Opinión

‘Gitanes’

‘La deportación colectiva de ciudadanos rumanos es una arbitrariedad que en modo alguno puede sustentarse en la comisión de un delito. No ya porque los delitos cometidos por naturales franceses no conlleven la expulsión a Senegal, sino porque, en general, hay pocos delitos retribuidos con 300 euros’.

Pepe Albert de Paco
Viernes, 24 de septiembre de 2010 | 12:33

Leo y escucho las opiniones respecto a Sarkozy y los gitanos y no puedo por menos de inquietarme. Cual si fuera un debate que corrigiera y ampliara el cainismo que envuelve la política, se suceden los abucheos y las peticiones de oreja. Los primeros traen como guarnición las habituales rebajas metafóricas, que se tornaron saldo con la equiparación a la Shoah formulada por Viviane Reding. Es probable, no obstante, que fueran todavía más impúdicas las observaciones de quienes, en sintonía con la doctrina Bassets, matizaron compasivamente a la comisaria dando por bueno su planchazo.

Viviane Reding, comisaria de la Unión Europea (foto: vídeo).

Como es de rigor, en ese páramo argumentativo no se aprecia una sola reflexión en torno a los derechos de aquellos ciudadanos que, sin comerlo ni beberlo, se han convertido en sufridores en casa del robo y su pariente pobre, la mendicidad. Ni una sola nota al pie sobre el gran estorbo que supone para la civilización el roce cotidiano con la cabra y la trompeta, esa pintoresca sordidez tan del gusto de los manuchaos de guardia. En el lado de quienes ovacionan a Sarkozy, las noticias no son más alentadoras. Baste decir que no hay una sola alusión a la posibilidad de que Francia, al dirigir su política contra un colectivo, haya socavado el concepto mismo de individualidad. En este sentido, no es descabellado afirmar que:

  • (1) la disolución del principio de ciudadanía en un ente tan abstracto como el de gitanos favorece el fragor etnicista, esto es, la clasificación y etiquetaje de los hombres (¡y de sus derechos!) en blancos, negros, árabes y gitanos, y
  • (2) la deportación colectiva de ciudadanos rumanos es una arbitrariedad que en modo alguno puede sustentarse en la comisión de un delito. No ya porque los delitos cometidos por naturales franceses no conlleven la expulsión a Senegal, sino porque, en general, hay pocos delitos retribuidos con 300 euros. Nótese, por cierto, cómo la derecha convierte la ley en un tecnicismo-propio-de-burócratas cuando aquélla es contraria a sus intereses. O cómo, por ambas partes, se escamotea uno de los ejes fundamentales del debate, como es el nacionalismo que subyace a la medida.

Llegados aquí, tal vez algún lector se diga: “Luego usted ¿con quién está?”. A lo que yo responderé: obviamente, con Sarkozy. Mas no a pesar de los elementos que he puesto sobre la mesa, sino precisamente por haberlo hecho.

Pepe Albert de Paco es periodista

Temas: ,

3 Comments en “‘Gitanes’”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. váyase señor zapatero váyase - Viernes, 24 de septiembre de 2010 a las 14:07

    Mucha tontería, pero en el fondo todos estamos de acuerdo en lo que hizo Sarkozy. Venga, sinceridad: ¿Quiénes de vosotros acogeríais a una familia de gitanos rumanos en vuestra casa? Tic-tac, tic-tac…

    Conclusión: hay ciertos colectivos que no tienen ni oficio ni beneficio, y negarse a reconocerlo es no querer ver la realidad, señores.

  2. Dabú (Barceloneta) - Viernes, 24 de septiembre de 2010 a las 14:47

    Váyase, ni en el fondo ni el la forma yo no puedo estar de acuerdo con lo que hizo Sarkozy. Y no, no acogería un rumano gitano en mi casa, pero dejarles acampar por ahí, pues si, en lugares públicos o habilitados. Y que vivan de lo que puedan, y si delinquen pues estacazo, vamos como siempre.

  3. uno de PxC - Lunes, 27 de septiembre de 2010 a las 15:33

    El de arriba es el típico separata multiculti pijoprogre. Un paseo por el barrio de la Salut de Badalona, y como nuevo.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.