Opinión

Un país enfermo

‘La especie de que cualquier observación sobre Andalucía es racista empieza a ser una cláusula tan mafiosa como la que llevaba al nacionalismo a gritar “¡fascista!” ante la afirmación de que Cataluña era un país enfermo’.

Pepe Albert de Paco
Jueves, 18 de noviembre de 2010 | 16:58

Después de su puya contra los andaluces, el candidato Puigcercós ha debido encajar, uno a uno, todos los sambenitos con que se despachan esta clase de rifirrafes, esto es, los “racista”, “xenófobo” y “populista” de turno. Cualquier denuesto ha parecido oportuno antes que el esfuerzo de aislar sus palabras y, tras desbrozarlas de cicatería, ponerlas en el platillo de la balanza. Ciertamente, el proverbial antiespañolismo de Puigcercós propicia que la operación se quede en nada, pero no está de más acometerla para, de una vez y para siempre, trazar una frontera entre la gimnasia y la magnesia.

Joan Puigcercós (ERC) y José Antonio Griñán (PSOE).

A bote pronto, llama la atención que el primer ofendido en salir a la palestra haya sido el presidente autonómico de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, cuando lo cierto es que Puigcercós no hizo mención de esa comunidad. La reacción de Vara, que llamó “cateto” al republicano, recuerda la forma como, a propósito de la célebre sesión del 3%, Mas dejó constancia de que conocía exactamente a qué problema se refería Maragall.

No hay que descartar, en fin, que el jefe del Ejecutivo extremeño se diera por aludido. La expresión “no paga ni Dios”, en efecto, es un trabucazo inmisericorde, mas si enfriáramos los ánimos y aplicáramos la lupa, la verborrea daría paso al román paladino.

Bien es cierto que, en lo tocante al número de funcionarios, parece haber un forcejeo estadístico entre Extremadura y Andalucía. Tal vez por esa clase de evidencias, el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, manifestó horas antes de que Puigcercós hiciera retumbar España que en la comunidad que gobierna “ha mandado la cultura de la subvención”. La suya, no obstante, era una reflexión sosegada, de ahí que pasara inadvertida.

Así las cosas, si diéramos un paso atrás para mejor admirar el paisaje veríamos una región donde el número de desempleados raya en los 900.000, y donde alrededor de medio millón de personas, es decir, el 17 por ciento de su población empleada, trabaja para el Estado. Si, además, tomamos en consideración la tupida red de subvenciones que permite a las empresas permanecer a flote (muy especialmente en el sector primario) habrá que rendirse al hecho de que la andaluza es una sociedad asistida o, como señala el propio Griñán, una sociedad “en la incubadora”.

Puigcercós es un bruto cuyo último motivo de desvelo son los problemas de Andalucía, de acuerdo, pero la especie de que cualquier observación sobre Andalucía es racista empieza a ser una cláusula tan mafiosa como la que llevaba al nacionalismo a gritar “¡fascista!” ante la afirmación de que Cataluña era un país enfermo.

Pepe Albert de Paco es periodista

Temas: ,

5 Comments en “Un país enfermo”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Protestante - Jueves, 18 de noviembre de 2010 a las 17:08

    En este país por un motivo o por otro estamos todos enfermos.

  2. Mariacruz - Jueves, 18 de noviembre de 2010 a las 17:10

    Las palabras y las malas sañas se las lleva el viento, y más antes de las elecciones 28-n.

    Mejor sería que en lugar de ” parole-parole ” vengan con las cuentas bien hechas. tanto se gasta tal y cual y en qué. hay derecho a protestar o son sólo ” hacerse víctimas ” como siempre. No hay más bonito que la Verdad y la Claridad.·Si a 2 sumanos 2 son 4, y no 22.

  3. Alwix - Jueves, 18 de noviembre de 2010 a las 22:08

    PSA = CIU andalucista

    El victimisme andalus existeix

  4. Angel - Viernes, 19 de noviembre de 2010 a las 13:12

    Para ver quien vive del dinero publico no hace falta ir andalucia.Aqui en cataluña tenemos un buen numero de gente y organizaciones que viven del dinero publico y de subvenciones.

    Podemos añadir a los que viven en las cuencas de los rios de cataluña,donde antes trabajaban en el textil y la mineria y ahora mas del 50% viven de una paga del dinero publico.

    Puigcercos apunta andalucia pero se olvida de los problemas que tenemos en cataluña.

    Estoy de acuerdo con Puigcercos que se despilfarra dinero publico,pero se despilfarra en todas las autonomias y el si pretende ser presidente de la generalitat en vez criticar a los demas lo que tendria que hacer en pensar en solucionar el despilfarro de cataluña.

  5. RAFIAN - Viernes, 19 de noviembre de 2010 a las 22:43

    Me parece que lo que ha dicho este señor de erc es tan injusto para con los andaluces como para los catalanes decirles que son unos peseteros y unos insolidarios…me parece que un político no se debe de guiar por estereotipos ni de personas,ni de comunidades ni de regiones, ni de países…BASTA DE INCULTOS EN LA POLÍTICAAA….

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.