Opinión

Rojo cabaré

‘Si el PSC se obstina en presentar de rojo a su candidato ante la ciudadanía, corren el riesgo, en absoluto desdeñable, de que ésta última confunda a Montilla con un director de orquesta de un cabaré del Paralelo’.

Ángel Duarte
Sábado, 13 de noviembre de 2010 | 21:16

En las calles de Barcelona, coincidiendo con el inicio de la campaña electoral, han aparecido banderolas de un rojo desusado. No se trata, únicamente, de que el cromatismo elegido por quienes tienen ante sí el reto colosal de volver a sentar a José Montilla en la presidencia de la Generalidad sea poco habitual a estas alturas de la historia. Es que, esgrimido por ellos, resulta increíble. Literalmente.

Cartel electoral del PSC con una fotografía de José Montilla y el lema 'Garantía de progreso'.

Hace unos meses, a raíz de la manifestación contra la sentencia del Tribunal Constitucional, el señor Montilla, en calidad de honorable y contando con el apoyo explícito de los restos de la socialdemocracia catalana (bueno, para ser más precisos de la variante del nacionalismo que tiene a bien considerarse progresista) y del sindicalismo burocratizado y subvencionado, encabezaba uno de los episodios más tristes para la izquierda política y social que se recuerdan en este país: la liquidación de la presencia de los símbolos -colores, gestualidades- y mensajes -consignas, relatos explicativos de la realidad- de dicha izquierda en las calles.

Se visualizaba, ese bonito día de julio, la derrota histórica, sin paliativos, acongojante, de una cultura secular (con lo de secular reconozco que empiezo a parecerme a los nacionalistas) de rebeldía social. De manera alternativa se hacía patente la hegemonía (¡vaya!, será para compensar pero me ha salido un término gramsciano) inexorable del nacionalismo. Tan patente como que el presidente tuvo que salir por piernas.

Dicho lo cual y estando así las cosas resulta incuestionable que, si los señores del PSC se obstinan en presentar de rojo a su candidato ante la ciudadanía, corren el riesgo, en absoluto desdeñable, de que ésta última confunda a Montilla con un director de orquesta de un cabaré del Paralelo y a su discurso con aquello a lo que el gran Cabrera Infante se refería como “ese sonido de orquesta de cabaré malo cubano que quiere parecer Kostelanetz“. Un quiero y (patético) no puedo.

Ángel Duarte es catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Gerona

Temas: ,

8 Comments en “Rojo cabaré”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. dry m - Domingo, 14 de noviembre de 2010 a las 19:58

    Para Enric A., desde Barcelona:
    La pioja es general. No me he fijado en la sede de CCOO, lugar por el que no paso casi nunca, pero en la de UGT, en las Ramblas “luce” la misma pancarta desde muchísimo antes de la huelga general y de la sentencia del estatuto. Con la que estaba cayendo, desde mucho antes de eso, en las cabezas de los trabajadores y teniendo en cuenta la raíz absolutamente internacionalista de esas organizaciones mi estupor fue total.
    Bueno…, la podredumbre es absoluta, ya sabemos lo que hay… pero tenemos que seguir adelante…

  2. Mariacruz - Lunes, 15 de noviembre de 2010 a las 04:06

    No han apredido.

  3. Dídac - Lunes, 15 de noviembre de 2010 a las 11:19

    Enric A.
    No ho dubtis. Encara que a tu no t’agradi o no hi estiguis d’acord. És aixi de senzill: Som una Nació. I quan més burxeu i més us emprenyeu, més ajudareu a crear l’efecte contrari.
    I t’ho dic jo que no sóc nacionalista català ni espanyol i molt menys independentista. Jo no nego la meva condició d’espanyol, però la meva nació es Catalunya.
    Per a mi Espanya és un Estat plurinacional i el dia en que deixi de creure en aquesta possibilitat aleshores potser em plantejaré convertir-me en independentista.
    I vostè senyora o senyoreta Mariacruz aprengui a escriure el castellà i sigui més curosa. Tots els seus escrits estan plens d’incorreccions i faltes d’ortografia.

    Usted si que es incapaz de “apreder” nada.

  4. Claudia - Lunes, 15 de noviembre de 2010 a las 15:19

    Soy andaluza, ergo, mi nación es Andalucía???
    Los interrogantes vienen a cuento porque, en realidad, si España no es nación sino estado plurinacional, yo no soy de nacionalidad española. Pero tampoco soy de nacionalidad andaluza, porque Andalucía no es nación (eso de realidad nacional, como usted comprenderá, es cuento chino).
    Qué hacer??? Sólo me deja la opción IKEA… qué triste sino el mio!!

