Opinión

Cóbreme la porra

‘Este sábado comienza la liga de fútbol. Con ella también volverán las condenas de la violencia en el deporte y los discursos sobre cómo erradicarla. ¿Por qué no se regula qué objetos se vinculan a la mercadotecnia de los clubes de fútbol?’.

Carlos Garriga
Lunes, 23 de agosto de 2010 | 13:25

Detalle que muestra el precio de las 'porra coche' que se pueden adquirir en diferentes estaciones de servicio de las autopistas (foto: Carlos Garriga).

En España existe un Reglamento de armas que dice que están prohibidas “las defensas de alambre o plomo; los rompecabezas [no sé lo que son, pero no se refiere a los juegos]; las llaves de pugilato, con o sin púas; los tiragomas y cerbatanas perfeccionados; los munchacos [tampoco sé lo que son, aunque supongo que se refiere a los nunchaku] y xiriquetes, así como cualesquiera otros instrumentos especialmente peligrosos para la integridad física de las personas”.

Sin embargo, y a pesar de lo que dice dicho reglamento, ¿cuántos “instrumentos especialmente peligrosos para la intregridad física de las personas” se pueden comprar legalmente en España? La lista es larga, y no hace falta ir muy lejos ni buscar en almacenes escondidos en polígonos industriales. Hace unos días me detuve en una estación de servicio Cepsa en la autopista AP-7, y aproveché para tomarme un café en un establecimiento llamado Autogrill. Uno de los objetos que vendían en la tienda era una porra para llevar en el coche, como aquellas que en los años 70 eran habituales bajo el asiento del conductor -tanto de un 127 como de un 132, que casi nadie les hacía ascos. Un tubo metálico, un cilindro de madera o un grueso trozo de cable de alta tensión servían para ahuyentar al que intentase robar el Roadstar o el coche entero, que en un semáforo en rojo del extrarradio cualquier susto era posible.

Yo pensaba que ya casi nadie llevaba armas en el coche. Pero no debe de ser así cuando estas porras se venden hasta en las tiendas de las gasolineras y existe una gran variedad de modelos por menos de cinco euros. A pesar de que, Reglamento de armas en mano, diríase que son ilegales: según el artículo 5 “queda prohibida la publicidad, compraventa, tenencia y uso, salvo por funcionarios especialmente habilitados, y de acuerdo con lo que dispongan las respectivas normas reglamentarias” de diversos objetos, entre ellos “las defensas [eufemismo de porras] eléctricas, de goma, tonfas o similares”. Y tonfas no son, pero similares mucho.

Objetos contundentes que se pueden adquirir en las estaciones de servicio y están vinculados al fútbol (foto: Carlos Garriga).

Pero lo que más me sorprende es otra cosa: teniendo en cuenta que es un objeto cuya única utilidad y razón de ser es golpear a alguien ¿es necesario decorarlo con los colores de tu equipo? Estas porras del siglo XXI están personalizadas para los hinchas de los clubes de fútbol con más solera de toda Europa –por las estaciones de servicio españolas pasan durante el verano turistas de todas partes-. Este sábado comienza la liga de fútbol. Con ella también volverán las condenas de la violencia en el deporte y los discursos sobre cómo erradicarla. ¿Por qué no se regula qué objetos se vinculan a la mercadotecnia de los clubes de fútbol? De momento, lo que sí han hecho los organizadores del circo es incluir un seguro de vida con la entrada. Lo que, entre otras cosas, también es buen negocio.

Carlos Garriga es periodista

Temas: ,

2 Comments en “Cóbreme la porra”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. el gran felino - Lunes, 23 de agosto de 2010 a las 16:26

    Son tantas las cosas que habria que prohibir. para empezar, sugiero la ignorancia.

  2. karless - Lunes, 23 de agosto de 2010 a las 18:01

    Estic totalment d’acord amb l’article jo tambe ho vaig veure en una gasolinera de l’autopista i se’m va fer molt extrany. Crec que la policia multa si es porten aquestes porres al cotxe. Després que no es queixin que assalten gasolineres…

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.