Cataluña

Los 500 cargos de confianza del tripartito ya buscan empleo

En 2003, cuando CiU dejó la Generalidad tras 23 años de pujolismo, los ‘convergentes’ contrataron una empresa de colocación para resituar en el mercado laboral a los cargos de confianza tras tantos años en el sector público.

Redacción
Jueves, 9 de diciembre de 2010 | 10:10

El cambio de Gobierno de la Generalidad, que se producirá en los próximos días, llevará consigo el cambio de unas 500 personas que dependían del tripartito. Entre PSC, ERC e ICV-EUiA suman unos cinco centenares de personas designadas en la estructura administrativa de la Generalidad que en la mayoría de los casos simplemente serán sustituidos por otras personas de confianza de CiU.

Estos cargos, que no son funcionarios, no aparecen en un posible listado de los cargos nombrados por el Parlamento autonómico de Cataluña -entre los que caben las diferentes empresas de titularidad pública como la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA)-. En este sentido el Avui/El Punt publica este jueves una aproximación al número de cargos que serán destituidos con el relevo gubernamental (aunque Artur Mas ha prometido reducir el peso de la Administración en un 20%).

Directores generales, coordinadores, jefes…

El tripartito tiene actualmente unos 409 cargos de confianza (además de los, lógicamente, 14 consejeros y presidente autonómicos). En esta estructura, la Generalidad tiene 18 secretarios generales y 31 secretarias. A partir de este nivel, 127 directores generales. Además, hay que sumar siete delegados de la Administración autonómica, emulando las siete veguerías que aún no están en marcha.

A sumar a esos hay que tener en cuenta los 99 directores de programas, coordinadores y analistas, 47 asesores y 16 jefes de prensa. En este sentido, la Generalidad tiene actualmente 23 jefes de protocolo, 13 jefes de gabinete y 11 jefes de secretaria.

Al margen de estos cargos, la Administración autonómica de Cataluña tiene una amplia red de entidades públicas -hace un año tenía 247- en las que también se producirán relevos, sobre todo, en los cargos de confianza. Hay contabilizados, al menos, unos 62 cargos de confianza en distintas empresas públicas susceptibles de ser sustituidos.

Según el Avui/El Punt, en 2003, cuando CiU dejó la Generalidad tras 23 años de pujolismo, los convergentes contrataron una empresa de colocación para resituar en el mercado laboral a los cargos de confianza tras tantos años en el sector público. En esta ocasión, ningún partido del tripartito ha decidido ayudar a los cargos que dejan la Generalidad.

Temas: , ,

2 Comments en “Los 500 cargos de confianza del tripartito ya buscan empleo”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Eduardo González Palomar (Manlleu) - Jueves, 9 de diciembre de 2010 a las 10:48

    Igual le da “arre” que “so”.
    Me lo decía el corazón, que el que será cesante Vicepresident de la Generalitat no cejaría en proponer para los que comulgan con doctrina propia un sinfín de subvenciones públicas. Del mismo modo, estaba cantado, merced a su buen oficio, que recorrería las siete partidas de un extremo a otro del orbe sin dejar apenas tiempo para dejarse caer por casa siquiera a cambiar las mudas de su valija diplomática. Figuras de semejante calibre entran pocas en el quintal de la Historia, es por ello que se hizo perentorio rodearlo de patriotas de total confianza para tratar de hacer omnipotente la presencia de Catalunya en el Mundo a la manera de los virreyes de antaño. No es que pretenda ser el laurel de todas las salsas sino que se debe en cuerpo y alma a la observancia estricta del Estatut de Autonomía. De ahí se desprende ese llover a más y mejor las contribuciones, donativos y sostenes gubernamentales a organizaciones privadas de aquí pero también de acullá. En su obsesivo proceder, está siempre ras con ras “llengua pàtria” y “sobirania” del mismo modo que se codea la leche con el caldo de teta. En el tramo final de su mandato, viene rompiendo las cinchas para mejor dejar limpios los arcones públicos de polvo y paja: la friolera de casi nueve millones de euros aventados en la dirección pretendida. Las juventudes de su partido político, por chiripa, han sido agraciadas por enésima vez, ¡cosa excepcional!, con otro buen pellizco. Pero… no monten en cólera… quién les ha venido con el cuento de que estos son los incívicos que armados de botes de pintura y aerosoles nos dan la vaya practicando el arte parietal sobre lienzos de nuestros muros en pueblos y ciudades, estampando consignas independentistas firmadas con la misma sigla (JERC). De ser así, lo mismo, sin comerlo ni beberlo, nos acaban colgando el sambenito de cornudos y apaleados. Vaya, que, vacío ya el erario público, nos ponen en el brete de emitir otra remesa de bonos patrióticos, a altísimo interés, para pagar el adecentamiento de la cromática fiesta… ¡bueno va el óleo en Catalunya!

  2. Eduardo González Palomar (Manlleu) - Jueves, 9 de diciembre de 2010 a las 11:03

    Ligero como el ave de San Lucas.
    Estos días da que hablar el indecoroso sueldo y la pensión vitalicia, por desmesurados, que se embolsará quien presidió el Parlament de Catalunya después de abandonar el cargo oficial. Revela un provocativo insulto a quienes han visto menguada su irrisoria nómina o pensiones bajo la excusa de que las arcas públicas están hechas un bacalao. En este orden de cosas, para qué echar más leña al fuego trayendo a colación la exigua paga que se anuncia que dejarán de cobrar los desempleados sin prestación económica alguna. Vaya por delante que, contra individuo que se limita a demostrar buenas maneras al no despreciar aquello que se le ofrece, nada tengo que reprochar porque en ocasiones la necesidad come más que un sabañón. No obstante, el caso que nos ocupa merece echarle de comer aparte pues este conspicuo servidor público ha demostrado con creces ser poco amigo de apretarse el cinturón… en su vehículo oficial tampoco (deseo que se inclinen a interpretarlo en su sentido figurado, soy poco amigo de casar chanza y físico). A pesar de formar parte de una cuadrilla caracterizada en recordarnos machaconamente la maña que gastan los dirigentes políticos del resto de España en empobrecer al conjunto de catalanes; no se rasgó las vestiduras, mientras ocupó cargo de responsabilidad público, ni abanderó altruistas propuestas para que las retribuciones crematísticas de muchas figuras institucionales de Catalunya no doblaran a las de sus homólogos del conjunto del Estado. Quizá el independentista de pro nace con una innata habilidad para lograr que empresas donde el aprendiz multiplique por dos la remuneración del maestro sean el último grito en motivación y competitividad. Vaya usted a saber por qué en el imaginario soberanista el despropósito halla acomodo en el mullido y aterciopelado reposapiés de la justificación con una frecuencia pasmosa.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.