Opinión

Mea colonia

‘En cualquier caso, la prédica de la humildad, la exaltación de la epistemología de la derrota y una arrogancia suave y sonriente en ningún caso rompen la correcta impostura del ‘establishment’ que los jóvenes intuyen nada más salir de casa. En este contexto de buenos chicos buenos cómo va a caernos mal Mourinho. Cómo negarle un capote a Laporta’.

Jordi Bernal
Martes, 21 de septiembre de 2010 | 18:12

“A lo mejor soy irónico, crecido y meo colonia”. Guardiola es un hombre que sabe ofrecer titulares con una absoluta corrección levemente desgañitada. Incluso cuando está a punto del exabrupto mantiene en su sitio el nudo de la corbata. Su último eslogan publicitario reza un endecasílabo: “Lo que te hace crecer es la derrota”. Algo así como “somos once contra once”. Perogrullo completamente cuestionable. Por otra parte, no sé yo cómo es Guardiola, pero en la incertidumbre no cabe duda de que se tiene por un tipo irónico, crecido y de aromáticas mixiones. Nada que objetar, aunque la autocrítica suene a huera.

Josep Guardiola, entrenador del F.C. Barcelona (foto: vídeo).

Al hilo de los perfumes, leí con interés la crónica que el periodista Josep Massot ayer escribía en La Vanguardia sobre el escritor Carlo Padial. Entrecomillaba unas consideraciones generacionales que demuestran una impecable captación del hábitat inmediato: “De la gente de mi generación –dice- me asombra la autocensura que se aplican, el miedo que tienen casi todos a decir algo que pueda molestar. Veo un miedo absoluto, quizá un temor a perder el trabajo o a enemistarse con alguien que les pueda perjudicar. Veo mucha estrategia, muchas relaciones públicas de sí mismos, tanto en el mundo literario como en el de la producción audiovisual”.

No diré yo que Guardiola esté construyendo una imagen de british afectado que se la coge con papel de fumar. En sus declaraciones algo hay de esto; bien pudiera ser, sin embargo, que sea de natural. En cualquier caso, la prédica de la humildad, la exaltación de la epistemología de la derrota y una arrogancia suave y sonriente en ningún caso rompen la correcta impostura del establishment que los jóvenes intuyen nada más salir de casa. En este contexto de buenos chicos buenos cómo va a caernos mal Mourinho. Cómo negarle un capote a Laporta.

Jordi Bernal es periodista

Temas: ,

3 Comments en “Mea colonia”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. momium - Martes, 21 de septiembre de 2010 a las 20:35

    Es dificil opinar sin conocer previamente a la gente. Pero ya he oido varias veces por ahí que Guardiola en privado no es como se nos presenta publicamente. No sería tampoco nada extraño ni del otro jueves ya que la inmensa mayoría de la gente tiene una cara publica y otra privada bien distinta. De todas formas el chico es bien libre de mostrarse como le de la gana
    Pero hay cierta arrogancia contenida en todas esas poses tan estudiada (y pretenciosamente) perfectas de niño bueno y modosito que no me acaban de convencer. O al menos me lo parece. Casi que me quedo con el Mourinho. No por nada, el madrid y el barsa sinceramente me la refanfinflan, pero casi que prefiero antes a la gente que va de cara y se muestran como son sin poses pretendidamente estudiadas ni forzadas y que no te la meten doblada en cuanto te giras.

  2. La parte y el todo - Martes, 21 de septiembre de 2010 a las 23:11

    No me van ninguno de los dos, ni Guardiola ni Mourinho.

  3. angel - Miércoles, 22 de septiembre de 2010 a las 20:39

    Mou, mo mea colonia. Mea after shave. Floïd.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.