Miles de aragoneses reclaman la devolución de las obras de arte sacro del Museo de Lérida

08.11.2010 | 08:01
 

Manifestación en Zaragoza a favor de la devolución de las obras de arte sacro de las parroquias aragonesas depositadas en el Museo Diocesano de Lérida (foto: EFE/El Mundo).

Miles de aragoneses se han manifestado este domingo en el centro de Zaragoza para exigir la devolución de los bienes de arte sacro depositados en el Museo Diocesano de Lérida procedentes de parroquias que en 1995 pasaron a pertenecer a la diócesis de Barbastro-Monzón y sobre cuya propiedad, desde entonces, se está en litigio.

La concentración ha sido convocada por los alcaldes de las localidades oscenses de Berbegal, Peralta de Alcofea y Villanueva de Sijena. Durante la misma, los humoristas del programa Oregón Televisión, de Aragón TV, han leído un manifiesto en el que se pide al Gobierno de Aragón que tomen las medidas necesarias para “hacer regresar los bienes históricos y artísticos” aragoneses “que se encuentran fuera del territorio”, y se reclama al Tribunal Constitucional que agilice su sentencia sobre el asunto.

Además, exigen a “las autoridades y partidos políticos catalanes” estar “a la altura de las circunstancias históricas y democráticas”, “tal como sucedió con los papeles de Salamanca“.

El acto, que ha finalizado en la Plaza del Pilar, ha contado con la presencia de miembros de todos los partidos políticos con representación en el Parlamento autonómico y de entidades como la Plataforma No Hablamos Catalán, y ha sido presidido por una pancarta que rezaba ‘Justicia y Dignidad. Aragón por la devolución de sus bienes’.

Lérida dice ‘no’

El alcalde de Lérida, Àngel Ros, ha respondido señalando que las obras en litigio pueden ser visitadas y contempladas actualmente “gracias al trabajo de las parroquias de la Franja de Aragón y del Obispado de Lérida”, que “las protegió”, de lo contrario “ahora estarían en manos de anticuarios y sería muy difícil verlas”.

“No se puede reclamar un retorno cuando nadie se ha apropiado de nada“, ha añadido, y ha considerado que la única salida a la situación es un pacto político-institucional.

Sin embargo, tanto la justicia eclesiástica como la civil, han ordenado la devolución de las obras de arte a las parroquias de las diócesis aragonesas.