El PSC reconoce, ahora, que las multas lingüísticas ‘no son una buena práctica’

15.10.2010 | 19:25
 

José Montilla, presidente de la Generalidad y primer secretario del PSC (foto: PSC).

Después de que en los últimos meses haya promovido y aprobado diversas leyes que endurecen la imposición del catalán (como la Ley de Educación, la Ley de Acogida, el Código de Consumo o la Ley del Cine), y a falta de 44 días para unas elecciones que, según todas las encuesas, pueden suponerle una debacle, el PSC ha decidido replantearse el régimen de sanciones lingüísticas implantado desde la Generalidad.

Así lo recoge el borrador del programa electoral que el partido debatirá y aprobará este fin de semana y que se ha presentado este viernes.

El PSC apunta que lo prioritario no es que se pongan multas a los comercios que no utilizan el catalán en sus rótulos, sino hacer pedagogía desde la Generalidad para que lo acaben haciendo voluntariamente, según ha señalado la portavoz adjunta del partido en el Parlamento autonómico, Rocío Martínez-Sampere. El objetivo sería “desarrollar instrumentos para solucionar una problemática pequeña con otro tipo de medidas que no sean la sanción, que si es necesario llegar a ella se llegará“.

El borrador reconoce que ‘las sanciones no son una buena práctica para una política lingüística en positivo’, por lo que se propone trabajar ‘desde el fomento’, de forma ‘adecuada a las necesidades de la sociedad actual’, ‘no desde la coacción ni el enfrentamiento‘.

Sin embargo, el texto remarca que esto no quiere decir que se planteen un cambio en la Ley de Política Lingüística para suprimir las multas lingüísticas, sino que proponen afrontar este tema de forma diferente, ‘intentando convencer’ a los ciudadanos antes de imponer las sanciones, que también se aplicarían en caso de no cumplir la ley.