Cataluña

‘El PSC debe aclarar cuál es su planteamiento. El que sea. Una u otra opción. Pero la que gane debe actuar sin prejuicios y sin subordinaciones al pensamiento catalanista, nacionalista y de derechas imperante’

[&hellip

Redacción
Domingo, 5 de diciembre de 2010 | 21:48

Antonio ‘Toni’ Bolaño, ex director de la Oficina de Comunicación de la Presidencia de la Generalidad con Montilla, este miércoles en El Debat:

‘El debate de siempre. Cuando en el PSC se desata la crisis, el tema es recurrente. El PSC debe ser más catalanista o más PSOE, por decirlo de forma rápida. Los catalanistas recurren al viejo tópico de extender el catalanismo de izquierdas por la sociedad, creciendo alejados del conjunto de los socialistas de España. Es la vieja cantinela del grupo propio en el Congreso. Nadie se pregunta por qué no tener grupo propio en el europarlamento. Allí en Estrasburgo, como en Madrid, los grupos parlamentarios no se articulan por territorios, no. Se articulan por ideologías. En España, los territorios deberían estar representados en el Senado, nunca en el Congreso. Otra cosa es que ahora el Senado sea sólo un cero a la izquierda.

El otro grupo, ese que califican de “los más PSOE” ya no son aquellos que estaban anclados en el españolismo más rancio. Al contrario, los mal llamados PSOE no son más que socialistas y catalanistas que no tienen tapujos en reconocer sus vinculaciones con el socialismo de los diferentes pueblos de España. Vamos, los federalistas. Que no renunciarán ni al catalanismo ni al socialismo. Que no dejarán de hablar castellano aunque defiendan el catalán. Que nunca se dejarán llevar por ese catalanismo provinciano que todo lo ve y analiza bajo el pequeño prisma de mirarse primero el ombligo. Que no renunciarán a ser de izquierdas y que defenderán el autogobierno de Catalunya, como el que más.

Esta es la dicotomía que tendrá que delimitar el congreso del PSC. Hasta ahora esta dicotomía se diluía bajo la personalidad de Montilla. Él albergaba las dos almas. Durante tiempo la mayonesa entre las ánimas del PSC dio sus frutos, pero la delicada situación política, económica y social, dio al traste con este ejercicio de funambulismo político concentrado en una persona. En el president Montilla. Ahora la fórmula no se puede repetir. Los socialistas catalanes en su próximo congreso deben escoger entre churras y merinas. Más experimentos genéticos no son recomendables porque ya son sólo recuerdos del pasado.

Para algunos esperar un año, prácticamente, para definir la línea ideológica, política y estratégica, y para elegir un nuevo líder puede ser un tiempo demasiado largo. Sin embargo, convocar ahora un congreso –que no se celebraría hasta el mes de abril– significaría reabrir una herida que lleva años sin cerrarse del todo, y que ahora está infectada, a un mes de las elecciones municipales. La lucha fratricida entre socialistas solamente serviría para entusiasmar a los adversarios que verían al PSC débil. Por este lado, sería conveniente esperar. Pocos cambios en época de mudanzas, dice el dicho.

Sin embargo, por otro lado, los socialistas no podrán impedir el debate mediático entre las diferentes posiciones. Tampoco podrán impedir que este debate aflore cuando se designe al candidato socialista para la alcaldía de Barcelona. El debate seguirá vivo y será agitado desde diferentes frentes, quiera o no la actual dirección. No harán el congreso y la debilidad de sus posiciones será muy patente en puertas de las municipales.

En definitiva, el PSC debe aclarar cuál es su planteamiento. El que sea. Una u otra opción. Pero la que gane debe actuar sin prejuicios y sin subordinaciones al pensamiento catalanista, nacionalista y de derechas imperante. Los complejos de estos años han sido los peores compañeros de viaje. Mientras se decide cuál es el proyecto, también tendremos un debate paralelo: ¿Quién lo dirigirá? Pregunta, hoy por hoy, sin respuesta. Visto lo visto, la cosa está difícil… pero el PSC debe darse su tiempo. Un movimiento en falso lo puede dejar en fuera de juego más años de los que hoy nos pueden parecer’.

