Opinión

Un Gobierno (¿y II?)

Montilla: “Quiero que mi gobierno tenga como palabras clave las de pensar ordenadamente, actuar racionalmente y atender cálidamente. Y les aseguro que será así. Sé que, siguiendo esta línea de actuación conseguiremos la confianza de los catalanes y las catalanas”.

Alejandro Tercero
Domingo, 28 de noviembre de 2010 | 12:34

Cuatro años después

El PSC, ERC e ICV-EUiA suscriben la Entesa Nacional pel Progrés para formar gobierno, un segundo tripartito. En solo tres años, el PSC ha perdido 5 escaños y ERC, dos. El acuerdo de Entesa establece como una de las prioridades la internacionalización (o independencia de España) de las selecciones deportivas catalanas. Montilla asegura haber aprendido de los errores del primer tripartito: coloca a Ernest Maragall como consejero de Educación y otorga la política lingüística a ERC.

Carod-Rovira asegura que Cataluña puede tener un presidente andaluz pero España no uno catalán: Montilla asegura sentirse catalán y España tuvo hace ya 130 años dos presidentes catalanes. El portavoz de turno del tripartito, Nadal (PSC), le da “uno o dos meses” al Gobierno de España para que modifique un decreto de enseñanzas que establece tres horas de lengua española a la semana en todas las escuelas: el Gobierno no rectifica y la Generalidad no aplica el decreto.

Montilla, encabezando la manifestación del 10J contra el Tribunal Constitucional (foto: LVdB).

Montilla aboga por defender el autogobierno “sin hacer mucho ruido” y augura que el segundo tripartito “decepcionará” a los que esperan polémicas: unos días más tarde, su jefe de prensa llama por teléfono al jefe de Política de La Vanguardia y le amenaza: “no pararé hasta joderte”. El secretario de Inmigración de la Generalidad, Amorós (ERC), asegura que los inmigrantes tendrán que acreditar el conocimiento del catalán para obtener el certificado de arraigo: el mismo día, por la tarde, Montilla obliga a rectificar al independentista; meses después, el Parlamento autonómico aprueba una Ley de Acogida que establece como requisito indispensable el certificado de conocimiento de catalán.

El Govern d’Entesa aprueba un proyecto de ley que permite las expropiaciones de viviendas si están desocupadas. A los cuatro meses del acuerdo tripartito, el vicesecretario general de coordinación interna de ERC, Xavier Vendrell, da por finalizada la “vía autonomista” y pregunta a CiU si quiere la Generalidad a cambio de convocar un referendo de independencia. CiU se lo toma a “broma” y desde el PSC aseguran que ellos no romperán el tripartito.

Se celebran consultas no vinculantes sobre la independencia en cientos de municipiosde Cataluña con la participación de miembros del Gobierno autonómico y con el apoyo explícito de ayuntamientos gobernados por el PSC. El Parlamento de Cataluña pide al Tribunal Constitucional (TC) que se declare incompetente para dictar sentencia sobre el Estatuto de Autonomía. El mismo Parlamento autonómico aprueba tramitar la propuesta de referendo de autodeterminación.

Montilla encabeza una manifestación, convocada por una entidad independentista, para rechazar la sentencia del TC. El Parlamento de Cataluña prohíbe las corridas de toros en Cataluña: Montilla convoca una rueda de prensa minutos después para confirmar que la prensa está al tanto de que él ha votado en contra de esa medida. Dias después, el mismo Parlamento autonómico blinda los correbous. El consejero de Agricultura, en un mitin electoral de cara al 28N, llama “gilipollas” a los dirigentes de CiU. Montilla, tres días antes de las elecciones del 28N, asegura que reconsiderará las sanciones lingüísticas que ha defendido hasta hace cuatro días.

(Coda: “Quiero que mi gobierno tenga como palabras clave las de pensar ordenadamente, actuar racionalmente y atender cálidamente. Y les aseguro que será así. Sé que, siguiendo esta línea de actuación conseguiremos la confianza de los catalanes y las catalanas”. Montilla, discurso del acto de toma de posesión, 28 de noviembre de 2006).

Alejandro Tercero es director de LA VOZ DE BARCELONA

Temas: , , , ,

6 Comments en “Un Gobierno (¿y II?)”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. G.W.L. - Domingo, 28 de noviembre de 2010 a las 14:22

    Respecto a lo de Pi y Margall y Estanisalo Figueras, creo que Carod dijo en su día que “habría que remontarse al siglo XIX”.

  2. Era necesario - Domingo, 28 de noviembre de 2010 a las 15:53

    Buena columna-resumen, aunque no habría estado mal publicarla unos días antes de las elecciones, por si a alguien le hacía cambiar su opinión de SuperMonti.

  3. Vito - Domingo, 28 de noviembre de 2010 a las 17:57

    De fet, el pamflet segueix monstrant alló que ja s’ha dit anteriorment:
    “Hay cosas que son posibles en Cataluña, hay cosas que son posibles en Estados Unidos, y tendríamos que remontarnos al siglo XIX para encontrar cosas que sean posibles en España”,

  4. G.W.L. - Domingo, 28 de noviembre de 2010 a las 18:14

    De todos modos y enlazando con mi primer comentario, es irrelevante que en esta democracia no haya habudo un presidente del gobierno catalán. Catalanes han sido muchos importantes cargos del en el poder durante república, dictadura y monarquía parlamentaria.

  5. Alwix - Domingo, 28 de noviembre de 2010 a las 20:00

    Bona fotografia del tripartit, la desaparició del qual fa que jo que sóc independentista pugui estar d’acord amb l’article.

  6. Jose Orgulloso - Domingo, 28 de noviembre de 2010 a las 21:56

    “Montilla encabeza una manifestación, convocada por una entidad independentista, para rechazar la sentencia del TC.”

    Esto parece ser que no es cierto. Montilla intentó encabezar la manifestació pero los radicales de RCat, junto con otros grupitos independentistas, no dejaron pasar la cabecera hasta que se fueron los políticos, según ellos, traidores. Suerte que están peleados entre ellos. Pero a mi, estos grupúsculos radicales me dan mucho miedo, la verdad. Pensemos que los nacionalsocialistas alemanes eran también muy pocos en proporción.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.