Opinión

Un apunte papal

‘Encuentro curioso que los amantes de la pirotecnia y la algarabía de matinales veraniegos, del ‘barça-barça-barça-campions’, apelen ahora a las molestias para censurar el paso por Barcelona del patriarca romano’.

Jordi Bernal
Martes, 9 de noviembre de 2010 | 08:22

Imbuido por el espíritu de exégesis sin pausa de LA VOZ DE BARCELONA, cuando las dos representantes de la Asociación de Vecinos del barrio me entregan el panfleto no puedo menos que registrar el idioma de su contenido. Está íntegramente en catalán, y estoy a punto de mandarlo a redacción si no pensara que utilizar una de las dos lenguas del país es de las pocas cosas que me parecen normales en la subnormalidad consuetudinaria.

Benedicto XVI, tras dedicar la Sagrada Familia, el pasado domingo (foto: LVdB).

Como era de esperar, la nota informativa del corte de calles y demás engorros de fin de semana deviene una protesta por la visita papal y las molestias ocasionadas al vecindario. Encuentro curioso que los amantes de la pirotecnia y la algarabía de matinales veraniegos, del barça-barça-barça-campions, apelen ahora a las molestias para censurar el paso por Barcelona del patriarca romano.

Estoy con Joan de Sagarra en el salmón de La Vanguardia de este domingo y su irónica referencia al ‘negoci’ para defender la bendición como basílica de la estupefaciente obra de Gaudí. Esperemos, por lo tanto, que en los próximos años se produzca un incremento de la turistada que aparca el autocar a los pies del templo para fotografiarlo con o sin figurantes y con endiabladas angulaciones.

Al fin y al cabo, la turistada gaudiniana acostumbra a cubrir su torso y a consumir algo más que sangría. Deberemos, tal vez, aguantar el incremento de permanentes y de así somos los jóvenes del Papa, pero todo sea per fer caixa. Si no que se lo pregunten al presidente, que después de juguetear con uno de sus acostumbrados desplantes de niño bien, ha sonreído con Benedicto XVI en Barcelona para la posteridad.

Una posteridad que tiene como único horizonte las próximas elecciones.

Jordi Bernal es periodista

Temas: ,

2 Comments en “Un apunte papal”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Joan - Martes, 9 de noviembre de 2010 a las 13:27

    De acuerdo con el artículo, pero no veo qué tiene de estupefaciente el templo.

  2. reset - Martes, 9 de noviembre de 2010 a las 15:55

    Que manera más rara de entender las cosas la de este artículo. No sé qué tiene que ver que te den un folleto contra el jaleo en tu barrio, aunque esté en catalán, con ser futbolero y verbenero. Quizá era simplemente gente a la que le gusta poder descansar en su casa. Por lo que respecta a lo del «negoci», más bien me parece una excusa que le dieron a los vecinos para que soportaran ver su barrio tomado por una secta de fanáticos religiosos. Por «solidaridad» con los comerciantes del barrio, debían callar los vecinos. Evidentemente, de negocio nada. Era un timo.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.