los huevos.

    Es como si las Constituciones del Estado de California o de Baviera pretendieran modificar las Constituciones federales de EEUU o de Alemania. Un puro despropósito.

  4. LluisC - Lunes, 19 de julio de 2010 a las 15:47

    Aneu, aneu, marejant la perdiu !!!. Catalunya va per un altre costat. La Constitución i l’estatuet, son aigua passada. L’unic camí és la llibertat.

  5. Reverter - Lunes, 19 de julio de 2010 a las 17:31

    Referendum general ya. Los españoles no necesitamos rémoras independentistas; que se queden a vivir en su tierra y nos olviden, que nosotros los olvidaremos bien pronto. Por cierto, que le vendan sus productos a otros clientes. Bye, Bye, Catalonia… Spain, for ever was, is and will be a marvelouse country, with very good people…

  6. El Crostó - Lunes, 19 de julio de 2010 a las 18:15

    Aquest tio, em fa riure bastant, un “pogre” que escriu a la Gaceta, fa de tertulià a Intereconomia, etc.., quan era President de la Comunidad de Madrid, recordo que li deien el “Chuletari”.

    No hi ha res que s’assembli més a un espanyol de dretes que un espanyol d’esquerres (Josep Plà)

  7. Pau - Lunes, 19 de julio de 2010 a las 20:50

    En una cosa te raó,cap jurista ha argumentat en contra de la sentència,i mira que es fàcil,per que molts articles anulats o “interpretats” nomès son anticonstitucionals si interpretem la constitució desde un punt de vista fatxa o jacobí.Tot el que no prohibeix la llei,en aquest cas la constitució,pot ser legal.Tot el que no mana la llei,es lliure de fer-se o no.De totes maneres la seva crítica no es imparcial ni tècnica,tothom sap que es un jacobí radical i un anticatalà declarat,

  8. beni - Martes, 20 de julio de 2010 a las 20:18

    Sí, sí, Sr. Leguina. Pero usted votó en el Parlamento el Estatut que ha sido parcialmente descartado. A ver si nos enteramos para siempre. Es bueno tener algo de continuidad en la coherencia de los pensamientos y las acciones, por los menos cuatro años seguidos, digo yo?

  9. Botifler - Miércoles, 21 de julio de 2010 a las 14:25

    Ja m’agradaria canviar el M

  10. Botifler - Miércoles, 21 de julio de 2010 a las 14:26

    Ja m’agradaria canviar el Montilla per aquest i tenir un president preocupat en millorar el benestar dels ciutadans (amb major o menor encert), no pas en construir/reconsturir nacions inexistents.

  11. Carles - Miércoles, 21 de julio de 2010 a las 15:05

    Resulta curioso que su mujer es nada menos que la Presidenta del Tribunal Constitucional que propuso la sentencia que finalmente fué aprobado. Ojalá hubiera hecho saber hace cuatro años a su mujer lo nefasto que era (y aún es) el Estatut de Catalunya.

  12. Ramon Muntaner - Jueves, 22 de julio de 2010 a las 09:50

    Jo tenia entés que la Sra Emilia Casas era la dona de Jesús Leguina, un magistrat , i no de Joaquín Leguina.

    I pel que fa al que diu el Sr. Leguina, em fa gràcia això del “pase negro”. El “pase negro” només ho fan els jugadors que porten una bona jugada : passen i deixen apostar las altres, que confiats, no saben que el primer jugador apujarà la jugada i potser acabarà guanyant. Mala metàfora, em sembla.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.