Temas: , ,

6 Comments en “‘El PSC debe aclarar cuál es su planteamiento. El que sea. Una u otra opción. Pero la que gane debe actuar sin prejuicios y sin subordinaciones al pensamiento catalanista, nacionalista y de derechas imperante’”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Mariacruz - Domingo, 5 de diciembre de 2010 a las 22:58

    POBRES CATALANES!
    (O se va a las cuentas privadas,o lo malgastan en chorradas.Y encima son tan carotas que os dicen que ,, Madrid nos roba,,y se lo creeìs.Y no les exigìs cuentas,ni os piden permiso para las subvenciones que a ellos se les antoja.Pobres catalanes,nunca os vì tan mal como ahora.Eraìs la ,,flor y nata,,de España y os han convertido en ,,agua de borrajas,,.
    Cuando os rebelaìs contra las imposiciones?.
    Los cambios se proponen no se imponen.Eso le dijo Juan Pablo II a Zape.en una visita.

  2. Mariacruz - Domingo, 5 de diciembre de 2010 a las 23:15

    Hoy debìa haber sido el dìa de la Constituciòn (32 años ya).La de màs duraciòn.De paz y Democracia.Tenìa el govern català que festejar junto a todos este dìa de Hermandad.En lugar de ello siguen algunos errequeerre con …

  3. Angel - Domingo, 5 de diciembre de 2010 a las 23:46

    La mayoria votantes del PSOE de cataluña,votamos al PSOE,no al PSC.El nacionalismo catalan introducido en todas las capas sociales tambien se introdujo en el PSC utilizando a los dirigentes charnegos como reclamo para que los votantes del PSOE,siguieran votando al PSC,mientras estos dirigentes se estaban encargando de hacer propaganda a favor de lo que Maragall llego a decir catalanismo,que no es otra cosa que nacionalismo pero camuflado,hasta tal punto que dirigentes del PSC apuntan que el PSC debe ser mas catalanista lo que supone ser al PSC ser socio de Laporta.

    No es posible que el PSOE sea un partido constutcional y su socio en cataluña el PSC sea un partido catalanista con lo que esta palabra supone.Catalanista es ser nacionalista y ser nacionalista, hablemos claro supone ser independentista,sino para que quieren hacer los nacionalistas a cataluña una nacion,para dejar a cataluña dentro de esdpaña no hace falta que cataluña sea una nacion.

    Quien no se considere nacionalista catalan no debe votar nunca mas al PSC.

  4. Jose Orgulloso - Lunes, 6 de diciembre de 2010 a las 11:04

    Después de digerir els PSC al PSOE, cual vulgar ameba, ahora pretenden extirpar aquél de éste para brindarlo al imperialismo catalanista más terrible: el que se esconde bajo el nombre de federalismo. ¿Federalismo, de qué? ¿Con quién quieren federarse? ¿Y si nosotros no nos queremos federar, nos obligarán?

  5. Rogerd - Lunes, 6 de diciembre de 2010 a las 13:05

    En las autonómicas el PSC sólo obtendrá los mismos votos que en las generales cuando haya desaparecido el discurso nacionalista.

  6. Lo Timbaler del Bruch - Lunes, 6 de diciembre de 2010 a las 20:02

    em sembla cert aixo que ve a dir Angel, es a dir, “catalanista” ergo nacionalista ergo mes o menys independentista

    realment si ho penseu, no s’enten be aquest terme tan usat i abusat de “catalanista”. Que es “catalanista”? En angles ho tradueixen basicament com a “nacionalista”, que es lo que ve a ser a efectes practics.
    Si un sistema politic tan descentralitzat com l’espanyol en general i el catala en particular encara a alguns se’ls hi queda curt i necessiten dir-se mes “catalanistes’ que aixo, doncs llavors probablement son independentistes. N’hi ha d’independentistes ‘light’ (que si concert economic, que si ‘estat lliure associat’ etc etc) i n’hi ha independetistes ‘hardcore’ tipus Laporta, pero la distincio es de grau, no de qualitat.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.