La Generalidad filtra que también multa a comerciantes que no tengan la información en español

23.10.2010 | 14:32
 

La Agencia Catalana de Consumo (ACC) ha puesto 94 multas lingüísticas en comercios de Cataluña (en 2009) por no tener el etiquetado al menos en español. Según publica este sábado El País, la Agencia dependiente de la Generalidad de Cataluña, en concreto de la Consejería de Economía y Finanzas, en manos del PSC, ha sancionado a 152 empresas por incumplir la Ley de Política Lingüística -que obliga a etiquetar todo en catalán- y que han reportado 148.000 euros a las arcas públicas, menos que en 2008.

“La regulación, en el caso del etiquetaje, es favorable al castellano. Hay cerca de 120 leyes estatales que obligan a etiquetar en español”, asegura Jordi Anguera, ex de ERC y ahora en Solidaritat, director general de la ACC a El País. Las leyes son claras y obligan a tener, en Cataluña, todos los productos, rótulos comerciales y productos dirigidos a la ciudadanía en los dos idiomas oficiales. Pero, ¿se cumple?

La Generalidad no especifica qué cantidad ha recibido por las 94 multas lingüísticas ya que estas infracciones se clasifican como deficiencias de información, al contrario de lo que pasa con las multas lingüísticas por el catalán, que tiene capítulo propio: “Las multas idiomáticas no son homologables. En el catalán miramos todos los aspectos a proteger; en el castellano, solo tenemos problemas con el etiquetaje“, indica Anguera, que dejará como obra política el nuevo Código de Consumo que, además de obligar a los ciudadanos a la delación, aumenta el coste de las multas lingüísticas hasta el millón de euros. La norma ha sido recurrida por el Defensor del Pueblo al Tribunal Constitucional.

Pese a que estas sanciones no se suelen publicitar, en febrero de este año el Documento Oficial de la Generalidad de Cataluña (DOGC) hizo pública la sanción a Ikea por no etiquetar ‘al menos, en la lengua española oficial del Estado’.