Cataluña

Manifiestas deficiencias en los cuatro geriátricos municipales de Barcelona

Alimentos caducados, inexistentes protocolos de actuación, no hay mecanismos de revisión de los medicamentos y no se controla el origen de las titulaciones de los médicos.

Redacción
Jueves, 28 de octubre de 2010 | 10:41

Un estudio interno de cuatro informes del Ayuntamiento de Barcelona pone de manifiesto que las residencias geriátricas de titularidad municipal no están acondicionadas para obtener la acreditación sanitaria y social de The Joint Commission (JCAHO), máxima acreditación a nivel internacional que evalúa la calidad y seguridad de las residencias asistenciales y sociosanitarias.

En 2009 el Ayuntamiento barcelonés encargó a la Fundación Avedis Donabedian -con la que lleva colaborando desde 1996- cuatro informes de evaluación de otras tantas residencias de ancianos de la ciudad de titularidad pública. El objetivo del equipo de gobierno local era que los centros optasen a la acreditación JCAHO, que ninguna residencia en España tiene actualmente. Pero, sin embargo, los informes de Avedis Donabedian reflejaron serias deficiencias en aspectos importantes de las residencias de ancianos.

Productos caducados e inexistencia de protocolos de actuación

Parque del Guinardó, Francesc Layret, Josep Miracle y Fort Pienc, son las cuatro residencias municipales que acogen a alrededor de 300 personas y dependen del departamento de Acción Social y Ciudadanía del Ayuntamiento, en manos de Ricard Gomà (ICV-EUiA). Según la información a la que ha tenido acceso LA VOZ DE BARCELONA, los inspectores de la fundación encargada de la evalución encontraron desde productos caducados en la cocina hasta la inexistencia de un protocolo en caso de un proceso de donación de órganos.

De entre las deficiencias detectadas, en el apartado de atención de los residentes, en ninguno de las cuatro residencias existe un protocolo de reanimación cardiopulmonar (RCP) o está incompleto, ni hay un protocolo de prevención de enfermedades infecciosas y/o contagiosas que requieren de medidas de aislamiento, ni hay una guía para la cura y atención de las personas con diálisis, ni hay un protocolo de preinscripción y administración de medicamentos, ni existe un proceso para identificar a las víctimas de abuso o abandono, ni hay un protocolo de valoración del dolor.

En este apartado, las residencias de Fort Pienc y Josep Miracle, además, no realizan formación al personal en RCP o, si lo hacen, no lo tienen documentado. Y en el centro de Fort Pienc no tienen un protocolo establecido para los casos de donación de órganos.

Alimentación, medicación y seguridad

Un segundo aspecto que los informes evalúan es lo relacionado con los medicamentos. Ninguna de las cuatro residencias tiene un mecanismo definido para la revisión de la caducidad de los medicamentos, ni tienen un procedimiento que establezca quién prescribe los medicamentos y cuáles son los límites, también se advierte de que el sistema de identificación de los residentes antes de darles la medicación puede generar errores si el residente cambia de ubicación o si el personal es suplente y se alerta de que no queda constancia ni se informa de los posibles errores de medicación.

Especial mención merece el geriátrico Josep Miracle, pues el informe señala que en la zona de enfermería existen cinco espacios diferentes donde se almacenan medicamentos sin ningún control con acceso para los residentes.

Otro de puntos que desde Avedis Donabedian se evaluó fue el dedicado a la alimentación. En las cuatro residencias municipales se cometen deficiencias en la separación física de los espacios, limpios y sucios, en la cocina, advirtiendo de un posible riesgo de contaminación de los alimentos. También se deja constancia de que para entrar en las cocinas no hay disponibles ni gorros ni batas. En el Parque del Guinardó los inspectores encontaron productos caducados en el almacén de cocina.

La seguridad de las instalaciones también es motivo de crítica. Según consta en los informes, no se realizan simulacros anuales ni existen planes de formación al personal sobre seguridad contra incendios, vigilancia, materiales peligrosos o emergencias, ni se comprueba el plan de seguridad de evacuación contra el fuego y el humo un mínimo de dos veces al año, en ninguna de las cuatro residencias de ancianos.

El estudio también advierte de que no se realiza un control del origen de las titulaciones de los médicos, ni tampoco del origen de la titulación de las enfermeras. Y llama la atención que en los informes quede constancia de que la relación entre el paciente, la familia y los profesionales del equipo, en cuanto a educación y consejos en el ámbito de la salud, se valore con un cero (en una escala de cero a diez) en todos los apartados.

