Opinión

De superhéroes y mártires

‘En esta confrontación partidista, los benjamines han aportado históricamente el celoso velo del tarro de las esencias ideológicas y un jaleo indisimulado hacia el líder de turno. ‘Naïf’ y retro, la campaña de ‘SuperMontilla’ ejemplifica el tono ‘fanzineroso’ y de mantra perpetuo que se impone en campaña y que se mantiene en los medios sin interrupción’.

Jordi Bernal
Martes, 19 de octubre de 2010 | 11:29

Aunque se les supone buena voluntad y compromiso con el partido, la iniciativa de las juventudes del socialismo catalán aparenta un punto de cachondeo. Seguramente sin pretenderlo han desenmascarado menos al filántropo alienígena que supuestamente esconde el político Montilla que una concepción de la gestión pública basada en la pugna constante de aparatos fisológicos de las distintas organizaciones políticas.

En esta confrontación partidista, los benjamines han aportado históricamente el celoso velo del tarro de las esencias ideológicas y un jaleo indisimulado hacia el líder de turno. Naïf y retro, la campaña de ‘SuperMontilla’, que incluso no duerme para que el metro funcione todos los sábados de farra en Barcelona, ejemplifica el tono fanzineroso y de mantra perpetuo que se impone en campaña y que se mantiene en los medios sin interrupción. A Montserrat Tura, por lo menos, la cosa del cómic le ha hecho gracia.

'SuperMontilla', Joan Laporta y Albert Rivera.

Pero si los retoños socialistas han tirado de tebeo, Solidaritat Catalana, formación más apurada en bases imaginativas, se ha visto obligada a improvisar disfraz para el líder. La ocasión la pintan calva, así que, aprovechando la cosa del fútbol y el voto en blanco de Rosell, en una rueda de prensa de tres horas (Aló, aló, president), Laporta se ha despachado con una mención bíblica a Pilatos y su celebérrimo lavado de manos. Sin inmutarse, pues, el líder solidario se presenta en la carrera parlamentaria como un Cristo a punto de suplicio. Veremos cómo le va.

En cualquier caso, los departamentos de imaginería de los distintos partidos políticos deben de estar tomando nota de esta añeja estrategia del carnaval pre electoral. De momento, Albert Rivera, en esta ocasión, ha decidido dar el paso y presentarse vestido. Acompañado de los desnudos ciudadanos, tal que él mismo hace apenas cuatro años. Pero, en política, cuatro años son mucho.

Jordi Bernal es periodista

Temas: , ,

No hay comentarios en “De superhéroes y mártires”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.