Solsona: ‘La presidenta del PP exige un cese cada día con una cara de mala leche muy profesional. Es un disco rayado que tiene una sola música y una sola letra: ‘Lo que usted diga, don Mariano’. Por eso se olvidó de denunciar la carta realmante incendiaria de la Rottweiler del Pueblo’

31.10.2010 | 13:09
 

Ramon Solsona, periodista y escritor, este domingo en el diario Avui:

‘[…] En un país decente, esta señora [la defensora del Pueblo, María Luisa Cava de Llano] habría sido destituida de forma fulminante, pero aquí, esto es, allí, se le ha permitido que continúe presentando recursos contra el catalán, tarea a la que se siente ‘obligada’. […] A Alicia Vidal-Quadras, también conocida como Sánchez-Camacho, le faltó tiempo para exigir el cese inmediato de Amorós por haber ‘insultado a millones de catalanes y españoles’ [tras su declaraciones sobre el Papa]. Se olvidó de pedir la dimisión de Mariano Rajoy, porque el secretario de Inmigración dijo, con cifras en la mano, que durante el Gobierno del PP es cuando entraron más inmigrantes ilegalmente.

[…] La presidenta del PP exige un cese cada día con una cara de mala leche muy profesional. Es un disco rayado que tiene una sola música y una sola letra: ‘Lo que usted diga, don Mariano’. Por eso se olvidó de denunciar la carta realmante incendiaria de la Rottweiler del Pueblo. Pero yo no descarto que, empujada por la cantinela reiterativa, un día se mirará al espejo y se le caerá la cara de vergüenza por el papel que está haciendo contra el catalán (‘acabar el trabajo del franquismo’, lo calificaba este jueves el Avui). Es tan bajo y miserable, que en los libros de historia de la lengua la señalarán con el dedo. Si tuviese un ataque de decencia, Alicia Vidal-Quadras exigiría con el habitual tono de santa inquisición el propio cese. Fulminante’.