Cuatro fases para la elaboración de los informes y las mejoras

Desde la Fundación Avedis Donabedian “no confirman” que estos informes existan y, en cualquier caso, preguntados por la función de la Fundación, han asegurado que no evalúan centros residenciales para encontar “deficiencias” sino que lo hacen para “promover la mejora” de los centros sociosanitarios. Sin embargo, en el informe participativo de 2008-2009 del Consejo Municipal de Bienestar Social, presentado al pleno municipal el 30 de septiembre de 2009, se indica que (página 63):

En el año 2009 se ha iniciado un proyecto de mejora de la calidad de las residencias municipales para la gente mayor, a través de una colaboración entre el Ayuntamiento de Barcelona y la Fundación Avedis Donabedian. El proyecto de mejora está basado en el modelo de la Joint Comission International, fundación para la acreditación y el desarrollo asistencial. Uno de los beneficios o aportaciones de este modelo es que se trata de un modelo centrado en la atención al paciente o usuario. Es decir, desarrolla un enfoque asistencial que toma al usuario como eje central y requiere una atención interdisciplinar basada en sus necesidades y expectativas. Evalúa la calidad de la atención del paciente a lo largo de todo el proceso asistencial, desde su llegada a la organización hasta el momento del alta o seguimiento. Este modelo cubre la totalidad del centro y no los departamentos o servicios de forma independiente, ya que se entiende que el usuario recibe los servicios del conjunto de la institución y no de forma fraccionada. Se ha trabajado la primera y segunda fase del proyecto, que corresponden a la formación a los profesionales y al diagnóstico de situación respectivamente, y se han iniciado las siguientes fases: diseño y propuestas de mejora, e implantación del proyecto.

Es decir, el Ayuntamiento sí le ha encargado a la Fundación Avedis Donabedian la elaboración del informe de evaluación de los cuatro centros geriátricos de titularidad municipal. El coste de la adjudicación se eleva a 36.423 euros.

El servicio contratado consta de cuatro fases. Una primera, durante el primer trismestre de 2009, que consistía en la presentación y formación de los profesionales de las residencias vinculados al proyecto. En la segunda fase, también durante el primer trimestre del año pasado, se llevarían a cabo las evaluaciones de los cuatro centros para diagnosticar el estado de la situación. Durante el segundo trimestre de 2009, la Fundación establecería los objetivos de mejora. En teoría estas tres primeras fases ya se deberían de haber cumplido. Y la cuarta fase, de plazo hasta mediados de 2010, se llevaría a cabo el proceso de implantación de las mejoras.

Incidentes en residencias

No se puede decir que estas deficiencias, detectadas en el informe de Avedis Donabedian, sean una novedad en las residencias municipañes de ancianos. Fort Pienc, en el verano de 2005 (solo dos años después de su inauguración), fue advertida por la Generalidad de Cataluña de que debía mejorar la atención a los ancianos residentes.

El origen de la advertencia fue la investigación llevada a cabo tras una denuncia interpuesta por los familiares de los ancianos (respaldada por los trabajadores del centro) al comprobar que no se atendía correctamente a los residentes, fallando en puntos tan básicos como la higiene y la alimentación, a causa, sobre todo, de la falta de personal. En aquella ocasión, el Ayuntamiento se comprometió a corregir la deficiente atención sociosanitaria.

Y si nos acercamos a las hemerotecas encontramos quejas de aplicación de protocolos en los sistemas de alimentación (productos caducados) de los geriátricos municipales ya en 1986, por ejemplo en el del Parque del Guinardó. O verse en la obligación de cerrar ‘por una temporada’ el centro de Can Castelló, ‘considerado un centro modélico’, por la aparición de termitas, en 2004. Por no hablar de algunos centros privados, como se puso de manifiesto en un programa de televisión en diciembre de 2009.

En este contexto, la Consejería de Salud de la Generalidad presentó a finales de septiembre una guía de recomendaciones, para el personal sociosanitario, de alimentación y actividad física para personas que viven en residencias, con la intención de homogeneizar criterios respecto a estas cuestiones.

Durante todo el día de ayer, desde LA VOZ DE BARCELONA, se intentó localizar al responsable de Acción Social y Ciudadanía o a alguien del equipo del regidor Gomà (ICV-EUiA) pero no respondieron ni a los mensajes en los contestadores de voz ni a las llamadas realizadas para que desde el Ayuntamiento se diera una explicación de los informes y la situación de las residencias de ancianos.

ACTUALIZACIÓN 14:21. Fuentes del departamento municipal de Acción Social y Ciudadanía han asegurado a LA VOZ DE BARCELONA que los informes de evaluación detectaron solo dos aspectos “mejorables” de los centros geriátricos de la ciudad relacionados con “la información a las familias sobre las actividades de los pacientes” y el protocolo “escrito, que no de praxis” sobre el control y la prevención de las infecciones.

En ningún caso, aseguran estas fuentes, se han encontrado productos caducados, como apunta el informe de evaluación, y que en todo caso “unas latas de conserva fueron retiradas del almacén de una de las residencias cuando les faltaba un mes para que caducaran“.

En este sentido, el PP de Barcelona ha presentado una pregunta al equipo de gobierno local sobre las evaluaciones y las medidas que ha adoptado o adoptará el Ayuntamiento para resolver las deficiencias detectadas.

