Opinión

Matar al mensajero

‘Es kafkiano que los encargados de velar por la libertad de los ciudadanos carezcan de ella’.

Manuel Rosales
Lunes, 20 de septiembre de 2010 | 18:44

Cuenta la leyenda que había una vez un rey que cuando le traían noticias malas desde otras tierras, mandaba matar al mensajero y así nadie se atrevía a perturbar su tranquilidad. A tal extremo llegó el miedo que ningún súbdito se atrevió a comunicarle que había dejado de ser rey y estaba condenado a muerte.

Esto que cuenta la fábula sucede hoy día en el seno de la Guardia Civil. A principios de año, Juan Carlos Toribio, guardia civil e integrante de la plataforma Asociación Mutua Motera (AMM) fue expedientado por falta grave, pudiendo llegar la sanción a 6 meses de suspensión de empleo y sueldo con cambio forzoso de destino. Su pecado fue que, cansado de hacer informes para los servicios de la Dirección General de Tráfico y no conseguir nada, empezó a denunciar los defectos que había en las carreteras españolas a través de la mencionada asociación.

Este verano, dos agentes del cuartel de Intxaurrondo han sido expedientados por denunciar que la mencionada instalación se cae a pedazos. Uno de los agentes había sido condecorado por la resolución del secuestro de Ortega Lara.

La Direccion General de la Policía y la Guardia Civil castiga reiteradamente a todo agente de la Benemérita que se atreva a alzar la voz. Al parecer, lo importante no es que las carreteras o las instalaciones policiales se encuentren en buen estado, sino que los defectos no salgan a la luz pública.

Pancarta vista en la manifestación de los guardias civiles en Madrid, el 18 de septiembre (foto: AUGC).

Ahora, justo cuando la llamada huelga de bolis caídos está haciendo mella, las noticias apuntan a un posible traspaso de competencias de tráfico a la Junta de Galicia para supuestamente convencer al BNG de que vote a favor de los próximos Presupuestos Generales del Estado. Dicen las mismas informaciones que el Ministro del Interior se opone a dicha medida, tal y como no vio con buenos ojos el traspaso de competencias en materia de tráfico que se hizo a la Generalidad de Cataluña en su momento.

Es más fácil y barato negociar con un número reducido de policías que acceder a las demandas de muchos; por eso, la Administración prefiere crear cuerpos autonómicos en detrimento de los cuerpos estatales. De esta forma, pasa de tener un gran problema a tener problemas más pequeños y fáciles de manejar a antojo.

El último mandoble a las libertades de los guardias civiles se lo ha dado la Delegación de Gobierno en la Comunidad de Madrid, que ha prohibido la manifestación convocada para el 18 de septiembre por la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) y la Unión de Oficiales (UO). Solo una acertada decisión judicial ha evitado que agentes del orden sean tratados como integrantes de organizaciones ilegales. Es kafkiano que los encargados de velar por la libertad de los ciudadanos carezcan de ella.

Manuel Rosales es secretario de Relaciones de la Confederacion Española de Policía en Cataluña

Temas: ,

2 Comments en “Matar al mensajero”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Quatre i el Gat - Martes, 21 de septiembre de 2010 a las 04:04

    Bueno, eso de “matar al mensajero”, ya es un habitual en Cataluña.

    Vd como muchos de nosotros lo sabemos.

    Sólo basta leer la prensa del corazón catalanista, y se dará cuenta que habla de “Nasió, Lengua y Rasa” en versión original subtitulada.

    Todo aquel que discrepe ó disienta de la línea oficialista, ya sabe que se le expulsará de la región donde reina “nuestra Alicia en el País de las Maravillas” y, puede crear un clima de malestar a la ciudadanía, carente de criterio como para constatar semejantes datos y en su caso criticarlos y exigirles que se mejoren los problemas.

    Como recordarán muchos de nuestros habituales, no ha tanto tiempo que ciertas emisoras se les buscó la excusa de que se les anulará la licencia, a cambio de no intoxicar a los “pubrets catalanets” no fuera caso que “despertaran ante semejante intoxicación informativa venida de España”, y, se tiró por la calle de en medio: CENSURA CATALANA.

    ¡¡Toma ya!! Lo que pasa que eso, ¡¡quedaba duro reconocerlo!! ¡¡Y se tuvo la necesidad de “maquillarlo” para concluir que la ciudadanía no tuvier acceso a dicha información!!

    ¡¡Toma Nacionalismo Catalán!! ¡¡Toma Demcracia!! ¡¡Hasta las Tragaderas!!

    Y, colorín colorado, con la libertad de expresión Cataluña ha acabado.

    En Cataluña, ¡¡se les matan todos los mensajeros que hagan falta!! y ¡¡a criar borricos!! que los toros no se llevan por aquí… Y, a aprender la internacional lengua catalana…

    ¡¡La leche!!

    En fín… Demasiado serio como para tomárselo a chiste.

    Esperemos que C’s y Albert Rivera puedan colocar algo de “seny” que nunca debió faltar desde que los Regionalistas subieron al poder, y, no hay peor cosa que “un tonto con poder”

    ¡saludos!

    ¡Ánimo Albert!

  2. Raul Lapierre - Martes, 21 de septiembre de 2010 a las 12:43

    Viva la Guardia Civil. Muera el mal gobierno.
    No a las policias autonomicas.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.