    Nota aclaratoria: Ni vivo ni trabajo en Cataluña.

  5. Quatre i el Gat - Lunes, 15 de noviembre de 2010 a las 19:05

    Claudia,

    Está Vd. en lo cierto querida amiga.

    Lo de que CAT es una nación, no se lo creen ni ellos.

    Sólo forma parte de la orquestación para callar a la clase trabajadora en mantenerles ocupados hablando de absurdos, y entreteniéndoles para que no se hable de su mala gestión en el gobierno regional. REGIONAL.

    Por cierto, “esos” viven de maravilla, sin problemas de recortes salariales, sin tener a mano planes alternativos cara a su obsoleta empresa, ni nada de riqueza para los catalanes.

    Si acaso, lo que sí se preparan es para “aterrizar cariñosamente” en la oposición pero, con algún carguito (que eso de no tocar poder es muy duro) y a ver dónde rascar para complementar su ya patética vida de medio político.

    Por lo demás, seguimos donde estamos:

    ¿Sanidad, Carreteras, Educación, Justicia, Infraestructuras, División Social? – ¡¡Todo ha ido a peor gracias a la Nación!!

    De eso nunca se preocuparían nuestros catalanísimos políticos.

    Sólo humo…. Mucho humo… ¡¡Ah!! Y la culpa de Madrid, ó de los niños de Extremadura, ó de Andalucía…

    ¡Cuánta envidia tienen estos nacionalistas!

    Por nuestro bién, confío que Ciutadans pueda tener mayor representación en CAT ya que ha sido la única fuerza política capaz de enfrentarse cara a cara al nacionalismo.

    Es una fuerza política sin complejos.

    No le ha pasado como al PP que delante dice una cosa, y al minuto, detrás firmaba la contraria pero “por lo bajini” para que se enterase la masa social… ¡¡Patético!!

    ¡Ánimo Albert!

    ¡Ánimo Ciutadans!

  6. Mariacruz - Martes, 16 de noviembre de 2010 a las 00:08

    A DIDAC,
    Es cierto,hago faltas al escribir,unas veces por escribir de prisa y otras por no saber bastante Ortografìa.Tengo que corregirme y aprender.Gracias por la llamada de atenciòn.Buenas noches.Bona nit.

  7. Pere - Martes, 16 de noviembre de 2010 a las 23:33

    Quatre i el Gat
    No sé si dirigirme a ti en catalán o en castellano, o simplemente no dirigirme a a ti. Estás muy pero que muy equivocado. Catalunya es mi Nación y me lo creo al 100% y yo formo parte de la clase trabajadora. Cada día me levanto a las 8 de la mañana para ir a currar.
    Nunca he militado en ningún partido político y he votado en toda mi vida a dos partidos políticos. Y el día 28 de noviembre iré a votar a un partido que no es ninguno de los que había votado hasta ahora. Tengo estudios universitarios y criterio. Nunca me han gustado las banderas y los símbolos, ni los himnos…no me considero nacionalista. Pero mi Nación es Catalunya y punto pelota. Te guste o no te guste a ti. Y cuando voy por el mundo (viajo bastante) y preguntan por mi nacionalidad contesto con toda naturalidad y sin ningún tipo de rencor ni mal rollo: “My nationality is Catalonia”.
    Y cómo yo hay miles que piensan y sienten lo mismo.
    Lo siento mucho Quatre i el Gat la realidad NO es como te gustaría que fuera. Créeme yo personalmente no soy así para joderte ni a ti ni a los de la Voz de Barcelona, ni a los de Intereconomía, ni… soy así y no puedo hacer nada por evitarlo.
    Apa, bona nit!

    PD: sincerament crec que els que votareu a Ciudadanos sereu precisament 4 i el gat!

    Claudia no te equivoques.
    Tu eres española y punto. Y yo te lo respeto mucho.

  8. angel - Jueves, 18 de noviembre de 2010 a las 16:29

    No estoy equivocada. Si yo soy española, tú también. Puedes sentirte catálan, sólo y únicamente catalán, pero eres español. Incluso más español que yo, precisamente por tu querencia de no serlo.
    Un saludo
    Pd. También te respeto mucho

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.