Temas: , , ,

11 Comments en “Manifiestas deficiencias en los cuatro geriátricos municipales de Barcelona”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Ancianos - Jueves, 28 de octubre de 2010 a las 11:29

    Me alegro que hagan públicas estas noticias, ya que tengo un cariño especial hacia nuestros ancianos y creo sinceramente que se merecen la mejor atención, hay que controlar a estos centros, para que cumplan con sus obligaciones y sobretodo sean respetuosos con los que ya hicieron su trabajo, aportaron su granito de arena con esfuerzo y dedicación a nuestra sociedad para que las generaciones futuras, es decir nosotros, dispongamos de una mejor calidad de vida. Esto es lo que debe importar a nuestros políticos lo demás populismo barato y poco productivo.

  2. Scott - Jueves, 28 de octubre de 2010 a las 13:26

    La culpa de todo es de Franc.

  3. Crema Catalana - Jueves, 28 de octubre de 2010 a las 14:28

    Eso si, hasta los orinales tienen el nivel C de catalán, como debe de ser.

  4. CIUDADANO NO NACIONALISTA - Jueves, 28 de octubre de 2010 a las 18:01

    De p. madre, señores. Menos patrias y más hacer las cosas bien…que muchas veces incluso no es cuestión de dinero, que tambien. Está claro que la gente que nos gobierna no está capacitada para ello y por otra parte tampoco se molesta mucho. Cualquiera que utilice con frecuencia una instalación municipal puede apreciar que las personas que allí trabajan no tienen claro su protocolo de actuación ni te pueden orientar sobre qué hacer o a quién reclamar…eso sí todito rotulado “en català”.

  5. Mariacruz - Viernes, 29 de octubre de 2010 a las 08:11

    Pero para fomentar lenguas indígenas en el extranjero, para ” pseudoembajdas”, para pagar subvenciones a los que interesa, para ” pitos y flautas “, para eso sí hay interes, dinero y sobre todo voluntad. a los ancianos, ….Dios os ampare hermanos…que hay cosas “”palillos más importantes que tocar “. Y esperarán que les voten, encima..

  6. Quatre i el Gat - Viernes, 29 de octubre de 2010 a las 10:49

    Este es un problema real.

    No los toros, ni los embolados, ni las Embajaditas, ni el “todo por la patria catalanista”.

    Pero, los malos políticos catalanes sólo tienen como prioridad la lengua, la raza y los toros.

    ¡¡Un respeto!!

    Hay que seguir REBELÁNDOSE. ¡¡REBÉLATE!!

    ¡Ánimo Albert!

    ¡Ánimo Ciutadans!

  7. Mariacruz - Viernes, 29 de octubre de 2010 a las 17:47

    http://www.impulsociudadano.es

    José Domingo también se rebela.Deberían ir juntos todos los que se rebelan contra los ” amigos de la independencia “.

  8. ANTONIO - Sábado, 30 de octubre de 2010 a las 23:32

    A mi madre la tuve que ingresar en la residencia de Canet de Mar, entro por sus propios pies,
    y la tuve que sacar al cabo de dos meses en una silla de rudas, 150 personas ancianas y muy pocas enfermeras, y personal no muy bien preparado.

    La tengo en una residencia de Andalucia en la cual me siento satisfecho y orgulloso de tenerla en esta residencia, las comidas son estupendas, alguna vez en las supuestas vistas, me entran ganas de quedarme a comer por lo buena que ponen las comidas.

  9. ANTONIO - Sábado, 30 de octubre de 2010 a las 23:36

    PER DON Y EL BUEN TRATO QUE RECIBEN TODOS LOS RESIDENTES, DE ENFERMERAS Y MEDICOS, ALGUNA VEZ LA HAN LLEVADO AL HOSPITAL Y SIEMPRE LAS ACOMPAÑA UNA ENFERMERA

  10. Anonimo - Miércoles, 15 de agosto de 2012 a las 12:02

    Residencia Fort Pienc, en la 2ª planta aux. de geriatría: trato vejatorio a algunos de los residentes que no pueden quejarse porque estan impedidos fisica y psicologicamente (Julio 2012) Esta denuncia es para que pongan máxima atención en esta planta. Gracias.

  11. Montserrat - Jueves, 11 de abril de 2013 a las 01:54

    Hola, escribo porque he trabajado los dos fines de semana últimos en la residencia Josep Miracle (en la recepción), muchas de las cosas que se dicen en estos informes…no las puedo ni contradecir y apoyar -ya que desconozco la normativa y no sé cual es la manera correcta de proceder- pero una cosa si que me quedó clara y es que el personal está cualificado que cada profesional tiene, como mínimo, el título requerido para el puesto que va a ocupar, y lo más importante es que los usuarios están muy bien atendidos tanto físicamente como a nivel psicológico y médico. No se deja a nadie todo el día en cama, a los dependientes los acuestan una hora para hacer la siesta y se les baja de nuevo pasado este rato, se les cuida y estimula todo el día. He trabajado en 4 residencias, y a nivel general la que más me ha gustado para con el buen trato, cuidado y atenciones para los usuarios ha sido precisamente esta. Y resulta que es una de las residencias públicas.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.