Varios empresarios imputados en la presunta trama de financiación ilegal de Unió reconocen facturas falsas

22.10.2010 | 21:35
 

Cuatro empresarios imputados en la presunta trama de financiación ilegal de Unió Democrática de Catalunya (UDC) han reconocido este viernes, ante el juez que lleva la investigación, haber emitido facturas entre 2004 y 2006 por más de 1,78 millones de euros al grupo de empresas IMS por servicios no realizados.

El fiscal, que presentó en julio una querella, sostiene que el partido liderado por Josep Antoni Duran i Lleida se financiaba ilegalmente utilizando la Fundació Catalunya i Territori -vinculada a Unió- como intermediaria. De hecho, los ex vocales de la fundación Juan Albert López y Miguel Ángel Cortés, imputados en el proceso y presuntos cabecillas de la trama, se acogieron el pasado día 15 a su derecho a no declarar, mientras que su ex presidente, Josep Boqué Cos, no ha acudido a declarar porque no se le ha podido localizar para entregarle la citación.

Además, la Fiscalía considera que los cinco millones de euros que el entramado IMS dejó a deber a distintos bancos fue un fraude, ya que consiguieron financiarse presentando facturas falsas emitidas a empresas del propio grupo para utilizar las líneas de descuento, hasta llegar a un concurso de acreedores.

Por último, también se constata que la fundación cedió varios locales a Unió sin cobrar el alquiler durante años, para finalmente vendérselos a un precio muy inferior al de mercado.